Indios y Medias Rojas, a un paso de la Serie de Campeonato

Los Yanquis podrán achacarle en parte su derrota a un enjambre de insectos, y los Angelinos a un aficionado que impidió a su receptor atrapar un elevado de foul. Los Indios y los Medias Rojas no...
Los Yanquis podrán achacarle en parte su derrota a un enjambre de insectos, y los Angelinos a un aficionado que impidió a su receptor atrapar un elevado de foul. Los Indios y los Medias Rojas no tienen necesidad de buscar excusas y están a un paso de enfr
 Los Yanquis podrán achacarle en parte su derrota a un enjambre de insectos, y los Angelinos a un aficionado que impidió a su receptor atrapar un elevado de foul. Los Indios y los Medias Rojas no tienen necesidad de buscar excusas y están a un paso de enfr

MEDIOTIEMPO | Agencias6 de Octubre de 2007

  • Nueva York totalizó apenas tres hits

Los Yanquis podrán achacarle en parte su derrota a un enjambre de insectos, y los Angelinos a un aficionado que impidió a su receptor atrapar un elevado de foul. Los Indios y los Medias Rojas no tienen necesidad de buscar excusas y están a un paso de enfrentarse en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

Millones de insectos asediaron al relevista novato Joba Chamberlain en el octavo episodio y Cleveland remontó para vencer el viernes por 2-1 a Nueva York en 11 entradas.

Los Indios tomaron así una ventaja de 2-0 en su serie de Postemporada de la Liga Americana. Los Yanquis quedaron contra la pared, a una derrota de ser eliminados.

Un sencillo impulsor de Travis Hafner con las bases llenas y dos outs, en el undécimo inning, le permitió a Kenny Lofton anotar la carrera de la victoria.

La escena de los insectos, en combinación con la remontada, pareció surrealista, sacada de una película de Alfred Hitchcock, y representó una imagen pocas veces vista en el clímax beisbolístico de Octubre.

"Jamás había visto algo así", dijo el parador en corto de los Yanquis, Derek Jeter. "Es como si alguien los hubiera soltado".

Después de que un lanzamiento descontrolado de Chamberlain en el octavo capítulo le dio el empate a los Indios, Cleveland se llevó el triunfo.

Lofton, quien ha sido una molestia constante para los Yanquis durante la serie, recibió pasaporte en cuatro lanzamientos para abrir el 11vo. episodio ante el dominicano Luis Vizcaíno. El venezolano Franklin Gutiérrez falló dos veces en su intento de sacrificarse, antes de conectar un sencillo.

Casey Blake hizo avanzar a los corredores con un toquecito, antes de que los Yanquis le dieran pasaporte a Grady Sizemore para llenar las bases. El novato venezolano Asdrúbal Cabrera no pudo quedar como héroe, al conectar un elevado apenas delante del plato.

Unos segundos después, los Indios festejaron.

Hafner pegó una línea de sencillo al jardín central, con cuenta de 3-2. Cleveland bateó sólo de 18-2 con corredores en posición de anotar.

El bateador designado fue felicitado por sus compañeros mientras los 44.732 espectadores agitaban toallas en el graderío para celebrar un triunfo que seguramente recordarán por muchos años.

Un día después de que los Indios se impusieron por una paliza de 12-3, el dominicano Fausto Carmona libró un duelo de pitcheo con Andy Pettitte.

Nueva York totalizó apenas tres hits, todos frente a Carmona durante las nueve entradas espectaculares de éste. Otro dominicano, Rafael Pérez, laboró dos innings para llevarse el triunfo.

El tercer partido está previsto para el domingo en el Yankee Stadium. Jake Westbrook subirá al montículo, en busca de la barrida, frente a Roger Clemens.

En Boston, un aficionado se llevó de recuerdo una bola, en una jugada que dio el empate a los Medias Rojas. Para los demás espectadores, el recuerdo principal será en cambio el jonrón de Manny Ramírez.

El dominicano Ramírez pegó un jonrón de tres carreras frente al venezolano Francisco Rodríguez, cuando había dos outs de la novena entrada, y los Medias Rojas vencieron por 6-3 a los Angelinos de Los Angeles, para tomar una ventaja de 2-0 en la serie divisional de la Liga Americana.

Los Medias Rojas, que empataron el duelo en el quinto acto, gracias a que un aficionado atrapó una pelota en la primera fila del graderío -en una acción considerada reglamentaria- tendrán el domingo la oportunidad de completar la barrida en la serie.

Curt Schilling enfrentará a Jered Weaver en el tercer juego, en Anaheim. El serpentinero, quien fue el héroe en la Postemporada del 2004, cuando Boston conquistó la Serie Mundial, viajó a la costa del Oeste, junto con Josh Beckett, el abridor previsto del primero y el cuarto encuentro de la serie, dijo Terry Francona, el manager de los Medias Rojas, unas horas antes del partido del viernes.

Los serpentineros habrían aterrizado a tiempo para ver el final del apretado juego del viernes, que duró cuatro horas, en el que el japonés Daisuke Matsusaka necesitó 60 lanzamientos para resolver los primeros dos innings.

Cuatro relevistas del descansado bullpen de Boston trabajaron cuatro entradas y un tercio, sin admitir hits. Jonathan Papelbon sacó los últimos cuatro outs para llevarse el triunfo.

El dominicano Julio Lugo abrió la novena entrada, por los Medias Rojas, con un sencillo contra Justin Speier, quien cargó con la derrota. En una jugada de bateo y corrido, Lugo avanzó a la intermedia, con un rodado de Dustin Pedroia.

Rodríguez relevó y ponchó a Kevin Youkilis, antes de dar un boleto intencional al dominicano David Ortiz -su cuarto pasaporte del encuentro-.

Así, el serpentinero debió enfrentar al temible Ramírez.

"Con un bateo como el de ellos, es como si uno tuviera que elegir el veneno que beberá", dijo el manager de los Angelinos, Mike Scioscia.

Ramírez, quien tuvo su peor Temporada de por vida con el madero, encontró un lanzamiento con cuenta de 1-0 para enviar la pelota por encima del Monstruo Verde. Fue su jonrón 21 en Postemporada, uno menos del récord impuesto por el puertorriqueño Bernie Williams.

"Parte del motivo por el que (Ramírez) tuvo la oportunidad de batear es que David es muy buen bateador", dijo Francona.

Fue la octava victoria consecutiva de Boston en la Postemporada sobre los Angelinos, que dejaron escapar una ventaja de 3-1 en la Serie de Campeonato de la Liga Americana en 1986 y fueron barridos en la primera ronda del 2004, cuando Boston puso fin a 86 años sin conquistar la Serie Mundial.

Ahora, Boston busca coronarse de nuevo.

Y el tener recuperado al Jugador Más Valioso del Clásico de Otoño que conquistó Boston podría ser crucial.

"Me siento muy bien", dijo Ramírez, quien pegó 20 jonrones y remolcó 88 carreras en la campaña -sus cifras más bajas desde 1994, cuando no era titular-. "Esta es la mejor ciudad en la que he jugado".

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×