Aprendió a andar en bicicleta a los tres años, hoy es esperanza olímpica

El rider nayarita Netzer Parada quiere brillar en Vans BMX Pro Cup en Guadalajara este 24 de agosto para seguir alimentando el sueño llamado Tokio 2020.
Ciudad de México -

Netzer Parada tenía solo tres años cuando aprendió a andar en bicicleta. Su destino estuvo marcado desde entonces, pues más allá de los intentos fallidos de su padre por orientarlo al futbol, se aferró a materializar ese sueño que podría tener su clímax en los próximos Juegos Olímpicos.

La ahora promesa del ciclismo en la modalidad de BMX nació en 1997 en Tepic, Nayarit, a unos 200 kilómetros de Guadalajara, Jalisco, donde el próximo 24 de agosto competirá en la tercera parada del Tour Vans BMX Pro Cup, cuando intente demostrar ese desarrollo que comenzó cuando le pidió a su papá retirar las ruedas laterales de su bici.

“Desde niño fui muy extremo y a los tres años ya andaba en bicicleta sin llantitas. A los cuatro años ya andaba en patineta y en moto. Siempre me gustó más lo extremo”, contó a Mediotiempo el rider nayarita. “Ahora tengo una gran oportunidad tanto para que se dé a conocer el deporte como para darme a conocer yo. Va a ser una competencia de talla mundial”.

Pero a pesar de que Netzer aprendió rápidamente a pedalear, no fue sino hasta que cumplió 12 que su familia pudo comprarle una bici apta para su disciplina.

“Fue increíble, era ya una bicicleta profesional, era ligera pero me quedaba un poco grande. Aquí en México es un poco difícil encontrar medidas y yo tenía 12 años, pero me ayudó mucho que fuera ligera, son caras pero vale la pena traer una buena bicicleta”, recordó el ciclista de 21 años.

“Siempre me apoyaron. Mi papá, como muchos mexicanos es fan del futbol, pero cuando le dije que quería practicar esto, me apoyó. A mi mamá siempre le dio miedo pero siempre estuvo apoyándome”.

Cuando toma el manubrio de su inseparable bicicleta antes de competir, el nerviosismo se apodera de él, pero tan pronto recuerda sus orígenes, los nervios se transforman en adrenalina y comienza a visualizar sus trucos, mismos que intentará realizar a la perfección en la Pro Cup.

“Es una competencia muy grande, espero entrar a la competencia profesional y llegar a las finales. Ya estar en una Final en una competencia mundial ya es algo muy bueno. Estuve en una competencia en Pennsylvania y pude estar en las finales, estuvo muy difícil pero divertido”, dijo.

El truco favorito de Netzer es el flair, una mortal hacia atrás con 180 grados en horizontal que se hace en una media rampa que simula una media U. El camino aún es largo, pero su meta es perfeccionar su mejor arma y que ésta lo lleve hasta Tokio 2020, en la que será la cuarta edición de Juegos Olímpicos con el BMX incluido en su programa.

“Mi sueño es irme a vivir a algún otro lugar y practicar con mis ídolos, conocer el mundo, andar en bici y estar en los Olímpicos 2020. Sí se puede, todo se puede solo es cuestión de preparación, entrenamiento, alimentación, hacer ejercicio y en México el tema de clasificar para obtener un lugar falta mucho pero sé que puedo”, sentenció.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×