Joe Torre vuelve a los Playoffs y los Yanquis no

Ya no vive asediado por los reclamos de los jefes, ni tiene que lidiar con las presiones de Nueva York, pero la misma constante se mantiene con Joe Torre: está de vuelta como manager en los Playoffs.
Ya no vive asediado por los reclamos de los jefes, ni tiene que lidiar con las presiones de Nueva York, pero la misma constante se mantiene con Joe Torre: está de vuelta como manager en los Playoffs.
 Ya no vive asediado por los reclamos de los jefes, ni tiene que lidiar con las presiones de Nueva York, pero la misma constante se mantiene con Joe Torre: está de vuelta como manager en los Playoffs.

MEDIOTIEMPO | Agencias30 de Septiembre del 2008

  • Torre quería saber si podía disfrutar como piloto y pudo descubrir que sí

Ya no vive asediado por los reclamos de los jefes, ni tiene que lidiar con las presiones de Nueva York, pero la misma constante se mantiene con Joe Torre: está de vuelta como manager en los Playoffs.

Le toca liderar a los Dodgers de Los Angeles contra unos Cachorros de Chicago que buscan acabar con una sequía de 100 años sin campeonatos.

Torre quería saber si podía disfrutar como piloto y pudo descubrir que sí.

"Los últimos años en Nueva York no fueron muy agradables", dijo.

Esta Temporada tampoco fue la más fácil.

Los Dodgers (84-78) lograron acceder a la Postemporada, pese a que llegaron a estar a cuatro juegos y medio de Arizona, luego de una derrota 9-3 contra los Diamondbacks, el 29 de agosto. Incluso tenían un récord con saldo negativo a la altura de un 3 de septiembre. Pero lograron dejar atrás a Arizona y se alzaron con su primer título de División en cuatro años gracias a un cierre 18-5, precipitado con el aporte de los batazos de Manny Ramírez, adquirido a mitad de campaña, y la conducción de Torre.

Los Yanquis ganaron cuatro veces la Serie Mundial y no faltaron en los Playoffs durante los 12 años con Torre al frente. Sin embargo, luego de tres campañas en las que fueron eliminados en la primera ronda, decidieron ofrecerle un contrato de un año con un salario de 5 millones de dólares, una reducción de 2,5 millones.

Sintiéndose insultado, Torre decidió rechazar la oferta con todo y que la misma lo hubiese mantenido como el manager mejor pagado de las Mayores.

"Creí que era tiempo para irme, y tengo la sensación que ellos compartían lo mismo", dijo Torre.

La comunicación con George Steinbrenner se había enturbiado en las últimas tres Temporadas, y la oferta de los Yanquis más bien pareció ser una invitación para que se fuese, poniendo fin a uno de los ciclos más gloriosos en la historia de la franquicia.

Sólo Joe McCarthy (1.460) cuenta con más victorias que Torre, quien terminó con récord de 1.173-767.

Y el periodo de Torre fue el más largo sin interrupciones de un piloto Yanqui desde los 12 años de Casey Stengel, quien se marchó luego que el equipo perdió la Serie Mundial de 1960 ante Pittsburgh en siete juegos.

Dos semanas después de irse de Nueva York, Torre firmó un contrato de tres años y 13 millones de dólares con los Dodgers. Se sumó a Stengel como el segundo dirigente en conducir a ambas franquicias.

Torre está en los Playoffs y los Yanquis brillan por su ausencia.

"Joe no es el tipo de persona que saldrá a decir, "ya ven, se los advertí"", declaró el coach de tercera base Larry Bowa, quien pasó dos años con Torre en Nueva York. "Estoy seguro que se siente muy contento que muchas de las cosas negativas que se publicaron de que ya no era capaz de lograr, pues aquí sí pudo conseguirlo".

De paso, Bowa opina que Torre desacreditó varios mitos.

Uno era que no era bueno para dirigir a prospectos. Los Dodgers se encuentran a esta altura de los Playoffs, pese a que buena parte del equipo ronda los 20 años y medio.

"Tiene un talento increíble con los peloteros jóvenes", dijo.

El otro mito se sustentaba en la teoría de que a Torre le iba bien por el talento de los Yanquis.

"Tuvieron un excelente equipo este año y no se clasificaron", declaró Bowa.

Y por último estaba la noción de que a Torre no le iría bien en la Liga Nacional.

"Se adaptó a la Liga", dijo Bowa. "Hicimos de todo. Corrido y bateo, squeeze, dobles cambios. El mito de que sólo podía dirigir en la Americana se despejó también. No creo que saldrá diciendo, ""Se los dije", pero seguramente debe estar pensando, "lo logramos".

[AP][foto: AP][r/edsa]

No te pierdas