Aunque no ve, locutor radial de los Rays hace sentir los juegos

Enrique Oliu vive el béisbol con pasión. Es una enciclopedia para los datos estadísticos e históricos. Tiene una habilidad impresionante para que sus escuchas por la radio sientan el mínimo...
Enrique Oliu vive el béisbol con pasión. Es una enciclopedia para los datos estadísticos e históricos. Tiene una habilidad impresionante para que sus escuchas por la radio sientan el mínimo detalle de que está pasando en el terreno de juego.
 Enrique Oliu vive el béisbol con pasión. Es una enciclopedia para los datos estadísticos e históricos. Tiene una habilidad impresionante para que sus escuchas por la radio sientan el mínimo detalle de que está pasando en el terreno de juego.  (Foto: )

MEDIOTIEMPO | Agencias25 de Octubre del 2008

  • Tiene una habilidad impresionante para que sus escuchas por la radio sientan el mínimo detalle

Enrique Oliu vive el béisbol con pasión. Es una enciclopedia para los datos estadísticos e históricos. Tiene una habilidad impresionante para que sus escuchas por la radio sientan el mínimo detalle de que está pasando en el terreno de juego.

Pero lo que muy pocos saben es que Oliu no ve las jugadas. El comentarista radial de los Rays de Tampa Bay es ciego de nacimiento.

"Siempre me encuentro con gente incrédula, pero yo nunca he tenido dificultades para hacer mi trabajo", dijo Oliu, quien por primera vez tuvo la oportunidad de narrar los juegos de Postemporada con los Rays. "Eres una persona pensante, y yo siempre he querido ser líder, dar el ejemplo".

"Es algo que mi padre me dijo de niño, "tú tienes que decidir que la orquesta toque la música tuya o si quieres tocar la música de otra persona"", añadió.

Nacido en Nicaragua, los padres de Oliu lo enviaron a Estados Unidos cuando tenía 10 años a una escuela de ciegos en San Agustín, Florida.

Oliu encontró que su llamado era la radio.

"Empecé a tocar puertas por ahí, me metí por donde quise, cubriendo cosas gratis para entrar en la radio", contó.

Esa perseverancia le rindió frutos en 1998 cuando los entonces Devil Rays le abrieron las puertas para que se encargase de las transmisiones de un equipo que recién irrumpía en las Grandes Ligas.

Horas antes de cada juego en el Tropicana Field, Oliu lleva una metódica rutina para nutrirse de información que le ayude en las narraciones. Oliu conversa con los jugadores, coaches y sus colegas de profesión.

En la cabina de transmisión de la radioemisora Génesis 680, tiene al lado a su esposa Debbie, quien le susurra datos y descripciones sobre el partido.

"El resto es intuición e instinto", dice Oliu, de 45 años. "Yo jugué todos los deportes, adaptados claro, pero los jugué. Sea vidente o no vidente, uno tiene una opinión y uno la da".

Quien más se maravilla con el talento de Oliu es su compañero de narración Ricardo Taveras, con quien ha trabajado desde mediados de 1999.

"Tu aprendes con él, tiene una memoria increíble. A él no le gusta que le digan ciego. Le gusta que lo traten como una persona normal".

Taveras asegura que aún se sorprende con la memoria de Oliu.

"Tú le dices algo hoy y se acuerda a los 1.000 años", señaló. "Es un tipo my inteligente. Es lo que mejor que el tiene. Es lo que (le) ha llevado a donde está".

También destaca su "sexto sentido" para adivinar una jugada.

"Algo que nunca se me olvida fue cuando una vez dan un roleta por la segunda base y él se fajó a narrarlo, ';roletazo por la segunda, acepta el segunda, el tiro a primera, es out", contó Taveras. "Yo me quedé que yo no sabía en realidad. Entonces le digo, "oye Enrique, cómo tu sabías". El no estaba escuchando a nadie. Me dijo que "escuché el sonido y sabía que iba a ser por segunda por el sonido del bate""';.

Aparte de disfrutar ahora su labor de comentarista en los juegos de los Rays en la Serie Mundial, Oliu dice que sus mejores experiencias se dieron cuando viajó con el equipo a giras de Pretemporada en Venezuela y México.

"Fue un gran orgullo, como no vidente, llegar a países donde no hay leyes que no protegen a los desvalidos", dijo. "Y para mí fue un gran orgullo demostrar a la gente que sí se puede".

[AP][foto: AP][r/edsa]

No te pierdas