Schilling fustiga a Manny Ramírez

Curt Schilling dijo que la conducta de Manny Ramírez, su ex compañero con los Medias Rojas de Boston, tenía hastiado a los demás jugadores de equipo y que no tuvo respeto con el manager Terry...
Curt Schilling dijo que la conducta de Manny Ramírez, su ex compañero con los Medias Rojas de Boston, tenía hastiado a los demás jugadores de equipo y que no tuvo respeto con el manager Terry Francona.
 Curt Schilling dijo que la conducta de Manny Ramírez, su ex compañero con los Medias Rojas de Boston, tenía hastiado a los demás jugadores de equipo y que no tuvo respeto con el manager Terry Francona.

MEDIOTIEMPO | Agencias18 de Septiembre del 2008

  • "El nivel de irrespeto (de Ramírez) hacia sus compañeros fue inconmensurable"

Curt Schilling dijo que la conducta de Manny Ramírez, su ex compañero con los Medias Rojas de Boston, tenía hastiado a los demás jugadores de equipo y que no tuvo respeto con el manager Terry Francona.

En una entrevista con una radioemisora de Boston el miércoles, el lesionado pitcher disparó que "el nivel de irrespeto (de Ramírez) hacia sus compañeros fue inconmensurable".

Pese a sus inobjetables aportes para que los Medias Rojas ganasen dos campeonatos de la Serie Mundial, el dominicano Ramírez fue causante de reiterados conflictos al reclamar canjes o quejarse de dudosas lesiones para pedir que lo sacasen de la alineación.

Schilling, estrecho amigo de Francona, señaló que el piloto no tenía otro remedio que poner a jugar a Ramírez por su inmenso talento, pero que el jardinero derecho socava la cohesión en el equipo.

"Fui compañero, un integrante de esta familia y yo lo pude ver", declaró Schilling tras admitir que estuvo alejado del club durante buena parte del año tras operarse el hombro. "Y para mí, aquellos jugadores, esos sin fama que tuvieron un papel crucial, esos fueron los que más fueron irrespetados".

Ramírez, quien estaba en el último año de un contrato de 160 millones de dólares por ocho Temporadas, fue transferido a los Dodgers de Los Angeles, el 31 de julio. Desde entonces, batea para .400 con 14 jonrones y 44 remolcadas en 44 juegos.

"Fue amable y se portaba bien, pero habían rachas y momentos en los que no sabías qué esperar", declaró Schilling. "Siempre fue amable y un buen tipo la mayor parte, pero al día siguiente te salía con que "estoy harto de este equipo y me quiero ir"".

[AP][foto: AP][r/edsa]

No te pierdas