Niños cubanos buscan imitar a sus ídolos del béisbol

Claudio Jérez calienta el brazo tirando pelotas a un pequeño receptor sin máscara en un terreno vetusto del municipio Playa, en el norte de La Habana.
Claudio Jérez calienta el brazo tirando pelotas a un pequeño receptor sin máscara en un terreno vetusto del municipio Playa, en el norte de La Habana.
 Claudio Jérez calienta el brazo tirando pelotas a un pequeño receptor sin máscara en un terreno vetusto del municipio Playa, en el norte de La Habana.

MEDIOTIEMPO | Agencias3 de Marzo del 2009

  • En la isla unos 46.000 peloteros juegan en las áreas deportivas

Claudio Jérez calienta el brazo tirando pelotas a un pequeño receptor sin máscara en un terreno vetusto del municipio Playa, en el norte de La Habana.

El lanzador de 14 años sueña con ver a las grandes estrellas del béisbol en el Clásico Mundial que arranca esta semana. En el futuro anhela dedicarse a la pelota, y su modelo a seguir es el japonés Ichiro Suzuki.

"Me dijeron que tengo condiciones para lanzar pero me gusta batear, admiro a Suzuki, me impresionó en el Clásico", manifestó el joven. "La mejor calidad del mundo la tiene Cuba, muchos jugadores de nuestra serie podrían integrar las Grandes Ligas".

Orlando Amador quiere seguirle los pasos a Germán Mesa como torpedero del elenco capitalino, Industriales. En sus momentos libres el joven de 14 años mira juegos de Grandes Ligas en videos, "de los Yanquis de Nueva York donde juega (Derek) Jeter, el torpedero que más admiro".

Como la mayoría de los niños cubanos, Amador y Jérez juegan desde pequeños en la calle y sueñan con ser peloteros.

Cuba es una fábrica de jugadores desde las divisiones inferiores, y la calidad del béisbol cubano se refleja en su impresionante palmarés internacional.

El equipo cubano ganó la Medalla de Plata en los Juegos Olímpicos del año pasado en Beijing, y terminó segundo hace tres años en la primera edición del Clásico Mundial.

Además, la lista de destacados peloteros cubanos es larga: desde leyendas de la pelota amateur como Orestes Kindelán y Antonio Pacheco, hasta otros que dieron el salto a Grandes Ligas como Orlando "El Duque" Hernández y José Contreras.

"En Cuba el nivel alcanzado por el béisbol no es casualidad, es el fruto de una organización masiva, la base es muy amplia y pocos talentos se nos escapan", comentó Tony Castillo, Jefe del Departamento escolar de la Federación Cubana de Béisbol.

El béisbol es una asignatura obligatoria de la educación física desde el primer año de la primaria.

Adelio García, Comisionado de la disciplina en el municipio Playa, afirmó que "para jugar los pequeños son incansables, llevan la pelota en la sangre".

En la isla unos 46.000 peloteros juegan en las áreas deportivas, hay una en cada uno de los 169 municipios del país, y comienzan desde los siete años.

Los niños tienen permiso de la escuela por la tarde durante los dos meses del campeonato entre los 15 municipios de la capital. Todos tienen guantes, llevan camiseta de distintos colores y algunos tienen gorras de los Yanquis.

El Instituto de Deporte (INDER) suministra cada año implementos, este año dieron "algunas pelotas" precisó García, lo demás lo tienen de años anteriores o lo "compran los padres".

Si se destacan en sus provincias, Amador y Jérez entrarán a la Escuela de Iniciación al Deporte (EIDE). En la isla hay una EIDE en cada una de las 15 provincias con 752 jugadores entre 13 y 16 años.

[AP][foto: AP][r/edsa]

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×