¿Y a dónde irá Manny Ramírez?

"El precio de la gasolina ha subido, y el mío también".
"El precio de la gasolina ha subido, y el mío también".
 "El precio de la gasolina ha subido, y el mío también".

MEDIOTIEMPO | Agencias22 de Enero del 2009

  • Su cotización ya no se ajusta a sus deseos

"El precio de la gasolina ha subido, y el mío también".

A Manny Ramírez le convendría pasarse uno de estos días por una gasolinera y se dará cuenta que los precios del combustible han bajado considerablemente.

Para desgracia suya, el toletero dominicano también podría encontrarse con la realidad que su cotización ya no se ajusta a sus deseos.

Ramírez disparó su frase sobre la gasolina en octubre, apenas después de una sensacional segunda mitad de campaña con los Dodgers de Los Angeles, cuando conectó para promedio de .396 con 17 jonrones en dos meses.

Se relamía en que le iban a llover ofertas suculentas como Agente Libre. La de los 20 millones por Temporada era la cifra que asomaba en su radar y, ante todo, un contrato multianual, de tres años en adelante.

Pero el guión no se ha cumplido.

CC Sabathia y Mark Teixeira negociaron sus jugosos contratos con los Yanquis. Francisco Rodríguez y Derek Lowe también pasaron por caja con sus respectivos fichajes con los Mets y Bravos.

Recta final de enero, a menos de un mes de la apertura de los campos de entrenamientos, y Ramírez sigue en ascuas. El que se encuentre en esta circunstancia es algo que realmente no se esperaba para quien se le cataloga como el mejor bateador derecho en la actualidad y con Scott Boras como Agente.

¿Qué ha pasado? Es una historia complicada, con muchos factores de por medio.

Algunos han estado fuera de su control en este muy particular período de receso. Tanto así que la mejor oferta -mejor dicho la única- es la que los Dodgers pusieron sobre la mesa por dos años y 45 millones de dólares. Y eso fue hace bastante rato atrás.

También influye que son muy pocos los equipos con grandes chequeras dispuestos a pagar lo que quiere un jugador que en mayo cumplirá 37 años.

A otros no les seduce la estrafalaria personalidad de Ramírez o simplemente no tienen la necesidad de un jardinero.

Los Nacionales de Washington quizás tengan el dinero, pero quién ve a Ramírez poniéndose el uniforme de un equipo que muy seguramente acabará en la cola de su División.

Tampoco el asunto pinta tan mal para Ramírez y esta es una guía de sus opciones:

—Los dos equipos de Nueva York: No es descartable. En una Temporada en la que inauguran estadios, tanto los Mets como los Yanquis tienen los recursos. Con los Yanquis se puede esperar cualquier cosa, pese a que en estos momentos tienen jardineros de sobra. ¿Se imagina un orden al bate 3-4-5 con Alex Rodríguez, Teixeira y Ramírez? Además del gusto de sacarle la lengua a Boston con su otrora ídolo en el bosque izquierdo. Omar Minaya ha tenido en la mira desde hace mucho tiempo a Ramírez, pero el Gerente de los Mets tiene ahora como prioridad reforzar la rotación de abridores. Pero los Mets casi que no han tocado su dotación de artilleros y Ramírez sería una adición formidable, en vez de la dupla de Fernando Tatis y Daniel Murphy en el izquierdo.

—Volver a Boston: Olvídese. Apenas han pasado seis meses del divorcio, en el que esencialmente Ramírez forzó que fuese traspasado. Sencillamente Ramírez es persona non grata en las oficinas ejecutivas del Fenway Park.

—San Francisco: ¿Qué tal patrullando el bosque que antes era propiedad de Barry Bonds? Los Gigantes son un equipo prometedor, sobre todo con su pitcheo (Tim Lincecum y Matt Cain). Un bate como Ramírez les convendría. Ademas, llevárselo sería como darle una puñalada a los Dodgers, su encarnizado rival de División.

—Un equipo sorpresa: Siempre los hay. Ojo con Atlanta y Texas, pero lo cierto es que ambos deberían estar más atentos a su pitcheo. Baltimore cae en la misma categoría que Washington, un club con demasiados agujeros.

—Dodgers: Ramírez revolucionó la ciudad y se cargó en sus hombros a un equipo que desde 1988 no había ganado una serie de Playoff. El Dodger Stadium se llenó, la gente se puso pelucas con sus trenzitas y su camiseta se vendió como pan caliente. Los Dodgers perfectamente están en condiciones de elevar su oferta, sobre todo ahora que se desprendieron de la carga del contrato de Andruw Jones. Es la opción más viable, quizás la única. Es por eso que los Dodgers han preferido irse con la estrategia de darle largas al asunto.

[AP][foto: AP][r/edsa]

No te pierdas