Buchholz lanza juego sin hit en su segunda apertura

Antes de que Clay Buchholz debutara en las Grandes Ligas hace dos semanas, los Medias Rojas de Boston le advirtieron que volvería a las ligas menores, incluso si lanzaba un juego sin hit.
 Antes de que Clay Buchholz debutara en las Grandes Ligas hace dos semanas, los Medias Rojas de Boston le advirtieron que volvería a las ligas menores, incluso si lanzaba un juego sin hit.

MEDIOTIEMPO | Agencias2 de Septiembre de 2007

  • "No regresará a la Triple-A", dijo el manager de los Medias Rojas, Terry Francona

Antes de que Clay Buchholz debutara en las Grandes Ligas hace dos semanas, los Medias Rojas de Boston le advirtieron que volvería a las ligas menores, incluso si lanzaba un juego sin hit.

Ahora parece que el serpentinero llegó para quedarse al plantel titular.

El novato de 23 años lanzó ese juego sin hit apenas en su segunda salida, recurriendo a un repertorio de rápidas, curvas y cambios de velocidad, para que Boston apabullara el sábado por 10-0 a los Orioles de Baltimore.

"No regresará a la Triple-A", dijo el manager de los Medias Rojas, Terry Francona.

Buchholz fue traído de la sucursal de Pawtucket, el sábado, cuando se abrió la oportunidad de que los clubes ampliaran sus plantillas de 25 integrantes. El intermedista Dustin Pedroia ayudó a preservar el juego sin imparable, con una zambullida sensacional en el séptimo inning.

Los espectadores permanecieron de pie durante todo el noveno inning, ovacionaron cada lanzamiento del serpentinero derecho y le tomaron fotografías cuando hacía el movimiento para tirar hacia el plato. Una exclamación de susto resonó en el parque cuando Corey Patterson pegó una línea al jardín central, con un out, pero Coco Crisp reaccionó para capturar la pelota sin problemas.

El esbelto serpentinero le lanzó una bola a Nick Markakis y se puso después arriba en la cuenta por 2-1. Markakis dio un batazo de foul, y los espectadores hicieron todavía más ruido, antes de que Buchholz lanzara una curva a 123 kilómetros (77 millas) por hora, que el bateador dejó pasar.

El umpire del plato Joe West tardó en cantar el strike, pero el receptor Jason Varitek se levantó y corrió de inmediato hacia el montículo, lo mismo que los demás integrantes de los Medias Rojas. David Ortiz le dio un abrazo efusivo al lanzador.

"Uno siente un poco de miedo cuando ve a alguien como él acercarse a toda velocidad", dijo Buchholz sobre el corpulento toletero dominicano.

La algarabía no cesó sino hasta que Buchholz apareció en la pantalla gigante del jardín central para conceder una entrevista a la televisión. Los espectadores guardaron silencio para escuchar al pitcher.

"Esto es asombroso, es todo lo que puedo decir", dijo. "Estoy abrumado".

Cuando la pizarra electrónica mostró el texto: "Juego sin hit de Clay Buchholz", el júbilo estalló de nuevo.

Lo más cerca que estuvieron los Orioles de un hit fue cuando el dominicano Miguel Tejada abrió la séptima entrada con un roletazo por el centro del diamante. Pedroia corrió a su derecha y se lanzó para atrapar la bola a guante volteado, antes de levantarse y tirar a la inicial.

"Salté lo más que pude y tiré con todo", relató Pedroia.

Buchholz, quien cumplió 23 años el 14 de agosto, lanzó el tercer juego sin hits de la temporada --Mark Buehrle, de los Medias Blancas de Chicago, lo logró contra Texas el 18 de abril, y Justin Verlander, de Detroit, lo hizo ante Milwaukee, el 12 de Junio.

Es la primera vez que se registran tres juegos sin hit en una campaña desde el 2001.

Con su hazaña, Buchholz se convirtió en el 21er novato en la historia que lanza un partido sin imparables. El último que lo había hecho fue el venezolano Aníbal Sánchez, de los Marlins de Florida, el 6 de Septiembre, contra los Diamondbacks de Arizona.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×