Entrenamiento nutricional: ¿Cómo podemos llevarlo a cabo?

Puedes entrenar a tu cuerpo para quemar más grasa, o construir más músculo, mediante la alimentación
Ciudad de México -

Junto con el descanso, la nutrición es parte del famoso entrenamiento invisible. ¿Sabías que puedes entrenar a tu cuerpo para quemar más grasa, o construir más músculo, mediante la alimentación? Sólo se trata de contar con las estrategias correctas y practicarlas de acuerdo a tu rutina de entrenamiento. Te comparto algunas.

1. Para mejorar la tolerancia y absorción. De entrada, ni nuestro estómago ni los intestinos están acostumbrados a absorber tanto líquidos, como alimentos ricos en hidratos de carbono mientras corremos. Por eso debemos ir entrenando a nuestro cuerpo para que, poco a poco, se vuelva más tolerante. Te recomiendo que te hidrates al menos cada 15 minutos aunque no tengas sed, ya sea con agua o bebida deportiva, dependiendo de la duración e intensidad de tu entrenamiento. Y en cuanto al consumo de geles, gomitas, etc., intenta pequeñas dosis cada 30 minutos. Al principio te costará trabajo pero es tu oportunidad de poner atención y observar qué es lo que te da más energía sin caerte pesado. Tienes muchos entrenamientos para ir decidiendo.

2. Para aumentar más masa muscular. El consumo de proteínas e hidratos de carbono, inmediatamente después del ejercicio, facilita la formación de masa muscular. La leucina es uno de los aminoácidos más importantes para este tipo de funciones, se encuentra en alimentos como: carne, pollo, atún, semillas de calabaza y soya. Si consumes alguna proteína en polvo, fíjate en la etiqueta que contenga leucina. Otra técnica que te puede ayudar para ganar más músculo es entrenar dos veces al día, sin hacer una comida tan alta en hidratos de carbono después de la primera sesión, con el fin de evitar que recuperes todo el glucógeno perdido. Así tu cuerpo tendrá que ingeniárselas y construir más proteínas en la segunda sesión del día.

3. Para quemar más grasa. En teoría, si tus músculos no cuentan con los hidratos de carbono suficientes mientras corres, se volverán más eficientes para utilizar las grasas. A este tipo de entrenamiento se le conoce el inglés como “Train Low” o “entrenar con pocos carbohidratos”. Se han hecho varios estudios al respecto y apenas se empiezan a documentar las evidencias de que puede mejorar el rendimiento. Para lograrlo tendrías que: llevar una alimentación baja en hidratos de carbono a lo largo de todo el día, no comerlos después del entrenamiento, entrenar dos veces e, incluso, realizar algunas sesiones en ayunas. Es un poco complicado pues puedes llegar a sentirte muy cansado y con ansiedad por comer cosas dulces. A mí en lo personal, se me hace muy difícil llevar a cabo esta técnica.

Aprovecha los entrenamientos para probar todo lo que quieras en cuanto a alimentación. Se trata de que te conozcas a ti, a tu cuerpo y a tu estómago.Así, el día de la competencia, sabrás con exactitud cuál será tu estrategia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas