Debate sobre mucho o poco descanso enmarca la Serie Mundial

Es la interrogante predilecta en boca de todos en el umbral de la Serie Mundial.
 Es la interrogante predilecta en boca de todos en el umbral de la Serie Mundial.

MEDIOTIEMPO | Agencias23 de Octubre de 2007

  • "La rutina es un elemento importante en el béisbol"

Es la interrogante predilecta en boca de todos en el umbral de la Serie Mundial.

¿Es contraproducente tener mucho tiempo de descanso o acaso lo mejor es seguir jugando cuando estás en una buena racha?

En el caso de los Rockies de Colorado, un equipo que parece marcado por el destino y debutante absoluto en el Clásico de Otoño, la cuestión gira en si su récord de ocho días sin jugar desde que se coronaron campeones de la Liga Nacional será una bendición o si coartará el alucinante impulso que los ha llevado a ganar 21 de sus últimos 22 juegos.

Para Boston, que hará de local el miércoles para el primer juego en el Fenway Park, lo ideal es volver al terreno con la euforia fresca tras las victorias consecutivas que permitieron a los Medias Rojas darle la vuelta a su serie contra Cleveland por el cetro de la Americana.

La fatiga suele ser un factor que incide significativamente en la Postemporada, pero no hay ciencia que mida efectivamente el impacto de mucho o poco descanso de cara a un primer partido en el que el as de Boston Josh Beckett enfrentará al zurdo Jeff Francis, su contraparte en Colorado.

Los Medias Rojas dicen que entre el domingo, cuando eliminaron a los Indios al cabo de siete partidos, y la hora del primer lanzamiento el miércoles, basta y sobra.

"Eso es lo mejor. Para mí, la rutina es un elemento importante en el béisbol. No te puedes dar el lujo de perder el impulso que llevabas", dijo Mike Lowell, el antesalista de los Medias Rojas.

"Jugamos varios partidos de mucha intensidad, pero es preferible jugar de verdad que estar sentado sin hacer nada", añadió el intermedista Dustin Pedroia. "Para ellos debió haber sido bastante difícil".

Fue una alusión que los Rockies trataron de mantenerse afilados con partidos entre sí y prácticas en su estadio Coors Field, pero una nevada el fin de semana les obligó a entrenarse bajo techo.

"No vamos a disculparnos por haber ganado tan rápido", declaró el piloto de los Rockies Clint Hurdle, desatando carcajadas en una rueda de prensa el martes.

La historia reciente no le ofrece un antecedente halagador a los Rockies.

Ahí está el ejemplo del año pasado con los Tigres de Detroit, que lucían imparables tras despachar a los Yanquis de Nueva York y barrer a los Atléticos de Oakland en la serie de campeonato.

Seis días de descanso después, los Cardenales de San Luis los sometieron en cinco juegos en un clásico en el que el promedio de bateo de Detroit declinó de .285 en las dos rondas previas de playoffs a un paupérrimo .199.

San Luis, si lo quiere saber, sólo tuvo un día descanso tras eliminar a los Mets de Nueva York en siete partidos.

Hurdle ha admitido que se trata de un asunto que inquieta, pero asegura que sus jugadores no se verán afectados.

"Todos esos argumentos son válidos, pero lo importante es que estamos aquí. Creo que la mera sensación de verse en una Serie Mundial es suficiente para seguir como hemos venido jugando", declaró Hurdle.

Otro aspecto que rema en contra de los Rockies es vérselas en un Fenway Park que intimida a muchos con su Monstruo Verde por el bosque izquierdo, el llamado Pesky Pole del derecho y el triángulo de la muerte entre el central y derecho.

Más allá de las dimensiones, están los fanáticos de los Medias Rojas en un vetusto estadio que asemeja a veces una caldera.

Pero se equivoca si estima que los Rockies se van a sentir intimidados, ya que apenas a mediados de junio --cuando era impensable imaginar que serían protagonistas de la Serie Mundial-- se midieron tres veces aquí, y Colorado se llevó dos triunfos.

En el último, Francis realizó una de sus mejores aperturas de la campaña para una victoria 7-1 y Beckett sufrió su primera derrota.

"Los fanáticos están metidos en el juego en todo momento", recordó Francis sobre su última visita. "Hay que sacar los 27 outs para entonces poder relajarse".

"¿Por qué estar asustados?", se preguntó LaTroy Hawkins, relevista de los Rockies. "Ya estuvimos y el ambiente fue de playoff".

Si bien los Rockies y Medias Rojas suelen verse poco las caras, hay elementos que los entrelazan.

Durante el pasado receso de invierno, Boston trató de adquirir al veterano inicialista Todd Helton. Colorado pidió a Lowell y a varios prospectos como parte de un canje, a lo cual los Medias Rojas se resistieron.

Fue quizás la mejor movida de ambos clubes. Lowell se convirtió en el complemento ideal al batear justo detrás del temido 1-2 de los dominicanos David Ortiz y Manny Ramírez en la parte medular de la alineación de Boston. Helton, en cambio, fue vital en la sensacional reacción de los Rockies en el último mes de la temporada y que los catapultó a estas instancias.

El favoritismo se volca a favor de los Medias Rojas y Ortiz sostiene que se han acostumbrado a jugar con esa etiqueta.

"A nosotros nos consideraron favoritos desde el primer día de la temporada y aquí estamos ... bailando", señaló el bateador designado. "Tenemos el entusiasmo y la actitud para coronarnos campeones".

A los Rockies tampoco les quita el sueño enfrentar a la dupla Ortiz-Ramírez.

"Son unos fenómenos", reconoció el relevista Brian Fuentes. "Pero no le tenemos miedo a nadie. La última vez que revisé sus números no estaban bateando para 1.000. Alguien los puso out".

La Serie Mundial también ofrece la novedad de un inicio a mitad de semana, en vez del tradicional arranque de los sábado. El cambio obedeció a la televisión de Estados Unidos ante la baja de los índices de audiencia en las últimas ediciones.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×