Previo al Maratón de la CDMX ¿Cómo evitar lesiones?

Si piensas correr en el Maratón de la CDMX, es importante que tengas en cuenta algunas recomendaciones para evitar lesiones.
Ciudad de México -

El running en México es un deporte en auge que crece en promedio entre un 25 y 30 por ciento al año, según cifras de Run México, que también señala que existen alrededor de 6 millones de mexicanos que realizan esta actividad por diversos motivos, como bajar de peso o para mantener una buena condición física.

Aunque el running es un deporte que podemos considerar fácil y asequible, es importante tomar en cuenta algunas consecuencias que podrían ser adversas, como las lesiones, que son infravaloradas especialmente por los corredores inexpertos.

Entre las lesiones más habituales que pueden los sufrir los corredores se encuentran los desgarres, la tendinitis o la rotura del tendón de Aquiles. Sin embargo, la aparición de estas lesiones depende de distintos factores, como la morfología del deportista, es decir, la forma del tobillo y el pie.

Además, el especialista en rehabilitación y medicina física de Doctoralia (www.doctoralia.com.mx), José Marco Romero, menciona que la edad, sexo, el peso, la condición cardiovascular, la experiencia practicando el deporte, presencia de lesiones previas, la elasticidad y la fuerza muscular, el tipo de calzado o la superficie también son factores que pueden influir en las lesiones de los corredores y que se deben tener en cuenta.

Por eso, si tienes pensado correr en el Maratón CDMX que se llevará a cabo el próximo 26 de agosto, es importante que tengas en cuenta algunas recomendaciones para evitar posibles lesiones tanto en el entrenamiento rumbo al maratón como en la carrera.

Calentamiento. Aunque es algo que todos mencionan, es de vital importancia para evitar desgarres y otras lesiones. Como calentamiento previo a una sesión de running, puedes empezar con movimientos articulares y un trote ligero para que los músculos logren una mejor elasticidad.

Calzado adecuado. La forma en la que corremos y la superficie sobre la que lo hacemos generan un impacto que puede repercutir en una fatiga de nuestras rodillas, por lo que el calzado deportivo debe de ser idealmente uno que absorba adecuadamente el impacto o especial para el running.

Ejercicios de reforzamiento. Un déficit de fuerza en nuestros músculos y tendones puede propiciar esguinces, debido a la gran presión y estiramiento al que se ven sometidos en el running. Al ser partes importantes en la función de movimiento y para mantenernos erguidos requieren de fortaleza para comenzar a aguantar sesiones cada vez más pesadas, por lo que es recomendable realizar ejercicios de reforzamiento. Por ejemplo, podemos estirar el tendón de Aquiles en un solo pie sobre un escalón con sesiones hacia arriba y hacia abajo. Para el tobillo también se pueden realizar movimientos articulares con peso extra o bien acompañar las sesiones con el uso de polainas.

Consulta médica. Cuando tengamos alguna molestia muscular o presencia de contracturas es necesario consultar al especialista para una evaluación y en caso de tener lesiones tempranas, tratarlas antes de que sean problemas más graves.

Consumo de alimentos ricos en potasio. El potasio es un buen aliado para el ejercicio y el correcto funcionamiento de los músculos en actividades de alto rendimiento, de manera que podremos ahorrarnos calambres consumiendo alimentos que son ricos en potasio como el plátano, aguacate, melón y pescados.

Dr. José Marco Romero Ixta
Especialista en Rehabilitación y Medicina Física
Doctoralia

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas