Romero se toma con modestia sus dos victorias en la Serie Mundial

J.C. Romero se anotó dos victorias en la Serie Mundial, incluyendo la del partido del campeonato de los Filis de Filadelfia.
J.C. Romero se anotó dos victorias en la Serie Mundial, incluyendo la del partido del campeonato de los Filis de Filadelfia.
 J.C. Romero se anotó dos victorias en la Serie Mundial, incluyendo la del partido del campeonato de los Filis de Filadelfia.  (Foto: )

MEDIOTIEMPO | Agencias29 de Octubre del 2008

  • "Yo recibo la victoria humildemente"

J.C. Romero se anotó dos victorias en la Serie Mundial, incluyendo la del partido del campeonato de los Filis de Filadelfia.

Pero si le preguntan al relevista zurdo puertorriqueño, el crédito principal le corresponde a su compañero Cole Hamels.

"Yo cargo las bendiciones como vienen, pero ésta es una victoria de conjunto. La victoria se la apuntan al jugador que está en el lugar correcto en el momento correcto, pero Cole fue quien nos dio la oportunidad de ganar la Serie Mundial", afirmó Romero.

"Para mí, el victorioso fue él, no yo", añadió Romero, uno de los tres relevistas que lanzaron el miércoles al completar la victoria 4-3 sobre los Rays de Tampa Bay con la que los Filis conquistaron la Serie Mundial por segunda vez en su historia.

Hamels, el espigado zurdo que fue laureado con el premio al Jugador Más Valioso del Clásico, fue el abridor del quinto juego, que comenzó el lunes pero que no se pudo finalizar debido a la lluvia. Hamels hizo 75 lanzamientos en su salida del lunes y no pudo adjudicarse su quinto triunfo en la Postemporada luego que los Rays empataron el juego 3-3 en la alta del séptimo.

"Yo recibo la victoria humildemente. Pero la actuación de Hamels en todos los Playoffs fue increíble. Esa es una de la razones por la cual estamos celebrando", dijo Romero mientras cargaba a su niña, que el próximo mes cumplirá dos años, cerca del montículo del Citizens Bank Park.

También fue el pitcher ganador del tercer juego, cuando los Filis se impusieron 5-4 en su último turno al bate.

Romero ahora podrá lucir un anillo de Campeón de la Serie Mundial con absoluta propiedad, ya que el año pasado recibió uno como parte de los Medias Rojas de Boston.

El boricua, sin embargo, nunca lo sintió como suyo. Después de todo, Boston lo dio de baja a mitad de campaña y Filadelfia lo contrató poco después. La sortija que ganó en Boston ha estado guardada en casa, pero sin exhibirse. Ahora será diferente.

"Sí señor, ya lo tengo en verdad y lo vamos a disfrutar", dijo Romero. "Esta es una bendición que me ha caído del cielo".

Romero entró a lanzar para sacar el último out del séptimo inning y se quedó para el octavo. Admitió dos hits, pero no permitió que ningún corredor le anotase.

El octavo episodio no comenzó promisoriamente, luego que su manager Charlie Manuel decidió dejarlo en la lomita para enfrentar al zurdo Carl Crawford. El guardabosque de los Rays le conectó un sencillo, poniendo en circulación la carrera del empate sin outs.

"Yo sabía que iba a tirar otro inning. Sabía que venía un zurdo", contó Romero sobre esa secuencia del partido. "Lo que me sorprendió fue que me dejó a pitchearle a B.J. Upton. Eso demostró la confianza que Charlie me tiene. Mi deber era hacer mi trabajo, ejecutar mi pitcheo".

Romero cumplió con ese cometido cuando obligó a Upton para que batease una roleta que el torpedero Jimmy Rollins fildeó sin problemas para iniciar un doble play que conjuró la amenaza.

"Lo que quería hacer, lo hice", indicó Romero. "Quería ejecutar un pitcheo en la esquina afuera del plato para que Upton batease una rola para doble play. Esa era mi idea. Yo no quería ponchar, ni nada. Era poner la bola en juego y sacar a dos por el precio de uno".

[AP][foto: AP][r/edsa]

No te pierdas