Marlins abanica como ningún equipo en Mayores

Miguel Cabrera se aleja del plato, se frota la rodilla, arquea la espalda, estira los brazos, escupe, se toca cada zapatilla con el bate, regresa a la caja de bateo, se ajusta el casco, raya el...
 Miguel Cabrera se aleja del plato, se frota la rodilla, arquea la espalda, estira los brazos, escupe, se toca cada zapatilla con el bate, regresa a la caja de bateo, se ajusta el casco, raya el suelo, se agazapa y menea el madero.

MEDIOTIEMPO | Agencias8 de Mayo de 2007

  • "Si el defecto es abanicar, entonces estaremos bien"

Miguel Cabrera se aleja del plato, se frota la rodilla, arquea la espalda, estira los brazos, escupe, se toca cada zapatilla con el bate, regresa a la caja de bateo, se ajusta el casco, raya el suelo, se agazapa y menea el madero.

Luego hace swing y falla. Otro ponche para los Marlins de Florida.

El toletero venezolano y sus compañeros no tienen miedo a apuntarle a las vallas, y muchas veces fallan. El equipo lleva paso para romper el récord de Grandes Ligas en ponches, y el lunes los bateadores de los Marlins abanicaron 14 veces contra Brad Penny de los Dodgers de Los Angeles.

Pero Florida también comenzó la semana como líder en la Liga Nacional en carreras anotadas, slugging y bases totales, y cuenta con cinco jugadores que podrían conectar más de 20 cuadrangulares.

"¿Qué significa eso?", preguntó el coach de bateadores, Jim Presley. "Si reducimos nuestra agresividad, creo que nos afectaría. Somos un equipo joven, que va por todo y le gusta conectar. Nos gusta hacer swing con el bate, y eso implica abanicar".

"Si ese es nuestro único defecto, vamos a estar bien", agregó.

Los Marlins lucha por mantenerse a flote en la División Este de la Nacional, pero el problema no es anotar carreras. Las lesiones ya enviaron a cuatro abridores a la lista de lesionados, lo que afectó la rotación abridora, mientras que Jorge Julio ha sido una decepción como taponero.

Sin embargo, con el equipo más joven en las mayores, los Marlins podrían romper la marca de la franquicia de carreras anotadas y jonrones.

También abanican un promedio de nueve veces por desafío.

"Así son nuestros bateadores", dijo el inicialista Mike Jacobs. "Hay un viejo dicho en las menores de que uno no va a llegar caminando (con bases por bolas) a las mayores, uno va a llegar bateando".

"Yo tengo que darle a la pelota, empujar carreras, conectar mis cuadrangulares, conectar mis dobles y conseguir mis remolcadas. Mientras trato de hacer eso, probablemente voy a poncharme unas 100 veces, quizás un poco más", señaló.

Al igual que Jacobs, que tiene 21 ponches, sus compañeros Joe Borchard (38), Dan Uggla (33), Miguel Olivo (30), Hanley Ramirez (24), Josh Willingham (22) y Cabrera (20) podrían terminar con más de 100 ponches en la campaña.

Al paso que va, el equipo terminaría con 1.453 ponches, lo que rompería la marca de 1.399 que impusieron en el 2001 los Cerveceros de Milwaukee.

El corazón de la alineación es Cabrera, por mucho el mejor pagado de los bateadores del equipo con un suelo de 7,4 millones de dólares. Hasta el lunes, el venezolano encabezaba al equipo con siete vuelacercas, pero Uggla, Willingham, Borchard y el dominicano Ramírez tienen buenas posibilidades de terminar con más de 20.

"Hay que tener cuidado, porque hay jugadores alrededor de Cabrera que pueden hacerte daño", comentó el manager de los Dodgers, Grady Little.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×