Iván Rodríguez quiere jugar y evitar el pasado

El pelotero puertorriqueño Iván Rodríguez lucía tan lleno de energía como de costumbre, explicando por qué está física y mentalmente listo para jugar béisbol.
 El pelotero puertorriqueño Iván Rodríguez lucía tan lleno de energía como de costumbre, explicando por qué está física y mentalmente listo para jugar béisbol.

MEDIOTIEMPO | Agencias15 de Febrero del 2009

  • Aún no ha firmado con ningún equipo

El pelotero puertorriqueño Iván Rodríguez lucía tan lleno de energía como de costumbre, explicando por qué está física y mentalmente listo para jugar béisbol.

El receptor con 14 participaciones en el Juego de Estrellas, empero, aún está en busca de dónde hacerlo.

Rodríguez dijo que podría firmar pronto con los Marlins de Florida, Astros de Houston o Mets de Nueva York.

O quizá tendría que ser paciente.

"No sé dónde voy a jugar, pero un equipo se va a ganar la lotería cuando firme", dijo Rodríguez la noche del domingo. "Siento que aún puedo jugar tres o cuatro años más, para ser honesto, debido a la forma como me cuido", señaló.

La forma en que Rodríguez se ha cuidado en el pasado ha sido cuestionada, en especial por su ex compañero de equipo José Canseco.

El humor de Rodríguez cambió cuando fue abordado el tema durante una entrevista en su apartamento en el piso 44 con vista a Miami Beach.

¿Está el pelotero de 37 años conocido como Pudge en la lista de 104 jugadores que resultaron positivos a consumo de esteroides durante la investigación del 2003 en el béisbol?

"Sólo Dios sabe", respondió suavemente Rodríguez.

Canseco, ex jugador cubano compañero de él en Texas, ha afirmado que inyectó esteroides a Rodríguez.

Otro ex compañero de equipo, Alex Rodríguez, dijo recientemente que usó fármacos para mejorar el rendimiento cuando estaba con los Rangers.

"Alex es un gran tipo, es el mejor jugador de béisbol y va a estar bien", dijo Iván Rodríguez. "La gente no sabe lo duro que trabaja".

Alex Rodríguez señaló que la cultura del juego era diferente cuando utilizó los fármacos.

Iván Rodríguez estuvo de acuerdo, a regañadientes.

"Sucedió y todos tienen que seguir adelante", apuntó.

Mirando retrospectivamente, nadie puede igualar algunos de los logros conseguidos por Iván Rodríguez desde que comenzó su carrera en 1991 con los Rangers.

Es el único jugador en la historia del béisbol con al menos 13 Guantes de Oro y un promedio de bateo de .300 o superior en su carrera.

El tiene tres Guantes de Oro más, uno recién ganado en el 2007, lo cual lo ubica con tres más que Johnny Bench y casi el doble del total obtenido por Bob Boone, quien ocupa el tercer lugar en la lista. Entre los jugadores de posición, sólo el tercera base miembro del Salón de la Fama, Brooks Robinson, tiene más Guantes de Oro .

Rodríguez ha sido receptor en 2.173 juegos, atrás únicamente de Carlton Fisk (2.226) y Boone (2.225) en cuanto a longevidad atrás del pentágono.

"Definitivamente, me gustaría romper la marca del señor Fisk", señaló. "Y, otra meta es la de 3.000 imparables", agregó.

"Pero, en verdad, mi amor por el juego de béisbol es lo que me motiva a entrenar cinco días a la semana para estar preparado", subrayó.

Rodríguez, quien tiene 2.605 hits en su carrera, probablemente tendría que jugar varias Temporadas más para ingresar al club de los 3.000 incogibles.

Y tendría que jugar mucho mejor de lo que lo hizo la campaña pasada.

Rodríguez bateó para promedio de .295 en 82 juegos de la Temporada pasada con los Tigres de Detroit, luego terminó con promedio de .276 luego de batallar en el plato con los Yanquis de Nueva York.

Los Tigres contrataron a Rodríguez en el 2004 luego de que ayudara a Florida a ganar la Serie Mundial, pero no lo recontrataron porque pensaban que ya no era un receptor titular y sabían que el no estaba de acuerdo con esa apreciación.

"Aún pienso que soy un receptor para todos los días y esa es una de las cosas que me frustran, cuando escucho a la gente decir que no puedo jugar todos los días o que soy un jugador de medio tiempo", enfatizó Rodríguez con mirada penetrante. "La gente no sabe lo duro que fue pasar por un divorcio de quien fuera mi esposa durante 15 años y lo que eso me agotó física y mentalmente", señaló.

"Pero ahora, he estado felizmente casado por dos años con una mujer grandiosa, mis hijos son grandiosos, mi ex esposa está bien. Simplemente quiero jugar béisbol porque creo que tengo mucho dentro de mí", añadió.

Rodríguez está emocionado por jugar para Puerto Rico el mes próximo en el Clásico Mundial de Béisbol, pero está ansioso por unirse a un equipo de Ligas Mayores.

[AP][foto: AP][r/edsa]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×