Byrd reconoce haber tomado hormona de crecimiento humano

Paul Byrd, el lanzador cuya victoria en el cuarto juego de la serie de campeonato de la Liga Americana puso a los Indios de Cleveland a un triunfo de la Serie Mundial, reconoció haber consumido...
 Paul Byrd, el lanzador cuya victoria en el cuarto juego de la serie de campeonato de la Liga Americana puso a los Indios de Cleveland a un triunfo de la Serie Mundial, reconoció haber consumido hormona del crecimiento humano por una cuestión de salud.

MEDIOTIEMPO | Agencias22 de Octubre de 2007

  • "Nunca he consumido ninguna hormona ni fármacos que no me hayan sido prescritos"

Paul Byrd, el lanzador cuya victoria en el cuarto juego de la serie de campeonato de la Liga Americana puso a los Indios de Cleveland a un triunfo de la Serie Mundial, reconoció haber consumido hormona del crecimiento humano por una cuestión de salud.

El pelotero aseguró que jamás se inyectó la sustancia prohibida sin contar con prescripción médica.

"No tengo nada que ocultar", dijo Byrd el domingo unas dos horas antes del comienzo del séptimo partido de la serie ante los Medias Rojas de Boston.

Byrd se gastó casi 25.000 dólares para adquirir la hormona de crecimiento humano y jeringas, informó el diario "San Francisco Chronicle".

El pitcher, conocido por su mecánica de lanzar a la antigua, adquirió la sustancia en una clínica en Palm Beach, Florida, que es el blanco de una investigación de las autoridades por distribuir ilegalmente drogas para mejorar el rendimiento, según la versión publicada el domingo.

Durante el periodo que abarca las compras, el derecho de 26 años militó con los Reales de Kansas City, los Bravos de Atlanta y los Angelinos de Los Angeles. La hormona de crecimiento no aparecía en esa época dentro de la lista de sustancias prohibidas por las Grandes Ligas.

Según el "Chronicle", que revisó los archivos financieros de la clínica, Byrd usó su tarjeta de crédito y se gastó 24.850 dólares en cartuchos con la hormona, una sustancia que requiere receta y que permite aumentar la musculatura.

El "Chronicle", que citó una fuente policial anónima, dijo que dos de las recetas de Byrd para adquirir la hormona no fueron expedidas por un médico.

La publicación salió a la luz pública el mismo día que los Indios enfrentaban a los Medias Rojas de Boston en el séptimo y decisivo juego de la serie de campeonato en el Fenway Park.

Al presentarse ante un nutrido grupo de periodistas afuera de la caseta de los Indios, Byrd dijo que tiene un problema con la glándula pituitaria que requería que se inyectase la hormona de crecimiento.

Los periodistas lo presionaron para que revelara cuándo fue diagnosticado y el tipo de problema de salud que tuvo, pero Byrd se negó en varias ocasiones a dar más detalles.

La hormona de crecimiento está prohibida por las Grandes Ligas y por el Comité Olímpico Internacional.

"Nunca he consumido ninguna hormona ni fármacos que no me hayan sido prescritos", dijo Byrd.

El pitcher habló con sus compañeros de equipo antes del último partido de la serie.

"Ellos entienden la situación y nos respetamos mutuamente. Estos chicos han trabajado muy duro para permitir que algo así los distraiga en el último momento", indicó Byrd.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×