Buehrle se la pasó bromeando durante su joya monticular

Mark Buehrle es un tipo franco, muy querido por sus compañeros y es tan bueno bromeando que como lanzando.
Mark Buehrle es un tipo franco, muy querido por sus compañeros y es tan bueno bromeando que como lanzando.
 Mark Buehrle es un tipo franco, muy querido por sus compañeros y es tan bueno bromeando que como lanzando.

MEDIOTIEMPO | Agencias19 de Abril de 2007

  • "Podía sentir que me temblaban un poco las rodillas"

Mark Buehrle es un tipo franco, muy querido por sus compañeros y es tan bueno bromeando que como lanzando.

Buehrle lanzó el primer partido sin hits de la temporada y lo hizo quebrantando una vieja costumbre, en una muestra perfecta de su personalidad jovial.

Siempre se ha dicho que hay que guardar silencia sepulcral cuando se está en en plena gestación de semejante gesta, pero el zurdo de los Medias Blancas de Chicago hizo todo lo contrario al pasársela bromeando al respecto con sus compañeros.

El del miércoles en la noche será un partido que no olvidará, al cubrir nueve innings sin hits ante los Rangers de Texas, dejando escapar el juego perfecto por una base por bolas concedida a Sammy Sosa.

Buehrle nunca dejó de hablar con sus compañeros y éstos tampoco podían quitárselo de encima. Ello porque no perdía ninguna oportunidad para hacerles saber de lo que estaba ocurriendo.

"Oigan, estoy lanzando un partido sin hits", le dijo Buehrle a un par de compañeros en la caseta durante el quinto inning.

Entre los episodios se iba al vestuario para relajarse viendo televisión y conversar con su receptor A.J. Pierzynski.

Pero cuando faltaban tres outs para completar la joya monticular y con la afición eufórica, Buehrle apenas podía mantener su aplomo.

"Tu no quieres cometer ese único error y permitir un hit", dijo. "Podía sentir que me temblaban un poco las rodillas, un poco más de adrenalina para el noveno".

Buehrle encaró al mínimo de 27 bateadores en la victoria 6-0 sobre los Rangers, sorprendiendo descolocado al dominicano Sosa en la inicial tras concederle el pasaporte.

"Le dije que no podía creer que le dio la base por bolas a Sammy y luego lo pillase", indicó Pierzynski. "¿Eso no cuenta?".

Buehrle ponchó a Matt Kata y Nelson Cruz en el noveno antes de retirar a Gerald Laird con un débil roleta a la antesala que Joe Crede fildeó y tiró a primera. Apenas el inicialista Paul Konerko atrapó la pelota, el festejo fue enorme y Buehrle recibió un fuerte abrazo del piloto venezolano Ozzie Guillén.

"Jamás me había imaginado que algo así me podía pasar", declaró Buehrle.

"Lo que le dije a Mark tras el juego fue que estaba bien nervioso, más que en la Serie Mundial o los playoffs", afirmó Pierzynski said. "Cuando llegamos a los dos outs en el noveno, estaba más nervioso que en la Serie Mundial".

En una noche de frío, Buehrle hizo 105 lanzamientos y ponchó a ocho en un juego que duró 2 horas y 3 minutos. Ya había coqueteado con un partido sin hits el 3 de agosto del 2001, cuando permitió apenas uno ante Tampa Bay.

Contó con la ayuda de su defensa. Por ejemplo, en el séptimo, el torpedero dominicano Juan Uribe se estiró a fondo para fildear una roleta de Ian Kinsler y conseguir el out gracias a una buena atrapada de Konerko.

Fue el 16to juego sin hits en la historia de los Medias Blancas y el primero desde que el venezolano Wilson Alvarez lanzó uno en Baltimore el 11 de Agosto de 1991.

"Fui parte de uno cuando era estudiante de secundaria", dijo Buehrle. "Nunca pensé en retirar a una alineación de Grandes Ligas tres veces sucesivas".

Este es el último año del actual contrato de Buehrle y una de las primeras personas que le saludó en el vestuario al final del juego fue el gerente general Kenny Williams.

Buehrle, después de atender a la prensa, no paraba de bromear.

"¿Esto vale para firmar un contrato?", le dijo a Williams.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×