Bonds pega su jonrón y Aaron le rinde homenaje

Barry Bonds finalmente se hizo presente. Y Henry Aaron también.
Barry Bonds finalmente se hizo presente. Y Henry Aaron también.
 Barry Bonds finalmente se hizo presente. Y Henry Aaron también.

MEDIOTIEMPO | Agencias08 de Agosto de 2007

  • Aaron le rindió homenaje a Bonds, mientras que los que manejan el béisbol no lo hicieron
  • Bonds observó el homenaje entre tercera y home

Barry Bonds finalmente se hizo presente. Y Henry Aaron también.

El tablazo que quebró la marca histórica de jonrones era algo que se esperaba. El tributo de Aaron al pelotero que impuso el nuevo récord no.

Aaron le rindió homenaje a Bonds el martes, mientras que los que manejan el béisbol no lo hicieron. El legendario toletero felicitó a Bonds, dejando de lado cualquier resquemor que pueda haber tenido en torno a la legitimidad de la nueva marca.

El hecho de que el tribuno llegó mediante un vídeo difundido en una pantalla gigante no le quita trascendencia. Bonds observó el homenaje entre tercera y home, visiblemente conmovido, mientras los aficionados guardaban un momento de silencio tras quedarse roncos vitoreando al nuevo rey del jonrón.

Hace dos meses, Aaron dijo que no pensaba en Bonds, que ni siquiera sabía como escribir su nombre. Siempre sostuvo que no iba a estar presente en el Parque el día que Bonds superase su marca.

Llegado el momento, no obstante, fue tan elocuente con sus palabras como lo había sido con su bate.

"A lo largo del siglo pasado, el jonrón ha tenido un lugar especial en el béisbol y yo tuve el privilegio de poseer esta marca por 33 de esos años", expresó Aaron. "Ahora doy un paso al costado y le hago llegar mis mejores deseos a Barry y su familia por este logro histórico".

"Espero, como lo hice en esa noche de Abril de 1974, que este logro inspire a otros a tratar de hacer realidad sus sueños", agregó.

Bonds, desde ya, no necesitaba la bendición de Aaron para fijar el récord. Nunca la pidió mientras buscaba incansablemente una marca que muchos pensaron era intocable.

Pero en una noche mágica en la Bahía de San Francisco, la consiguió, y el béisbol debería sentirse agradecido. Fue un trago amargo para muchos afuera de San Francisco, y las palabras de Aaron contribuyeron a facilitar su digestión.

Bud Selig estaba atareado preparando reuniones con los investigadores del uso de esteroides. El comisionado sigue resistiéndose a reconocer plenamente el logro del hombre que dejó atrás la marca de su viejo amigo. Pero Aaron dio la cara a través de la magia de la tecnología y oficialmente proclamó a Bonds nuevo Rey del jonrón, dándole legitimidad a la marca.

Bonds hizo algo que nadie pensó era posible: mejoró con el paso de los años.

Probablemente nunca se sepa si ello se debió a que es un portento de la naturaleza o al uso de drogas. Pero lo que no admite discusión es que sucedió, es una realidad, y estremeció de felicidad a los aficionados de San Francisco.

Desde temprano se tuvo la sensación de que esta podía ser la noche en que Bonds pegaría su jonrón número 756.

El toletero llegó a la oficina del Clubhouse una hora antes del Partido, con un hot dog en su mano, y le pidió a los periodistas que hablaban con su padrino Willie Mays que se retirasen. "Tenemos que conversar", dijo Bonds.

Cuando Mays habla, Bonds lo escucha, como ha venido haciendo desde que visitaba los vestidores de los Gigantes cuando tenía cinco años de edad. El padre de Barry, Bobby Bonds, quien falleció hace cuatro años a los 57 años de edad, le había pedido a Mays que velase por su hijo. Y Mays lo hizo.

Sea lo que sea que Mays le dijo, funcionó. Bonds pegó un doble en su primer turno y un sencillo en el segundo. Luego, en la quinta entrada, con la cuenta 3-2 y el público gritando "Barry, Barry, Barry", disparó el toletazo histórico, un bombazo de 435 pies por sobre el jardín centro-derecho.

Mays corrió de inmediato al terreno de juego para abrazarlo. Y el tributo de Aaron no se hizo esperar.

La marcha de Bonds hacia el récord estuvo rodeada de aspectos que tal vez nunca descifremos del todo. Y probablemente nunca idolatremos a Bonds.

Esta noche, no obstante, ese largo recorrido terminó del mejor modo posible.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×