Basta de hitos, ahora viene la recta final hacia los playoffs

Tom Glavine recibió un par de jet esquíes por sus 300 victorias. A Alex Rodríguez le dieron una estatua tras sus 500 jonrones. Y la saga de Barry Bonds por el récord histórico de jonrones ya culminó.
Tom Glavine recibió un par de jet esquíes por sus 300 victorias. A Alex Rodríguez le dieron una estatua tras sus 500 jonrones. Y la saga de Barry Bonds por el récord histórico de jonrones ya culminó.
 Tom Glavine recibió un par de jet esquíes por sus 300 victorias. A Alex Rodríguez le dieron una estatua tras sus 500 jonrones. Y la saga de Barry Bonds por el récord histórico de jonrones ya culminó.

MEDIOTIEMPO | Agencias14 de Agosto de 2007

  • Muchas cosas extrañas están pasando, sobre todo en el Oeste de la Nacional

Tom Glavine recibió un par de jet esquíes por sus 300 victorias. A Alex Rodríguez le dieron una estatua tras sus 500 jonrones. Y la saga de Barry Bonds por el récord histórico de jonrones ya culminó.

Aparte de que ya no hay que trasnocharse para estar atento a los turnos de Bonds, hay algo bueno por el fin del enfoque obsesivo de las últimas semanas por los hitos individuales en las Grandes Ligas.

Falta mes y medio en la Temporada regular y hay algo mucho más entretenido y apasionante: la puja por las ocho plazas a los playoffs.

Cada una de las seis Divisiones están al rojo vivo y parece que nadie este año se alzará con un banderín con holgura.

El margen más amplio está en el Este de la Liga Americana, y el mismo corresponde a los apenas cuatro juegos de diferencia que los Medias Rojas de Boston le llevan a los Yanquis de Nueva York, el mejor equipo del momento.

Fue una brecha que llegó a ser de 14 juegos y medio en Mayo, pero que prácticamente se ha evaporado.

Lo de los Yanquis ha sido bastante simple y efectivo: menos hombres lesionados, un bateo al rojo vivo y un pitcheo más estable.

El resultado ha sido para darse banquete, luego de la pausa por el Juego de Estrellas, contra equipos con porcentaje de victorias por debajo de .500, como Tampa Bay, Baltimore y Kansas City.

Pero no sólo se han lucido contra novenas en baja y el mejor ejemplo fue el último fin de semana, cuando visitaron a Cleveland para barrer a los Indios.

"Están jugando mucho mejor que nosotros, así de sencillo", reconoció el abridor de Boston, Curt Schilling. "Ellos están ganando con regularidad y nosotros no. Pero nosotros mismos podemos solucionar esto. Tenemos la respuesta en nuestras manos".

El drástico cambio de fortuna entre los Yanquis y Medias Rojas también se ha propagado a otras Divisiones.

Milwaukee parecía pasearse cómodamente en la Central de la Liga Nacional, pero los Cerveceros empezaron a flaquear en diversos frentes -Prince Fielder ya no pega jonrones con suma frecuencia y Francisco Cordero ya no es tan infalible como cerrador- por lo que abrieron la puerta para que los Cachorros de Chicago e incluso los Cardenales de San Luis estén metidos en carrera.

Seattle y Filadelfia son otro par de equipos que comenzaron el año a los tumbos y ahora están batallando por los puestos de vanguardia.

Cleveland y Detroit, que arrancaron a todo vapor, se han frenado últimamente, pero igual marchan empatados en la Central de la Americana.

Los Marineros de Seattle, cuyo piloto Mike Hargrove renunció intempestivamente, están a escasos tres juegos de los Angelinos de Los Angeles en el Oeste del mismo circuito.

Los Mets de Nueva York, amplios favoritos en el Este de la Nacional, se encuentran inmersos en un tira y afloja con los Filis de Filadelfia y los Bravos de Atlanta, rivales que le pisan los talones situados tres juegos atrás.

La irregularidad de los Mets se sustenta más que nada en la mala suerte con los lesionados. No sale un titular de una dolencia (Moisés Alou), cuando otro (Carlos Beltrán) tiene que pasar por la lista de incapacitados. El extremo ha sido ahora la baja de sus dos receptores, Paul LoDuca y Ramón Castro.

Lo que hace impredecible es que cualquier equipo que se prenda en este momento podría alzarse con el título, como hicieron los Marlins de la Florida cuando ganaron la Serie Mundial del 2003.

A eso se persignan los Cardenales, los últimos Campeones del Clásico de Otoño.

Hasta hace poco, los dirigidos por Tony La Russa no parecían ir a ninguna parte en medio de una sucesión de golpes muy difíciles de asimilar, como perder a su as Chris Carpenter por una lesión, la muerte del relevista Josh Hancock al conducir ebrio en Abril y el ingreso Scott Spiezio a un tratamiento por posible abuso de sustancias no identificadas.

Su actual récord es de 55-60, pero están a sólo cinco juegos y medio de la cima en una División que es probablemente la más mediocre de las Mayores.

"Yo sé que ha sido un año de muchas malas noticias en la franquicia, de muchos altibajos", dijo el inicialista Albert Pujols. "Uno mira nuestra récord y no es el mejor. Pero aún estamos de pie".

Pujols tiene motivos para sentirse optimista. Después de todo, el año pasado se coronaron Campeones por primera vez en 24 años con una marca nada impresionante de 83-79.

Muchas cosas extrañas están pasando, sobre todo en el Oeste de la Nacional.

Unánimemente, los pronósticos daban a los Dodgers de Los Angeles con el título en esa División, pero sus bates se han enfriado por completo.

Desde el 24 de Julio, el promedio ofensivo de los Dodgers es de apenas .094. De liderar su sector, la novena angelina gatea con marca de 60-58 y a seis juegos y medio de los punteros Diamondbacks de Arizona.

¿Los Diamondbacks? Sí, están leyendo bien. Un equipo sin luminarias de cartel y que suele jugar con cuatro y hasta seis novatos en su alineación puede presumir de tener el mejor récord del Viejo Circuito (67-52).

Pitcheo, defensa y velocidad se han convertido en los ingredientes principales en la receta de los Diamondbacks, con hits suficientes para marcar diferencia. Por algo tienen balance de 26-16 en juegos definidos por una carrera.

"No te vamos a apalear, pero hacemos lo justo en el momento oportuno", asegura su manager Bob Melvin.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×