En la natación hay igualdad de género: Liliana Ibañez

La nadadora destacó que en la natación los triunfos de las mujeres son alabados de la misma forma que aquellos de los hombres.
En natación no existe una desigualdad entre mujeres u hombres: Liliana Ibañes
Ciudad de México -

Aunque en prácticamente todos los ámbitos, la batalla por llegar a la igualdad de género es una realidad constante, la natación mexicana se erige como una fresca excepción. Por ello, Liliana Ibáñez reconoció que en su deporte las condiciones para los dos sexos pueden presumirse como un triunfo de la igualdad.

"En natación es un deporte que afortunadamente no existe realmente una desigualdad entre mujeres u hombres como futbol o tenis en el que se ha trabajado para crear una igualdad, pero no se ha llegado a ese punto", destacó en entrevista con Mediotiempo e incluso señaló que actualmente, la estadounidense Katie Ledecky es la mejor pagada en el ámbito.

La ganadora de nueve medallas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018, cinco Oros, una Plata y tres Bronces, se dijo orgullosa porque dentro de la natación hombres y mujeres compiten por igual y sus logros son alabados de la misma forma. Asimismo, recalcó que en México este deporte se ha caracterizado más por los resultados femeninos que los masculinos.

"Hubo un tiempo en el que las mujeres mexicanas eran mucho mejores y ahorita los hombres ahí van, aún no llegan al número de medallas de las mujeres".

Con 27 años, Liliana dio muestra de una fortaleza física al exigir a su cuerpo una competencia sin descanso, 16 participaciones entre eliminatorias y finales en seis días le dieron como resultado una jornada extenuante en Barranquilla, que la llevó a pensar em renunciar a una de ellas, pero el Bronce en los 50 metros mariposa le recordó la clave principal en sus cuartos Centroamericanos.

"Fue el entrenamiento, si no lo hubiera hecho como lo hice no hubiera podido actuar como actué. Entrené como fondista y todo el desgaste físico del entrenamiento, en el que también quise rendirme, pero eso me enseñó a no hacerlo".

Sin duda, Liliana se encuentra en su mejor forma física, atrás quedaron las vicisitudes con las que también compitió en tierras colombianas; una Villa Centroamericana reducida, habitaciones pequeñas, un menú de comida diferente al que su organismo acostumbra, pues la disciplina en la alimentación la ha llevado a aprender a ser su propia cocinera. "Fue un juego mental, en algún momento mi cuerpo ya no resistía".

Su próximo objetivo es conseguir la plaza para los Juegos Panamericanos de Lima, Perú y repetir la hazaña de Río de Janeiro 2014. Ella sueña con los Juegos Olímpicos y lo hecho en Barranquilla 2018 es su mejor parámetro para tener la certeza de que las marcas impuestas dentro de su carrera son el empujón que la animan para seguir en busca de completar el ciclo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×