Pelota polémica del jonrón 756 sigue reñida con el Salón de Fama

El ex toletero Barry Bonds sigue recibiendo malas noticias en torno a sus hazañas en el diamante después que el Salón de la Fama decidió que la pelota con la que pegó su jonrón histórico número...
El ex toletero Barry Bonds sigue recibiendo malas noticias en torno a sus hazañas en el diamante después que el Salón de la Fama decidió que la pelota con la que pegó su jonrón histórico número 756 no será exhibida, de momento, en el recinto sagrado del b
 El ex toletero Barry Bonds sigue recibiendo malas noticias en torno a sus hazañas en el diamante después que el Salón de la Fama decidió que la pelota con la que pegó su jonrón histórico número 756 no será exhibida, de momento, en el recinto sagrado del b

MEDIOTIEMPO | Agencias1 de Julio de 2008

  • De momento, la polémica e histórica pelota no llegará al Salón de la Fama

El ex toletero Barry Bonds sigue recibiendo malas noticias en torno a sus hazañas en el diamante después que el Salón de la Fama decidió que la pelota con la que pegó su jonrón histórico número 756 no será exhibida, de momento, en el recinto sagrado del béisbol de las Grandes Ligas.

Esta vez, con o sin asterisco, la pelota de la nueva marca de todos los tiempos, no consiguió que los representantes del Salón de la Fama llegasen a un acuerdo con el diseñador de modas Marc Ecko, quien la compró por 752.467 dólares en septiembre pasado, para su exhibición.

"El compromiso previo del dueño de la pelota de donar la misma de manera incondicional ha cambiado ahora a que sea un préstamo. Como resultado de eso, el Salón de la Fama no podrá aceptar la pelota", dijeron representantes del Salón en un comunicado escrito.

"Si en algún momento futuro el dueño decide incondicionalmente donar la pelota al museo, estaremos encantados de aceptar su oferta", establece el mismo comunicado oficial.

Casi la totalidad de los más de 35 mil artículos que tiene en exhibición el Salón se encuentran allí de manera permanente, por lo que los representantes no querían modificar para nada está filosofía.

El museo hace algunas excepciones, especialmente cuando son artículos que no ilustran una historia, como fue el caso de Willie Mays que prestó el guante que utilizó para hacer su famosa atrapada de espaldas en la Serie Mundial de 1954.

Bonds donó los cascos de bateo que se puso cuando conectó sus cuadrangulares 755 y 756 el pasado mes de agosto, que rompieron el récord de por vida de Hank Aaron.

Sin embargo, Ecko compró la pelota del jonrón 756 un mes después en una subasta en Internet para superar todas las expectativas y de inmediato abrió una encuesta pública para pedir si la misma tenía que llevar un asterisco o no.

Ganaron los del si, por considerar que Bonds pudo utilizar substancias prohibidas para tener un mejor rendimiento en el campo, y ahí comenzó ya la polémica.

Ecko colocó también en la encuesta otras opciones como eran la de dársela directamente al Salón de la Fama, marcarla con un asterisco antes de enviarla a Cooperstown o enviarla al espacio exterior en un cohete.

A finales de septiembre, Ecko anunció que la encuesta había recibido sobre 10 millones de votos, y que un 47 por ciento de los que participaron favorecían un asterisco, un 34 quería que se le enviara a Cooperstown, mientras que un 19 escogió la alternativa de enviarla al espacio.

En ese momento, Ecko dijo que "el equipo de especialistas del Museo está trabajando con nosotros para llevar a cabo la opción ganadora mientras se preserva la pelota. El que la bola esté en el Salón de la Fama asegura que las futuras generaciones puedan leer, reflexionar y mantener esta discusión viva".

Los directivos del Salón llevaron a cabo muchas discusiones y reuniones internas, y consultaron con varios museos importantes antes de decidir si aceptaban la pelota marcada.

Bonds llamó a Ecko un "idiota" cuando el diseñador anunció la encuesta. Luego el ex toletero de los Gigantes de San Francisco amenazó que le haría un boicot al Salón si se llegaba a exhibir allí la pelota con el asterisco.

De momento, la polémica e histórica pelota no llegará al Salón de la Fama, mientras que Bonds, que concluyó la pasada Temporada con 762 jonrones, sigue también sin encontrar un equipo para la presente campaña, aunque había anunciado que no se iba a retirar.

Mientras tanto, el pelotero que puede algún día superar la marca de Bonds, el tercera base Alex Rodríguez, de los Yanquis de Nueva York, ha dicho que no tiene previsto participar en el próximo Festival de Cuadrangulares

Rodríguez, que lleva 16 jonrones esta Temporada y 534 como profesional, es el líder en votos recibidos en la Liga Americana y candidato a abrir en la tercera base en el Juego de Estrellas en su propio estadio del Yankee Stadium, en el Clásico de Verano.

Al igual que un gran número de peloteros, a A-Rod le preocupa que el participar del Festival pueda dañar su swing.

"Trato de mantenerme lejos de eso", explicó Rodríguez, de acuerdo al diario "New York Daily News". "Mi responsabilidad es con los Yanquis de Nueva York. Necesito que mi swing esté en su mejor forma".

A-Rod ha formado parte del Festival de Jonrones en tres ocasiones, la más reciente en el 2002, pero nunca ha terminado más arriba del sexto lugar.

Por su parte, el piloto de los Yanquis, Joe Girardi, reiteró que dejaría la decisión de formar parte del concurso o no a los propios jugadores, aunque reconoció que lo único que le preocupa es que nadie se lesione.

[EFE][foto: EFE]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×