El informe de Mitchell no divulgará grandes secretos

No hay que ser genio para predecir el contenido del informe de George Mitchell: las Grandes Ligas se hicieron de la vista gorda durante más de una década con respecto al consumo de sustancias para...
No hay que ser genio para predecir el contenido del informe de George Mitchell: las Grandes Ligas se hicieron de la vista gorda durante más de una década con respecto al consumo de sustancias para mejorar el rendimiento y que su investigación del ex senad
 No hay que ser genio para predecir el contenido del informe de George Mitchell: las Grandes Ligas se hicieron de la vista gorda durante más de una década con respecto al consumo de sustancias para mejorar el rendimiento y que su investigación del ex senad

MEDIOTIEMPO | Agencias11 de Diciembre de 2007

  • Ya no sorprende a nadie el consumo de sustancias en el béisbol

No hay que ser genio para predecir el contenido del informe de George Mitchell: las Grandes Ligas se hicieron de la vista gorda durante más de una década con respecto al consumo de sustancias para mejorar el rendimiento y que su investigación del ex senador fue reiteradamente objeto de cortapisas por parte del sindicato de peloteros.Sin duda, los nombres de Barry Bonds, Mark McGwire y Jason Giambi aparecerán en el informe que podría ser divulgado el jueves tras los 20 meses de investigación de Mitchell sobre el consumo de esteroides. Lo que no se puede anticipar es cuán abarcador será el informe.El gran impacto será si se identifican otros nombres implicados sobre consumo y tenencia de sustancias, además de detalles que documenten las acusaciones. El que el béisbol de las Grandes Ligas haya sido permisible al consumo de sustancias ya no sorprende a nadie.Mitchell recibió su mandato de parte del comisionado Bud Selig en Marzo de 2006. Llegará a la conclusión que todos los estamentos en las mayores, no sólo el comisionado, permitieron que el problema se saliese de control."Creo que el informe dirá que los dueños y Selig no hicieron algo que fuese particularmente reprensible", comentó el ex comisionado Fay Vincent. "No sabían mucho. Quizás fueron negligentes de manera benigna, pero no más de eso".Mitchell contó con la ayuda y documentos entregados por Kirk Radomski, un ex utilero de los Mets de Nueva York que tuvo que cooperar a fuerza de un acuerdo con las autoridades federales el pasado Abril. Radomski se declaró culpable de suministrar esteroides, la hormona del crecimiento humano, anfetaminas y otras drogas a peloteros.Con su cooperación, Mitchell podría revelar los nombres de jugadores que fueron ocultados dentro de una investigación realizada por Jeff Novitzky, un agente del servicio de rentas interna, que incluyó testimonios de Radomski y del retirado pitcher Jason Grimsley. Novitzky fue clave en la investigación del caso BALCO que derivó en el procesamiento por perjurio de Barry Bonds.También se conjetura que Mitchell obtuvo datos de la investigación de un fiscal en Albany sobre una red nacional de distribución de drogas.Y José Canseco, cuyo libro de 2005 implicó a McGwire, Rafael Palmeiro, Juan González e Iván Rodríguez, indicó que habló con Mitchell.Durante las décadas de los 80 y 90, especialmente luego de la huelga de 1994-95, los aspectos económicos, y no el consumo de sustancias prohibidades, fue la máxima preocupación de los jerarcas de las mayores.Ni siquiera existió un reglamento antidrogas entre octubre de 1995, cuando el abuso de sustancia ya era considerado un problema, y 2002, cuando se aprobó un programa de controles. Luego que los análisis empezaron a demostrar el consumo de esteroides, las mayores --bajo presión del Congreso de Estados Unidos, redobló las sanciones a partir de 2005.La mayoría de los jugadores declinó suministrarle a Mitchell sus registros médicos, según han dicho varios de sus abogados y agentes.Mitchell logró obtener datos de los equipos y posiblemente podrá documentar cómo aumentó el tamaño de los gorros y uniformes de varios jugadores.McGwire y Bonds acapararán el objetivo de Mitchell, pero será difícil que Selig les sancione por conducta previa al 30 de septiembre de 2002, cuando los reglamentos antidrogas entraron en vigencia.Sin embargo, los jugadores pueden ser sancionados por lo que han hecho desde entonces, como ha sido el caso reciente del dominicano José Guillén (Kansas City) y Jay Gibbons (Baltimore). Selig les suspendió por 15 días la semana pasada.Gibbons aceptó su castigo, pero el sindicato presentó una apelación a nombre de Guillén."No creo que se darán recomendaciones sobre McGwire, (Sammy) Sosa, Palmeiro. Creo que las Grandes Ligas y Mitchell dejarán las cosas como están", comentó Vicente. "Sobre Bonds se dejará que la justicia siga su curso".

[AP][foto: AP]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×