Un segundo anillo con un sabor más especial para David Ortiz

David Ortiz pasó casi toda la Temporada con una rodilla que nunca le dio tregua con el dolor y se tuvo que aguantar que dudasen de sus habilidades como primera base en la Serie Mundial.
David Ortiz pasó casi toda la Temporada con una rodilla que nunca le dio tregua con el dolor y se tuvo que aguantar que dudasen de sus habilidades como primera base en la Serie Mundial.
 David Ortiz pasó casi toda la Temporada con una rodilla que nunca le dio tregua con el dolor y se tuvo que aguantar que dudasen de sus habilidades como primera base en la Serie Mundial.

MEDIOTIEMPO | Agencias29 de Octubre de 2007

  • "Esto es para que mucha gente se calle la boca"

David Ortiz pasó casi toda la Temporada con una rodilla que nunca le dio tregua con el dolor y se tuvo que aguantar que dudasen de sus habilidades como primera base en la Serie Mundial.

Con su segundo campeonato en cuatro años, el estelar artillero dominicano de los Medias Rojas de Boston tiene el derecho de gritar "misión cumplida" a todo pulmón.

"El sacrificio vale la pena", dijo Ortiz bañado copiosamente de la champaña tras la conquista de la séptima corona de la Serie Mundial.

Ortiz es uno de la media docena de jugadores que también estuvo en la celebración del 2004, cuando Boston acabó una prolongada sequía sin títulos que se remontaba a 1918.

"Este mi segundo anillo y me cuesta creer que ha sido un equipo que se veía como imposible. Aquí tenían como 86 años esperando por uno cuando llegué. Sólo hablaban de eso, de los años sin campeonatos. Ahora se habla de cuántos más vamos a ganar, de que vamos a ser una dinastía".

El anillo del 2007, sin embargo, tiene un significado especial para el "Big Papi" Ortiz, indiscutiblemente la figura más idolatrada por los aficionados de los Medias Rojas y quien el mes que viene cumplirá los 32 años.

Tuvo que jugar con un desgarro parcial del menisco de su rodilla derecha, lesión que requirió de una inyección de cortisona en el último fin de semana de la Temporada regular.

Su producción declinó un poco, aunque con guarismos que serían de la envidia de cualquiera: 35 jonrones y 117 carreras remolcadas.

"Mucho dolor, pero trabajé fuerte el año entero y por eso ahora puede gritarles misión cumplida", sostuvo.

"David le dio un ejemplo de entrega a todos", destacó su compañero Mike Lowell, el Jugador Más Valioso de la Serie Mundial. "Es por eso que es un líder y por eso lo admiramos tanto, más allá de sus batazos".

Algo que le dolió algo más fue el que se pusiese en tela de juicio que jugase como inicialista en el Clásico.

Bateador designado regular, Ortiz apenas jugó un puñado de partidos -los interligas en la Liga Nacional- como custodia de la primera almohadilla.

En la Nacional no se permite el uso del designado durante el Clásico de Otoño y se hicieron sonar las alarmas sobre si estaba en condiciones de defender la inicial.

El manager Terry Francona lo confirmó en el puesto y no defraudó al no cometer errores en los dos partidos en el Coors Field de los Rockies de Colorado.

"Esto es para que mucha gente se calle la boca. Se dijeron muchos comentarios negativos sobre mi persona en primera base", afirmó Ortiz. "Que no podía jugar, que era malo".

También destacó los pilares de la consecución de la conquista del título.

"Yo creo que todo se debe a que se armó un equipo con todo lo necesario para triunfar", dijo Ortiz. "Cuando llegué a Boston hace cinco años había mucha gente egoísta. Lo que cambió fue la actitud, todos sintonizados en la misma onda".

"No nos ponemos con cuentos. Salimos a hacer las cosas en serio. Vamos a matar, sin mirar atrás", añadió.

También adelantó que dentro de un par de días, tras las celebraciones en Boston y la República Dominicana, se operará la rodilla.

"Quiero salir de eso pronto ... Es una operación sencilla, ya la tuve y al día siguiente ya estaba caminando normal", indicó.

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×