Ramírez carece de apoyo para evitar revés de Dodgers

Manny Ramírez conectó otro par de imparables y remolcó otra carrera más para los Dodgers.
Manny Ramírez conectó otro par de imparables y remolcó otra carrera más para los Dodgers.
 Manny Ramírez conectó otro par de imparables y remolcó otra carrera más para los Dodgers.  (Foto: )

MEDIOTIEMPO | Agencias10 de Octubre del 2008

  • Los Dodgers fallaron todas sus oportunidades

Manny Ramírez conectó otro par de imparables y remolcó otra carrera más para los Dodgers.

Lástima que el resto de la alineación de Los Angeles no pudo respaldar a su dinámico bateador dominicano en el primer partido de la serie por el campeonato de la Liga Nacional.

Ramírez pegó un doblete productor en la primera entrada, la única remolcada por imparable para los Dodgers, que cayeron por 3-2 ante los Filis de Filadelfia el jueves.

Manny, con sus trenzas tipo rasta recién recortadas y gruesas, bateó de 4-2 por los Dodgers -quizás no tan bien como lo hizo para el equipo desde que llegó procedente de los Medias Rojas de Boston-, pero tampoco tan malo pues Andre Ethier fue el único otro pelotero en la alineación de los Dodgers con dos imparables, al batear también de 4-2.

"Tenemos que olvidar este partido y recuperarnos mañana", señaló Ramírez.

La mascota de los Filis, el Phillie Phanatic, tomó a broma el peinado de Ramírez. La mascota peluda de color verde traía un casco azul de los Dodgers con largas trenzas y lo lanzó al cielo para que los aficionados de Filadelfia lo abuchearan, y después lo despedazó con un martillo.

A diferencia del casco, Ramírez y los Dodgers tendrán la posibilidad de resarcirse de la derrota en el segundo partido de la serie el viernes.

"Si seguimos jugando como lo hicimos, algo bueno puede suceder", consideró el toletero dominicano.

Ramírez, que bateó para promedio de .396 con 17 jonrones y 53 remolcadas en 53 partidos con los Dodgers desde el 31 de julio, puso en ventaja a su equipo con su doblete productor en la primera entrada ante Cole Hamels.

El cañonazo profundo de Ramírez al jardín central golpeó la parte alta del muro y por instantes pareció cuadrangular. El batazo voló lo más lejos y lo más alto que una pelota puede viajar en el acogedor Estadio Citizens Bank Park sin superar la barda.

Pareció simbolizar los esfuerzos de los Dodgers en el resto del partido: Simplemente fallaron todas sus oportunidades.

Hamels decidió lanzarle a Ramírez y casi pagó el precio.

Al piloto de los Dodgers, Joe Torre, no le sorprendió que le lanzaran a Ramírez.

"Bueno, realmente no. Tenemos algunos buenos bateadores además de él y al principio del partido no vas a comenzar dándole boletos", dijo Torre.

[AP][foto: AP][r/edsa]

No te pierdas