Los Piratas quieren acabar su maldición

Toda racha, sea buena o mala, irremediablemente tiene su fin, y en el caso de los Piratas de Pittsburgh, sus seguidores esperan que el mismo se produzca lo más pronto posible.
Toda racha, sea buena o mala, irremediablemente tiene su fin, y en el caso de los Piratas de Pittsburgh, sus seguidores esperan que el mismo se produzca lo más pronto posible.
 Toda racha, sea buena o mala, irremediablemente tiene su fin, y en el caso de los Piratas de Pittsburgh, sus seguidores esperan que el mismo se produzca lo más pronto posible.

MEDIOTIEMPO | Agencias9 de Marzo de 2007

  • La nómina del equipo rondará más o menos sobre los 40 millones de dólares

Toda racha, sea buena o mala, irremediablemente tiene su fin, y en el caso de los Piratas de Pittsburgh, sus seguidores esperan que el mismo se produzca lo más pronto posible.

Ya van por 14 las Temporadas en las que los Piratas han firmado un saldo negativo de victorias y derrotas, a dos de emular el triste récord fijado por los Filis entre 1933-48.

¿Cambiará la suerte en el 2007? Hay algunos indicios favorables en ese sentido.

Pese a que cerraron la pasada campaña por segundo año sucesivo con foja de 67-95, Pittsburgh logró marca de 37-35 en la segunda parte. Fue la primera vez desde 1992 que el club redondeó un récord positivo para cualquiera de las dos mitades.

"Es muy sencillo lo que vamos a hacer. Vamos a arrancar de la misma manera cómo se terminó el año pasado", pregona el parador en corto Jim Tracy.

Procedente de los Dodgers de Los Angeles, Tracy se abocó en su primer año a cambiar la actitud de una franquicia resignada a perder sin descanso y parece que va por buen camino.

Los Piratas están en su derecho de irradiar optimismo.

Tienen en sus filas a Freddy Sánchez, el antesalista que ganó el Campeonato de Bateo de la Liga Nacional con promedio de .344.

Si bien todos son jóvenes sumergidos en el anonimato, el derecho Ian Snell (14-11, 4.74 de efectividad) y los zurdos Zach Duke (10-15, 4.47), Paul Maholm (8-10, 4.76) y Tom Gorzelanny (2-5, 3.79) conforman uno de los núcleos de abridores más prometedores en las mayores.

También cuentan con fichas como el jardinero Jason Bay (35 jonrones y 109 remolcadas el año pasado) y el recién adquirido inicialista Adam LaRoche (32 vuelacercas) para apuntalar la ofensiva.

Y el dominicano Ronny Paulino fue una revelación al batear para .310, el promedio más alto de un receptor novato en la Liga Nacional desde el .318 de Mike Piazza en 1993.

LaRoche fue parte del que quizás fue la única transacción relevante durante el receso al venir de los Bravos de Atlanta por el cerrador Mike González (24 salvamentos en igual número de oportunidades).

El discurso de Tracy es enfático en advertir que no será tolerante con jugadores estancados en su desempeño.

"Tiene que quedar claro que si no estás interesado en levantar tu nivel, nosotros seguiremos adelante y te vamos a dejar atrás", declaró.

Este es un mensaje implícito para el venezolano José Castillo. Señalado como el intermedista por largo plazo, Castillo bateó apenas ocho hits en 73 turnos en el último mes.

Jack Wilson, compañero y torpedero, le cuestionó en una entrevista televisiva al tildarle de "holgazán" y le retó a que "demuestre la clase de jugador que puede ser".

Poseedor de un swing que le permite batear en cualquier dirección, Castillo aún no ha logrado superar los 14 jonrones o el promedio de .268 en tres campañas. Tampoco ayuda haber cometido 18 errores.

Ahora tendrá que adaptarse a una nueva posición al intercambiar sacos con Sánchez, pero no se puede dormir en sus laureles al tener al dominicano José Bautista haciéndole sombra.

La otra duda se encuentra en definir la quinta plaza de la rotación entre el venezolano Tony Armas y Shawn Chacón, dos tiradores de 29 años cuyo paso en las mayores se ha caracterizado por los altibajos.

Aunque su récord fue de 9-12 con 5.03 de efectividad, Armas parte con la ventaja que abrió 30 juegos con los Nacionales contra los 20 de Chacón (7-6, 5.82) para los Yankees y Piratas.

Pese a la pérdida de González, los Piratas se muestran confiados en su bullpen. El dominicano Salomón Torres (12 rescates) queda ahora como el taponero oficial, acompañado por su compatriota Dámaso Marte, Dan Kolb y Matt Capps.

La llegada de LaRoche no sólo inserta en la alineación el bateador zurdo que adolecieron el año pasado, sino que aporta una sólida defensa.

Wilson también debe verse en su propio espejo y sabe que tiene que rendir mejor de lo que hizo en el 2006, cuando la pifió en 18 ocasiones.

Los Piratas ya no pueden pedirle más a Bay, cuya zafra de jonrones y remolcadas ha aumentado en cada una de sus tres temporadas en Pittsburgh. Con LaRoche bateando detrás de él, los guarismos aún pueden seguir en alza.

Chris Duffy se hizo con el puesto de jardinero central tras batear para .336 en Septiembre y robarse 23 bases en sus últimos 53 juegos, luego de que en los primeros dos meses no pasó de .200.

En el extremo derecho se encuentra Xavier Nady, quien conectó para .300 en los 55 juegos que estuvo tras llegar procedente de los Mets en un canje por el lanzador mexicano Oliver Pérez.

La nómina del equipo rondará más o menos sobre los 40 millones de dólares que se gastaron en el 2006, cifra que los ubicó 28 entre los 30 clubes. Pero en una señal alentadora, el nuevo propietario Bob Nutting autorizó aumentarla en 10 millones.

Lo malo es que eso todavía palidece en una División Central, en la que adversarios como los Cardenales, Cachorros y Astros duplican ese monto, y ello es lo que demarca las diferencias.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×