Cristian Guzmán ya rinde dividendos en Washington

Despojándose de la etiqueta del agente libre que decepciona, Cristian Guzmán puede presumir ahora que ha vuelto a ser el mismo de siempre e incluso mejor.
 Despojándose de la etiqueta del agente libre que decepciona, Cristian Guzmán puede presumir ahora que ha vuelto a ser el mismo de siempre e incluso mejor.

MEDIOTIEMPO | Agencias12 de Junio de 2007

  • Guzmán lidera al equipo con su promedio de .346

Despojándose de la etiqueta del agente libre que decepciona, Cristian Guzmán puede presumir ahora que ha vuelto a ser el mismo de siempre e incluso mejor.

El torpedero dominicano de los Nacionales de Washington, que durante dos años fue modelo de un club que se gasta millones de dólares en un pelotero sin obtener dividendos, lidera al equipo con su promedio de .346.

De vuelta a Minnesota, su ex equipo hasta 2004, Guzmán bateó de 14-8 en una serie. Junto al venezolano Bobby Abreu, de los Yanquis de Nueva York, son los únicos en las Mayores con promedio arriba de .500 desde el 30 de Mayo.

"Guzy ha estado haciendo buen contacto desde que volvió", dijo el primera base Dmitri Young, el otro integrante de los Nacionales con promedio por encima de .300. "Realmente ha vigorizado a la alineación".

Cuando el béisbol regresó a Washington en 2005, Guzmán se convirtió en un símbolo negativo. El equipo lo contrató por cuatro años y 16,8 millones, y éste apenas acumuló un magro promedio de .192 hasta fines de Agosto. Fue presa favorita para los abucheos y sólo una reacción tardía elevó su promedio a .219.

Luego, el año pasado, Guzmán ni siquiera estaba en el estadio para que le silbasen. Se perdió la campaña por una lesión en el hombro.

Este año parecía que iba por el mismo camino cuando sufrió una dolencia muscular al correr a primera base tras un roletazo en el quinto inning del partido inaugural. Estuvo fuera un mes y se debatió si merecía recibir la oportunidad de jugar como titular tras su retorno.

Pero Guzmán bateó bien en la Pretemporada, luego de hacer ajustes en su forma de pararse en el plato, bajo la tutela del coach Mitchell Page. Además, su manager y compatriota Manny Acta viajó a la República Dominicana para cerciorarse de la rehabilitación del hombro de Guzmán.

Otro factor es que Guzmán ahora ve mejor la pelota tras someterse a una operación de laser en la vista al cabo de la Temporada de 2005.

Así fue que Acta lo puso de vuelta en la alineación y la fe del manager -a quien Guzmán ve como figura paternal- fue convalidada.

Como segundo en el orden ofensivo, Guzmán ya lleva cinco triples y cuatro juegos con dos hits este mes. Washington tiene récord de 16-15 desde que salió de la lista de incapacitados. Su aporte en gran medida es lo que ha impedido que los Nacionales no hayan rendido tan mal como se esperaba.

"Fue un peso tremendo para él, con un contrato de esa magnitud y batear para .219", dijo Acta el domingo. "Es posible que por primera vez en lugar de escuchar el "Guuuuuz", recibió abucheos. Realmente quería demostrar la clase de pelotero que se contrató. Luego se perdió el siguiente año por una operación, así que estoy seguro que esa es su motivación, pero lo oculta".

El tema de la motivación persigue a Guzmán, a quien se le criticó ocasionalmente en Minnesota por falta de entrega en sus últimos años con los Mellizos.

Pero el manager de Minnesota, Ron Gardenhire, dice que esa descripción no es correcta.

"Creo que está bien metido en el juego. De eso no tengo duda alguna. Se pone muy mal cuando tiene un día malo. Se toma las cosas muy a pecho".

Guzmán no es de ahondar en detalles. Cuando le preguntaron sobre su buen momento, replicó de manera sencilla: "No trato de forzarme mucho. Veo la bola y hago el swing con el bate".

Ante una reiteración de la pregunta, dijo que le va bien porque está sano.

"Cuando estás lesionado, no eres el mismo pelotero", señaló. "No puedes jugar como se supone".

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×