¿Qué hará Bonds tras eclipsar el récord de Aaron?

Barry Bonds necesita un nuevo desafío tras eclipsar el récord de jonrones de Hank Aaron en las Grandes Ligas. ¿Qué tal este? Incapaz de conseguir equipo para la Temporada del 2008, empaca maletas...
Barry Bonds necesita un nuevo desafío tras eclipsar el récord de jonrones de Hank Aaron en las Grandes Ligas. ¿Qué tal este? Incapaz de conseguir equipo para la Temporada del 2008, empaca maletas para irse a Japón y le apunta a Sadaharu Oh, dueño del réco
 Barry Bonds necesita un nuevo desafío tras eclipsar el récord de jonrones de Hank Aaron en las Grandes Ligas. ¿Qué tal este? Incapaz de conseguir equipo para la Temporada del 2008, empaca maletas para irse a Japón y le apunta a Sadaharu Oh, dueño del réco

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Agosto de 2007

  • Incapaz de conseguir equipo para la Temporada del 2008, empaca maletas para irse a Japón

Barry Bonds necesita un nuevo desafío tras eclipsar el récord de jonrones de Hank Aaron en las Grandes Ligas. ¿Qué tal este? Incapaz de conseguir equipo para la Temporada del 2008, empaca maletas para irse a Japón y le apunta a Sadaharu Oh, dueño del récord de historia para todas las Ligas profesionales.

Oh disparó 868 jonrones en Japón, un lugar del cual Bonds guarda gratos recuerdos.

"No creo que me queda mucho tiempo", dijo el toletero de los Gigantes de San Francisco. "Me gustan todos los países. Me gusta México. Me gusta Venezuela. He jugado ahí. He jugado en Puerto Rico, en la Dominicana. En todos esos lugares".

¿Qué tal Tokio?

"Yo me iría para divertirme y pasar un buen tiempo. Con todo lo que he logrado y lo que estoy haciendo, no es chistoso decir que voy a ir a quebrar el récord en Japón", indicó.

Por más que Bonds suele cambiar de parecer, hay algo seguro: su plan es jugar en las Mayores la próxima Temporada, cuando tendrá 43 años.

El equipo es un misterio.

Al paso que lleva Alex Rodríguez, de los Yanquis, conectando jonrones, Bonds seguramente calcula que necesitará aumentar su total para asegurar que su récord perdure varios años.

"No lo voy a reconsiderar. Yo voy a seguir activo", dijo Bonds en una reciente entrevista.

En ocasiones, Bonds insiste que quiere ser inmortal, jugar "hasta que tenga 100 años", y pegar jonrones hasta cansarse.

Pero también están los días en los que Bonds se conforma con la idea de alejarse de todo tras 22 temporadas y con el récord en su posesión. Su hijo de 17 años, Nikolai, se graduará de secundaria este año y se dedica al deporte.

Pero Bonds no se considera acabado.

"Es muy seguro que llegue a los 800 jonrones", indicó su compañero Ryan Klesko.

No hay certeza de que los Gigantes lo quieran retener para una 16va. Temporada, y alguno de los equipos que quizás tengan interés en sus servicios, como los Angelinos, Dodgers, Padres e inclusive los Tigres de Detroit, bajo la tutela de su ex manager Jim Leyland, probablemente puedan desencantarse con un pelotero sobre el que pesan denuncias de consumo de esteroides y otros aspectos turbios.

El dueño de los Gigantes Peter Magowan dijo al día siguiente que culminó la Temporada del 2006, que Bonds yo no iba a ser el núcleo de una franquicia que imperiosamente necesita inyectarse con sangre joven.

Pero luego San Francisco le dio un contrato de 15,8 millones de dólares por una Temporada y repitió al mismo reparto de jugadores a su alrededor: el intermedista Ray Durham, el antesalista Pedro Feliz y el emergente Mark Sweeney.

Se antoja muy difícil que ello se repita la próxima Temporada. La fórmula no ha surtido efecto para los Gigantes, últimos en el Oeste de la Liga Nacional con un equipo con una extraña amalgama de veteranos y jóvenes. Podría costarle el puesto al Gerente Brian Sabean, aunque muchos dicen que se merece una oportunidad sin tener a Bonds.

Se ha comentado incluso que los Gigantes podría tentarse y ofrecer a Bonds a un equipo en carrera por los playoffs esta Temporada, luego de eclipsar la marca histórica de los 755 jonrones. Pero Bonds puede vetar cualquier canje y seguramente exigirá un contrato garantizado para el 2008.

El paso más lógico para el jardinero izquierdo, con dos rodillas que lo tienen a maltraer y cada vez menos seguro en defensa, sería irse a la Liga Americana como bateador designado.

Pero Bonds no entabló negociaciones serias con equipos de la Americana el pasado receso y ha dicho que no le entusiasma la idea de un cambio de Liga.

Si Bonds decide por el retiro, todos los hitos personales coparán las vidrieras de su mansión en Beverly Hills. Pero no podrá tener lo que más anhela: un anillo de campeón de Serie Mundial.

Bonds lo acarició en el 2002, cuando los Gigantes estuvieron a seis outs del campeonato en el sexto juego antes de perder ante los Angelinos en el decisivo séptimo juego.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×