La hermosa lección del World Golf Championship

El World Golf Championship nos dio una lección de justicia y Phil Mickelson ganó su tercer mundial y victoria 43 en la PGA, un evento que hace que cada vez haya más enamorados a este mágico deporte.

La semana pasada vivimos los aficionados al golf una experiencia única e inolvidable, me refiero al World Golf Championship que por segundo año consecutivo se llevó a cabo en las instalaciones del Club de Golf Chapultepec en la Ciudad de México.

La gran mayoría de los 50 mejores del ranking mundial y calificados de las federaciones de golf profesional en el mundo, se dieron cita desde el jueves pasado para tratar de llevarse a casa el trofeo Gene Sarazen Cup, uno de los cuatro del tipo que se reparten a través del año en el mismo número de mundiales, en Akron Ohio, en Austin Texas, en Shanghai y éste en la ciudad de México.

Este torneo tuvo mucho de especial, la altura de la Ciudad de México es la de mayor altitud de cualquier lugar en donde se juegue un torneo profesional de este nivel; el aire es mucho más ligero que a nivel del mar, (altitud donde se juegan la mayor parte de los torneos profesionales). Esto hace que la pelota se sostenga en el aire por más tiempo debido a la poca resistencia del mismo y esto, a su vez, ocasiona que los jugadores tengan que calcular distancias distintas a las que por costumbre tienen, lo que lo hace un reto único.

El campo del Chapultepec, construido en el primer cuarto del siglo pasado, tiene un diseño propio de los campos de golf que cada vez son menos frecuentes, árboles grandes y viejos que se forman paralelos a los fairways, asemejando pistas angostas. Todo esto genera que la precisión de los tiros, sobre todo en las salidas, tengan más valor que en los campos de más reciente diseño, en donde la distancia de la salida suma más que la precisión de la misma.

Entre los jugadores que se dieron cita este año, había de todo, desde los consentidos de la afición como Phil Mickelson, Ricky Fowler o el mexicano Abraham Ancer, hasta jóvenes novatos que dieron mucho de qué hablar, como fue el caso de Tyrrell Hatton y del hindú Shubhankar Sharma, que a sus 21 años fue el participante más joven del torneo y para sorpresa de todos se mantuvo después de las tres primeras rondas como el líder solitario del torneo. Así fue como en la cuarta ronda del campeonato, el más veterano de todos los que jugaron se enfrentó al más joven. Cualquiera de los dos que obtuviera el título, haría historia, uno, el más joven en lograrlo y el otro, el de mayor edad con 47 años y casi 5 años de sequía en cuanto a victorias.

Al final, el golf dio lección de justicia y Phil Mickelson ganó su tercer mundial y su victoria numero 43 de la PGA, solo que quien le dio batalla final no fue el joven hindú a quien durante esta ultima ronda los nervios y la inexperiencia le cobraron factura y fue Justin Thomas, jugador del año y poseedor de la última edición de la Fedex Cup quien llegó a la casa club como líder.

Thomas vino a México con las manos calientes, ya que venía de ganar la semana pasada el Honda Classic en Florida. En la ronda del sábado rompió el récord histórico del campo y el domingo embocó un tiro a más de 100 yardas en el hoyo 18 para marcar un águila y posicionarse momentáneamente como líder del torneo con dos golpes de ventaja sobre Mickelson y Tyrrell Hatton, inglés que seguramente será integrante del equipo europeo en la edición de este año de la Ryder cup a efectuarse en Paris, pero fue el zurdo de California quien en los últimos cuatro hoyos anotó dos birdies para entregar una tarjeta total de menos 16 golpes y empatar a un expectante Thomas que veía desde el putting green de la casa club cómo le empataba Mickelson metiendo el ultimo putt a un metro de distancia.

En la muerte súbita, Phil Mickelson se impuso con un par en el hoyo 17 dejando en la memoria la falta de victorias que tuvo desde ese lejano título del abierto británico en Muirfield en el 2013 y sus casi 100 apariciones desde entonces.

La semana deja varias razones para estar orgullosos como mexicanos, en primer lugar el compromiso de Benjamín Salinas y Grupo Salinas con el golf, no solo trayendo este evento de clase mundial sino también involucrándose en los últimos detalles, logrando una organización perfecta del torneo; y en segundo lugar, a la creciente afición del golf en nuestro país que durante los 4 dias del torneo vibraron de emociones al ver a los grandes ídolos de este gran deporte pegarle a la bola.

Me quedo con la actuación del mexicano Abraham Ancer que siendo su primer mundial dio lección de recuperación y temple al registrar una muy buena ronda el domingo, seguramente se le vendrán muchos éxitos.

José Miguel Bejos *Promotor de la Gira Mexicana de Golf

Twitter @pepemiguelb

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas