Los fanáticos creen en la maldición de los Cachorros

Sam Sianis en verdad quiere ayudar a los Cachorros.
Sam Sianis en verdad quiere ayudar a los Cachorros.
 Sam Sianis en verdad quiere ayudar a los Cachorros.

MEDIOTIEMPO | Agencias5 de Octubre de 2007

  • La idea de que las cosas buenas le son ajenas a la novena parece ser compartida por los aficionados

Sam Sianis en verdad quiere ayudar a los Cachorros.

Pero a menos que el equipo se lo pida, él no podrá hacer nada para retirar el hechizo que les impuso su tío cuando no le permitieron a su cabra asistir a la Serie Mundial de 1945.

"La maldición continúa", dijo Sianis, quien además de ser el dueño de la afamada taberna Billy Goat es el encargado de mantener la maldición en pie. "Nadie me llamó este año".

Parece que los Cachorros no tienen la menor intención de dejar que una cabra sarnosa recorra el estadio Wrigley para romper la maldición.

La cabra podría ser el chivo expiatorio ideal para los aficionados cuando pierde Chicago, o lo podría ser el gato negro que entró al Estadio Shea y le mostró un rostro agresivo al manager Leo Durocher antes de que los Cachorros le cedieran su primer lugar a los Mets en 1969.

O quizás habría que considerar aquel momento en el 2003, cuando con solamente cinco outs para tener un boleto a la Serie Mundial, un aficionado llamado Steve Bartman tocó una pelota de foul que iba en ruta al guante del dominicano Moisés Alou.

Sea lo que sea, con un equipo que no ha ganado una Serie Mundial en 99 años, y que tampoco ha estado en una desde que se impidió la visita de la cabra -que por cierto tenía boleto para entrar- hace 62 años, los aficionados piensan que ocurre algo anormal. Y el que los Cachorros hayan iniciado perdiendo 2-0 en la serie de cinco juegos ante los Diamondbacks de Arizona tampoco los tranquiliza mucho que digamos.

Chicago intentará evitar ser barrido en el tercer juego de la serie el sábado.

"Si uno no siente temor ante esto, en verdad no es un verdadero aficionado a los Cachorros", dijo Steve Rhodes, cuyo sitio en Internet orientado a este equipo publicó una canción titulada "Please Stop Believin" (Por favor, deja de creer), cuando Chicago intentaba llegar a los Playoffs.

Sus rivales, los Medias Blancas, usaron "Don';t Stop Believin", del grupo Journey, durante su exitosa incursión en la Serie Mundial del 2005.

"No se debe a nada en especial, salvo por una comprensión de la forma en que funciona el universo", explicó Rhodes.

Uno podría pensar que el ser Campeones de la División significa que la maldición ha llegado a su fin, pero parece que las cosas no son así.

La canción cambia la letra original un poco y la acompaña con una fotografía del aficionado Bartman en las gradas, con la imagen superpuesta de una cabra.

"Simplemente no puedo dejar de pensar que las cosas buenas nunca le pasan a este equipo", dijo Marty Gangler, quien escribió la nueva letra junto con Tom Latourette, que la canta.

La idea de que las cosas buenas le son ajenas a la novena parece ser compartida por los aficionados, quienes no están precisamente abarrotando las tiendas cerca del Estadio Wrigley para comprar mercancía de los Campeones Divisionales. Claro, las ventas son generalmente buenas, pero no a los niveles vistos hace cuatro años, cuando los Cachorros llegaron a los Playoffs.

Y a menos que las cosas cambien el sábado, parece que la maldición será confirmada.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×