Medias Rojas defienden sangre en calcetín de Schilling

Ni pintura, ni tinta, ni salsa de tomate.
Ni pintura, ni tinta, ni salsa de tomate.
 Ni pintura, ni tinta, ni salsa de tomate.

MEDIOTIEMPO | Agencias26 de Abril de 2007

  • "Estaba pintado", afirmó Thorne

Ni pintura, ni tinta, ni salsa de tomate.

Lo único que empapó el calcetín de Curt Schilling durante los playoffs del 2004 fue la sangre del pitcher de los Medias Rojas, aseguraron el jueves varios integrantes de esa novena, en reacción a un rumor de que el serpentinero exageró la gravedad de su lesión en la postemporada en la que Boston ganó su primera Serie Mundial en 86 años.

El miércoles, el comentarista de Baltimore Gary Thorne dijo durante la transmisión del partido entre los Medias Rojas y Orioles que el catcher suplente de Boston, Doug Mirabelli, le confesó que todo se trató de una farsa.

"Estaba pintado", afirmó Thorne. "Doug Mirabelli me lo confesó después. Todo fue para relaciones públicas".

Pero Mirabelli aseguró el jueves que nunca habló con Thorne, y le dijo al diario Boston Globe que el comentario de Thorne es "una mentira".

"Nunca dije eso. Yo sé que era sangre, todos saben que era sangre", aseguró Mirabelli.

El Presidente de los Medias Rojas, Larry Lucchino, dijo que el equipo "le quiere recordar a todos lo orgulloso que se siente por el valiente esfuerzo de un Curt Schilling seriamente lesionado, un esfuerzo que ayudó a los Medias Rojas a ganar la Serie Mundial del 2004".

Esa Postemporada, el pitcher sufría una lesión en el tobillo que afectó su desempeño en el primer partido de la serie de campeonato de la Liga Americana contra los Yankees de Nueva York.

Los médicos del equipo hicieron una sutura en el tobillo para que el tendón no se saliera de lugar, y el serpentinero, con sangre emanando de la herida, pitcheó el sexto juego y le ganó a los Yankees.

Boston se recuperó de un déficit de 3-0 en la serie y derrotó a Nueva York 4-3.

El Médico del equipo Bill Morgan repitió el procedimiento antes del segundo partido de la Serie Mundial contra los Cardenales de San Luis. Boston barrió a los Cardenales en cuatro partidos.

Morgan indicó que la acusación es "difícil de imaginar".

"Obviamente, suturamos el tobillo derecho de Curt Schilling antes de salir a lanzar en un partido de béisbol profesional", dijo Morgan en un comunicado enviado por correo electrónico. "Las suturas se desplazan con el movimiento, y sabíamos que saldría sangre de la herida. Los calcetines son como esponjas, e incluso una pequeña cantidad de sangre puede empapar un calcetín".

El torpedero de los Angelinos de Los Angeles, Orlando Cabrera, quien fue compañero de Schilling en el equipo de Boston del 2004, también defendió al lanzador.

"Yo estaba en la sala donde lo suturaron, así que no veo la razón por la que tendría que haberse pintado sangre en el calcetín", dijo el colombiano. "No sé por qué la gente quiere pensar que no era sangre".

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×