El campo de los sueños, Vaqueros Laguna

Plagado de sacrificios, esperanzas, intenso calor, molestos moscos y grandes sueños, sobre todo eso: grandes sueños, es el camino de los jóvenes peloteros de la organización de Vaqueros Laguna,...
Plagado de sacrificios, esperanzas, intenso calor, molestos moscos y grandes sueños, sobre todo eso: grandes sueños, es el camino de los jóvenes peloteros de la organización de Vaqueros Laguna, que anhelan no solo vestir regularmente la franela naranja a
 Plagado de sacrificios, esperanzas, intenso calor, molestos moscos y grandes sueños, sobre todo eso: grandes sueños, es el camino de los jóvenes peloteros de la organización de Vaqueros Laguna, que anhelan no solo vestir regularmente la franela naranja a

MEDIOTIEMPO | Redacción17 de Diciembre del 2008

  • Cachorros de Compostela es el equipo filial de Vaqueros Laguna en la Liga del Noroeste

Plagado de sacrificios, esperanzas, intenso calor, molestos moscos y grandes sueños, sobre todo eso: grandes sueños, es el camino de los jóvenes peloteros de la organización de Vaqueros Laguna, que anhelan no solo vestir regularmente la franela naranja a rayas, sino porqué no, ser parte algún día de un line up en las Ligas Mayores.

"Es cierto que extraño a mi mamá Luz Elena, estoy lejos de casa pero prefiero estar aquí, prepararme y salir adelante para poder ayudar a mis papás", declara con voz entrecortada Héctor Olivas, lanzador de 19 años que sueña algún día lanzar en Grandes Ligas.

Inaugurado en 1942, el viejo parque municipal de Compostela Nayarit, es un pequeño estadio con capacidad para no más de 2 mil aficionados, y si bien es cierto que probablemente nunca será parte de un reportaje de Sports Illustrated o de ESPN Magazine, es la casa actual de algún joven pelotero que pudiera jugar en algún momento en la gran carpa, lo que representa un verdadero Campo de los Sueños.

Los Cachorros de Compostela es el equipo filial de Vaqueros Laguna en la Liga del Noroeste, es un equipo que no ha ganado muchos partidos, pero aquí es una Liga de desarrollo y lo importante es la preparación de los jóvenes peloteros y su desarrollo físico y mental.

José Luis Luna instructor del equipo, nos recibe al llegar a su domicilio en el centro de la ciudad con una gran sonrisa, "Que bueno que ya llegaron, realmente me da gusto verlos, los muchachos están ya dormidos porque mañana entrenaremos en el gimnasio", nos dice en voz baja, al filo de las 11:00 de la noche, mientras recibe una dotación de esféricas y bates que le lleva Felipe Rodríguez, Gerente Deportivo de la organización.

El trabajo es constante, José Luis Luna tiene bien definido el plan de trabajo: con intensas sesiones de gimnasio y fildeo por las mañanas, mientras por las tardes las prácticas de bateo están en su itinerario. "Ramón Ramírez me ha sorprendido, ese joven va a llegar lejos porque trabaja muy fuerte no sólo en el aspecto físico, el aprende rápido y es un gran muchacho", declara el "Chato" Luna.

"Con el César Márquez (receptor del equipo) estamos corrigiendo sus defectos defensivos, el es un muy buen bateador, pero batalla con su defensa. Todos están reaccionando muy bien porque quieren aprender".   

A la mañana siguiente el equipo se prepara porque temprano viajarán a Tecuala para enfrentar a los Camaroneros al iniciar una nueva serie, y como siempre el jugador de cuadro Ramón Ramírez se mentaliza para prepararse lo mejor posible: "Siento que estoy mejorando día con día, José Luis Luna me pone sesiones extras de fildeo en la segunda base, sé que me falla un poco mi pivoteo a la primera base, pero trabajo fuerte para corregirlo", comenta con gran seriedad.

"Regularmente hablo por teléfono a Los Mochis (Sinaloa) con mi papá Ramón y con mi mamá Luz del Carmen, ellos siempre me apoyan y me dicen que no me agüite, que siga tratando de alcanzar mis sueños". comenta.

Otro pelotero que se prepara fuerte, es un "veterano" entre tanto joven, Iván Araujo sabe que cada vez hay menos oportunidades. Araujo cuenta ya con cuatro Temporadas jugadas y más de 380 turnos al bate, pero aún no se ha establecido en Liga Mexicana. "Estoy aquí porque quiero ser el jardinero central titular de Vaqueros Laguna el próximo verano, dejé en Guasave a mi esposa Martha y a mi hijo de tres años Jonathan, apenas tengo un mes aquí y los extraño mucho, pero todo sacrificio tendrá su recompensa", dice con semblante realmente triste.

Iván Araujo se convertirá en papá por segunda ocasión, su esposa Martha espera con gran ilusión el nacimiento de una niña en el mes de diciembre.

Otra de las joyas puliéndose en sucursales es el lanzador derecho de 18 años José Luis Merino. Según los últimos reportes la recta de Merino alcanza ya las 90 millas y esto lo tiene muy motivado: "Mi sueño es llegar a lanzar en Estados Unidos, sé que mi recta es buena, pero tengo que perfeccionar mi curva y slider, todos aquí me están ayudando", comenta.

Edgar Morán es integrante también de los Cachorros, Edgar es sobrino de Carlos "Chaflán" López, quién fuera un extraordinario pelotero mexicano que jugó en las Grandes Ligas. Los que conocieron al "Chaflán" y ahora a su sobrino Edgar comentan su innegable y lógico parecido físico: "Edgar está igualito a su tío el "Chaflán", espero que también haya heredado sus facultades", comenta un viejo instructor infantil en Mazatlán, Sinaloa.

Edgar Morán fue firmado en el verano de 2006 por Felipe Rodríguez en Mazatlán, lo sorprendente es que a apenas unos meses de trabajo debutó ya en Liga Mexicana y ha sido parte del último Juego de Estrellas en la Liga del Noroeste, junto a los también Vaqueros, Merino, Araujo y Ramón Ramírez.

"Quiero llegar muy lejos, estar en Estados Unidos y triunfar allá", comenta Morán. "Todo ha sido muy rápido para mí, pero se que el camino es largo. La Temporada pasada debuté en la Liga Mexicana, no recuerdo que día, ni a que pitcher enfrenté, pero tiraba bien duro", comentaba haciendo reír a todos los que escuchaban la entrevista. 

Edgar Morán y Ramón Ramírez debutaron en la Temporada 2008 de la Liga Mexicana el 15 de junio enfrentado a los Sultanes de Monterrey en el Parque Revolución. Al final tanto Morán como Ramírez jugaron 8 partidos en la campaña.

Por cierto Edgar Morán se ganó la nominación como el más bromista y juguetón en el grupo de peloteros, mientras César Márquez el de más enojón y Héctor Olivas el de más serio.

El viejo estadio y las calles empedradas de Compostela seguirán viendo pasar no solo a la gente y a los años, verán pasar jóvenes promesas del béisbol mexicano con esperanzas de jugar en el mejor béisbol del mundo y con el recuerdo de haber jugado alguna vez, en El Campo de los Sueños...

[mt][foto: Cortesía Vaqueros Laguna][r/edsa]

No te pierdas