Los 2 más prolíficos jonroneros de GL comenzarán ';jugando'; en las gradas

Los dos más prolíficos jonroneros en activo de las Grandes Ligas se encuentran forzosamente sin trabajo bajo sospecha, al parecer, de acumular una gloria contaminada.
 Los dos más prolíficos jonroneros en activo de las Grandes Ligas se encuentran forzosamente sin trabajo bajo sospecha, al parecer, de acumular una gloria contaminada.

MEDIOTIEMPO | Agencias25 de Marzo de 2008

  • Bonds y Sammy Sosa no han recibido oferta de equipo alguno

Los dos más prolíficos jonroneros en activo de las Grandes Ligas se encuentran forzosamente sin trabajo bajo sospecha, al parecer, de acumular una gloria contaminada.

Barry Bonds y el dominicano Sammy Sosa, quien ya pasó por esa experiencia hace un par de años, no han recibido oferta de equipo alguno de la "Gran Carpa", a pesar de que han demostrado que aún les queda rendimiento dentro del campo.

La llamada "era de los esteroides" ha puesto sobre el candelero mucho del incienso interno del béisbol de las Mayores con repercusiones más allá de los estadios y de la euforia de los aficionados.

Un caso en verdad relevante es el de Bonds, quien viene de imponer en la anterior campaña un nuevo récord de más cuadrangulares (762) de por vida en las Grandes Ligas, y que ahora se resiste a marcharse por la puerta de atrás.

"No me voy a retirar, no creo que eso vaya a pasar este año", dijo Bonds recientemente en una entrevista desde Los Angeles, en la que afirmó que "aún" le quedan cosas por hacer y mencionó entre estas la conquista de una Serie Mundial.

El jardinero de 43 años enfrenta ante un Tribunal Federal estadounidense cuatro cargos de perjurio y uno de obstrucción a la justicia, por supuestamente haber mentido ante las acusaciones de haber utilizado esteroides anabolizantes y hormonas de crecimiento.

La situación de Bonds empeoró a mediados de febrero, cuando los Fiscales a cargo de su caso, revelaron que el jugador dio positivo a prueba de esteroides en 2001, justo un mes después de imponer la marca de más vuelacercas (73) en una Temporada.

El famoso caso de los laboratorios BALCO, fue el detonante para los actuales problemas de Bonds, quien ha recibido una fidelidad especial de su antiguo entrenador, Greg Anderson, quien ha preferido ir a la cárcel antes de acusar al ex jugador de los Gigantes de San Francisco de utilizar sustancias prohibidas.

Dentro de todo este barullo, el siete veces ganador del premio de Jugador Más Valioso (JMV), recibió la ';buena'; noticia de que su caso será aplazado al menos por los próximos tres meses en la justicia.

El dominicano Sosa, en cambio, nunca fue acusado por el uso de sustancias prohibidas, pero sí debió comparecer en 2005 ante un Comité del Congreso estadounidense que investigó las acusaciones en ese sentido formuladas en un libro por el ex jardinero cubano José Canseco.

Sosa, que negó en esa ocasión que utilizara esteroides, declaró bajo juramento al igual que el propio Canseco, Mark McGwire, el cubano Rafael Palmeiro, Frank Thomas y Curt Schilling.

En la Temporada de 2006, el jardinero caribeño no recibió ofertas de trabajo, tras una decepcionante actuación en 2005 con los Orioles de Baltimore, equipo al que llegó proveniente de los Cachorros de Chicago, donde alcanzó el estatus de "súper estrella", a base de garrotazos de vuelta entera.

La carrera de Sosa alcanzó la estratosfera en 1998 cuando junto a McGwire protagonizó la recordada batalla de jonrones, en la que ambos destrozaron la marca de 61 bambinazos en una Temporada que estableció Roger Maris en 1961.

Sin embargo, y tras erigirse como el jugador más popular en Chicago, Sosa y el equipo terminaron sus relaciones de forma abrupta el último día de la Temporada regular de 2004.

Tras su año "sabático" en 2006, el jardinero dominicano logró una nueva oportunidad de demostrar su talento en 2007 con el uniforme de los Rangers de Texas, a quienes no defraudó al conectar 21 cuadrangulares, entre ellos el número 600 de su brillante carrera, el quinto en alcanzar esa cifra y el primer latinoamericano que lo hace en las Mayores.

Esto, sin embargo, no valió para que Texas le renovara su contrato, y con ello Sosa volvió a ser un "brillante" desempleado de las Mayores con su futuro comprometido a pesar de su resistencia al retiro.

"Me siento en condiciones de jugar, de no ser así, sería el primero en decir adiós", afirmó el jugador recientemente.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×