Hace un año perdieron el béisbol y el deporte a Gustavo Ricalde Durán

El béisbol mexicano conmemorará este martes 13 de enero el primer aniversario del deceso del empresario Gustavo Ricalde Durán, quien durante su existencia se significó como un luchador y...
El béisbol mexicano conmemorará este martes 13 de enero el primer aniversario del deceso del empresario Gustavo Ricalde Durán, quien durante su existencia se significó como un luchador y triunfador allende los diamantes del "Rey de los Deportes".
 El béisbol mexicano conmemorará este martes 13 de enero el primer aniversario del deceso del empresario Gustavo Ricalde Durán, quien durante su existencia se significó como un luchador y triunfador allende los diamantes del "Rey de los Deportes".  (Foto: Notimex)
(Notimex) -

MEDIOTIEMPO | Agencias12 de Enero de 2009

  • Fue Presidente de la Liga Mexicana de Béisbol y organizador de una visita papal

El béisbol mexicano conmemorará este martes 13 de enero el primer aniversario del deceso del empresario Gustavo Ricalde Durán, quien durante su existencia se significó como un luchador y triunfador allende los diamantes del "Rey de los Deportes".Cuando parecía haber superado el cáncer, enfermedad que padecía desde la década de los 80, Ricalde Durán, sufrió una repentina y fatal recaída en Houston, Texas, hace casi un año, con lo cual dio inicio a su eterna remembranza como uno de los personajes locales más importante en los últimos años.Fue en esa ciudad, donde otro día 13, pero de agosto de 1982, fue notificado de que había superado la primera amenaza de cáncer que se le presentó y que inicialmente lo había condenado a una inminente muerte antes de los 40 años.En una ocasión comentó al respecto que ese día, tras recibir la noticia y agradecer infinitamente a Dios, abrió el ejemplar de un diario texano, donde se enteró de la muerte del boxeador mexiquense Salvador Sánchez, ocurrida un día antes.Ello, según confesó, lo puso a pensar que horas antes, ambos estaban en escenarios opuestos, pues él se encontraba a punto de ser desahuciado y Sánchez a quien había visto en ring side pelear y masacrar un año antes (1981) a Wilfredo Gómez en Las Vegas, tenía todo el futuro por delante, pero el destino invirtió papeles.Ese mismo destino fue el que lo llevó desde su natal Hoctún, pequeño poblado del interior de Yucatán, a convertirse en uno de los sostenes de su familia desde los 10 años, y a emigrar a Mérida, donde estudió una carrera de contador comercial, que después lo convirtió en un hombre, no sólo de provecho, sino de éxito y dinero.En una entrevista en diciembre de 2003 con motivo de cumplir su décimo aniversario al frente de los Leones de Yucatán, Don Gustavo, como se le conocía aquí, reconoció que por falta de dinero, solía en sus mocedades ver el béisbol trepando por una de las bardas de jardín derecho del también desaparecido parque Carta Clara.Empero, reconocía que la visión que más le gustaba tener dentro del béisbol era la del catcher, lo cual consideraba era aplicable en la vida, pues tenía la posibilidad de ver todo el terreno y, así, en toda su extensión, el problema o situación que llevaba implícito.Hombre adusto, callado, rara vez se le veía bromeando, Ricalde Durán también cometió varios errores y antagonizaba no pocas veces en sus puntos de vista con propios y extraños, pero siempre de manera serena, educada y hasta amable, por lo que se ganó el respeto unánime de propios y extraños.Trataba siempre de hallar el lado positivo y darle la vuelta a una situación negativa, como cuando uno de sus peloteros no se sentía a gusto dentro del equipo, él le pedía a ese jugador "no echarse" y si lograr una buena campaÑa a la temporada siguiente lo cambiaria por otro que valiera la pena y todos ganasen.Recordaba con una sonrisa la primera vez que quiso hacerse de los Leones en 1987, pero un lapsus mental, a la hora de presentar su propuesta para la cerveza que habría de patrocinar al equipo (se equivocó de marca), lo hizo quedar fuera de la pelea y su espera se prolongó por seis años.En diciembre de 1993, recibió de la Cervecería Modelo (dueña de la franquicia) el manejo del club al que tras algunas temporadas de traspiés, descalabros y mediocridad, pudo hacerla generadora de su propio material humano y convertirse en protagónica.En 2005, por fin, el club despegó y con la sustitución de Bernie Tatis por Lino Rivera como mánager, los Leones fueron hacia una campaña de ensueño en la que lograron por vez primera en la historia de la Liga Mexicana de Béisbol, un juego perfecto en postemporada ante Oaxaca, del brazo de Oscar Rivera.Fracasaron en la Final del sur ante los Tigres poblanos (a la postre campeones), pero en 2006, en la madrugada ya del 28 de agosto, como su fuera un partido de película, en extrainnings, el jovencito Jesús Castillo acabó con un empate en la entrada 14 al dar un jonrón por todo el jardín derecho.De esta forma los felinos obtuvieron, luego de 22 años, una corona ante los Sultanes de Monterrey.Fue un gran premio para todo Yucatán y, especialmente, para Ricalde que ese 28 de agosto cumplía ya 64 años. "Dios ha sido muy bueno conmigo", comentó al respecto con su crucifijo plateado colgándole del cuello y su guayabera blanca entreabierta.Poco tiempo después, la sombra del cáncer reapareció y en ese entonces llegó a reconocer que si le dieran a escoger entre la repetición del campeonato de Leones ante los Sultanes, y ganarle al cáncer otra vez, habría preferido la segunda. Perdió en ambas.Ricalde, quien fue Presidente interino de la Liga Mexicana al sustituir a Pedro Treto Cisneros como su titular en 1999 se logró convertir en el eje de una trancisión que redujo el poder a los presidentes de ese organismo.De esta manera, acabó así con el poder virtualmente incuestionable de los "mandamases" del circuito, lo que no ha sido del todo bien visto aun hoy en día por algunos sectores.Sabedor de que no era sano ser juez y parte, cedió el mando, ya en 2000, a José Orozco Topete, cuya gestión pasó sin pena ni gloria.En lo social, fue promotor de lo religioso, dentro del catolicismo, al grado que fue Presidente del comité organizador de la III visita del Papa Juan Pablo II a México en 1993 y tuvo participación importante en evitar la toma de la sede de la Cámara de Comercio de Mérida, que también presidió, en 2006.En su memoria, su familia y varios sectores de la sociedad ofrecerán una misa en la iglesia de "Nuestra Señora del Líbano", al norte de esta capital, en la que vivió en una buena casa, aunque no ostentosa, de una colonia modesta, tal como él fue en vida.[ntx][foto: Mexsport][r/refl]

No te pierdas