Cachorros y Boston amarran títulos; se define la Americana

Pasaron por malas rachas, se liaron a golpes en el dugout y parecieron condenados a la eliminación a la mitad de la Temporada. Pero luego, los Cachorros hicieron algo que desafió su largo...
 Pasaron por malas rachas, se liaron a golpes en el dugout y parecieron condenados a la eliminación a la mitad de la Temporada. Pero luego, los Cachorros hicieron algo que desafió su largo historial de fracasos y desazones.

MEDIOTIEMPO | Agencias29 de Septiembre de 2007

  • "Ojalá que podamos tener más fiestas como ésta", dijo Lou Piniella

Pasaron por malas rachas, se liaron a golpes en el dugout y parecieron condenados a la eliminación a la mitad de la Temporada. Pero luego, los Cachorros hicieron algo que desafió su largo historial de fracasos y desazones.

De alguna manera, enderezaron la nave y conquistaron el gallardete divisional.

Las dos grandes inversiones de Chicago para esta campaña le permitieron al club dar el paso a la Postemporada, el viernes por la noche. El dominicano Alfonso Soriano abrió el juego con un cuadrangular y el venezolano Carlos Zambrano mostró de nuevo su pelota de calidad, para que los Cachorros blanquearan el viernes por 6-0 a los Rojos de Cincinnati y se coronaran en el Centro de la Liga Nacional.

"Ojalá que podamos tener más fiestas como ésta", dijo Lou Piniella, quien disfrutó un baño de champaña en su primera Temporada como manager de Chicago. "Esto es divertido".

La celebración parecía una quimera hace unos meses.

Los Cachorros invirtieron 300 millones de dólares en su plantel para esta campaña, con la esperanza de abandonar el sótano en el que quedaron hundidos en el 2006. Para Junio, parecía que la inversión sería un fiasco.

Chicago estaba ocho juegos y medio debajo del primer lugar, el 23 de Junio, y los aficionados parecían resignarse a una nueva decepción.

El viernes por la noche, esos 300 millones de dólares dieron frutos: Treinta botellas de fina champaña fueron rociadas generosamente sobre propios y extraños en la casa club del Great American Ball Park.

"Me alegra sentir frío", dijo el relevista Scott Eyre, empapado. "No creo que nadie recuerde ahora lo que ocurrió el año pasado".

Ahora, el punto de referencia es el 2003, la última vez que los Cachorros disputaron los Playoffs. Llegaron a la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, bajo el mando de Dusty Baker, pero se derrumbaron después de que un aficionado interfirió con un elevado de foul en el sexto juego, contra Florida.

Los Cachorros tienen esta vez una nueva oportunidad de buscar su primer título de la Serie Mundial desde 1908.

"Somos tan buenos como cualquier otro contendiente en los Playoffs", consideró el cerrojero Ryan Dempster. "Hemos jugado tan bien como cualquiera. Después de la pausa por el Juego de Estrellas hemos estado excelentes".

Nadie ha sido mejor que Soriano, la pieza central del desembolso colosal. El jardinero dominicano firmó un convenio por ocho años y 136 millones de dólares, el quinto más cuantioso en la historia.

Desde que se recuperó de un tirón en un muslo, que lo marginó durante casi todo Agosto, Soriano ha alcanzado un récord de los Cachorros. Suma 13 jonrones en Septiembre, igualando la marca impuesta por Ernie Banks hace medio siglo.

Los Cachorros fueron barridos en Florida, antes de esta serie. Pero Soriano los despertó al batear el tercer lanzamiento de Bronson Arroyo (9-15), para poner la pelota en el graderío del jardín central y llegar a 32 vuelacercas en la campaña.

"Estoy muy orgulloso", dijo. "Nunca había tenido un Septiembre tan bueno. Esta vez, mi equipo me necesitaba".

Por su parte, el derecho Zambrano (18-13) mantuvo el control, toleró seis hits en siete episodios y mejoró sus oportunidades de abrir la Postemporada.

Chicago amarró el título cuando los Padres de San Diego derrotaron por 6-3 a los Cerveceros de Milwaukee, que quedaron así eliminados. En cambio, San Diego tomó una ventaja de dos juegos en la lucha por el boleto de Comodín, y permaneció un encuentro debajo de los Diamondbacks de Arizona, líderes de la División Oeste, que amarraron su boleto a los Playoffs al imponerse por 4-2 a los Rockies de Colorado.

En cambio, los Mets viven la trama de una película que podría titularse: "Pánico en Nueva York".

El derrumbe de los Mets alcanzó tintes tragicómicos. Cayeron del primer lugar en el momento más inoportuno y ahora necesitarán ayuda para llegar a la Postemporada.

El antesalista estelar David Wright se distrajo en una jugada en que podía forzar el out fácilmente, el mexicano Oliver Pérez golpeó a un par de bateadores con la casa llena y los Mets cayeron al segundo sitio del Este de la Liga Nacional al perder por 7-4 ante los Marlins de Florida, el último lugar de la División.

Nueva York ha perdido cinco encuentros seguidos y 11 de los últimos 15, para caer a un juego de los Filis de Filadelfia, que derrotaron por 6-0 a los Nacionales de Washington. La octava derrota consecutiva de los Mets en casa los sacó de la punta divisional por vez primera desde el 15 de Mayo.

En otros duelos de la Liga Nacional, los Cardenales de San Luis derrotaron por 6-1 a los Piratas de Pittsburgh; los Bravos de Atlanta vencieron 7-2 a los Astros de Houston, y los Dodgers de Los Angeles doblegaron 8-3 a los Gigantes de San Francisco.

En la Liga Americana, el baño de champaña fue para los Medias Rojas.

Jonathan Papelbon bailó descalzo en el cuadro interior. El japonés Daisuke Matsuzaka sonrió e hizo reverencias a sus compañeros. Y en los altavoces del estadio resonó la canción: "No Dejes de Creer".

Los aficionados jubilosos se unieron para saborear el primer título divisional de Boston en 12 años, y el final de una serie de nueve gallardetes seguidos de los archienemigos Yanquis de Nueva York.

Más de una hora después de que los Medias Rojas derrotaron por 5-2 a los Mellizos de Minnesota, los Yanquis cayeron 10-9 ante los Orioles de Baltimore, para que quedara resuelta la División.

Los jugadores de Boston descorcharon las botellas y la algarabía se desató en el graderío.

Con el triunfo de Boston, la derrota de Nueva York y la victoria de los Indios de Cleveland, por 5-3 sobre los Reales de Kansas City, quedaron definidos los Playoffs: Los Angelinos de Los Angeles, que vencieron por 2-0 a los Atléticos de Oakland, visitarán Boston para abrir su serie, y los Yanquis, con el boleto de Comodín, abrirán en Cleveland.

En otros juegos del Nuevo Circuito, los Azulejos de Toronto se impusieron por 5-4 a los Devil Rays de Tampa Bay, pese a que el dominicano Carlos Peña conectó su jonrón 45 de la Temporada y el venezolano Jorge Velandia disparó un bambinazo de dos carreras, y los Medias Blancas de Chicago superaron 5-2 a los Tigres de Detroit, con triunfo del puertorriqueño Javier Vázquez (15-8).

Además, los Marineros de Seatte vencieron por 6-4 a los Rangers de Texas.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×