Angelinos triunfaron en medio del duelo

Jered Weaver ponchó a ocho bateadores en su estreno de Temporada el viernes y los Angelinos de Los Angeles lograron la victoria por 6-3 ante los Medias Rojas de Boston a pesar de sufrir aún por la...
 Jered Weaver ponchó a ocho bateadores en su estreno de Temporada el viernes y los Angelinos de Los Angeles lograron la victoria por 6-3 ante los Medias Rojas de Boston a pesar de sufrir aún por la pérdida del lanzador Nick Adenhart.
EUA -
  • "El nos está viendo", dijo Weaver

Jered Weaver ponchó a ocho bateadores en su estreno de Temporada el viernes y los Angelinos de Los Angeles lograron la victoria por 6-3 ante los Medias Rojas de Boston a pesar de sufrir aún por la pérdida del lanzador Nick Adenhart.

Weaver escribió las iniciales de Adenhart en la tierra junto al montículo, después admitió sólo una carrera sucia en seis entradas y dos tercios.

"Esto es algo de lo más difícil que he pasado", dijo Weaver. "Aún no nos queda claro. Me corrieron algunas lágrimas cuando llegué ahí".

Weaver escribe las iniciales de sus abuelos en la lomita antes de todas las aperturas, pero esta ocasión quiso honrar a Adenhart.

"Nunca será olvidado", agregó.

El diestro se quitó la gorra al retirarse entre aplausos tras enfrentar a dos bateadores en la séptima entrada. Cuando se acercaba al dugout, señaló con su índice derecho hacia el cielo.

"El nos está viendo", dijo Weaver, que había hecho una buena relación con Adenhart en el entrenamiento de primavera y planeaba compartir habitación con él en Long Beach al comienzo del domingo. "Nos va a ayudar a combatir en esta Temporada".

Aunque este fue el noveno triunfo de los Angelinos ante los Medias Rojas en Temporada regular su sentimiento era aún de tristeza ante la intempestiva muerte del lanzador de 22 años, ocurrida el jueves en un accidente automovilístico provocado por un conductor presuntamente ebrio.

"Estamos felices de poder ganar", dijo el manager de los Angelinos Mike Scioscia. "No cambia mucho lo que pasó en los últimos días, pero estamos jugando béisbol. Cuando el juego se termina y comienzas a pensar en eso, no aligera el dolor".

Los jugadores guardaron un minuto de silencio antes del partido para recordar al lanzador novato y a sus amigos Courtney Stewart y Henry Pearson, que también murieron en el accidente.

En Detroit el venezolano Miguel Cabrera disparó un jonrón con la casa llena e igualó la mejor marca en su vida, con seis carreras remolcadas, para llevar el viernes a su compatriota Armando Galarraga y a los Tigres de Detroit a una paliza por 15-2 sobre los Rangers de Texas.

Cabrera pasó algo de apuros al comienzo del año pasado cuando trataba de honrar el contrato por 152 millones de dólares con los Tigres y adaptarse a la Liga Americana. Pero ahora su tercer jonrón en cinco partidos fue un grand slam. El Campeón reinante de los jonroneros en la Liga Americana disparó su lineazo entre el jardín izquierdo y el central en la cuarta entrada, y siguió con un doble de dos carreras en el séptimo capítulo.

"Me sentí más a gusto", dijo. "El año pasado tuve que hacer muchos ajustes con una nueva Liga y nuevos lanzadores. Ahora sé qué es lo que estoy haciendo".

Si Cabrera no se sentía cómodo el año pasado podría atemorizar a varios lanzadores. Conectó 37 cuadrangulares y remolcó 127 carreras, el mayor número de su carrera, cuando Detroit lo canjeara con los Marlins de Florida por varios prospectos.

"Si hubiésemos tenido un buen año habría sido un candidato al Jugador Más Valioso", dijo el manager de Detroit, Jim Leyland. "Pero ni siquiera lo mencionaron. Ahora está mejor y ya es uno de los mejores jugadores en el campo".

Los Tigres, que jugaron su primer encuentro de la campaña como locales, dieron a los 44.588 espectadores muchas razones para celebrar, después de la decepción causada por tres derrotas en los primeros cuatro duelos de la Temporada, en Toronto.

Los Rangers, en tanto, no pudieron mantener su buen comienzo en el Comerica Park. Texas comenzó con una foja de 3-0 por primera vez desde 1996 y era líder en las Grandes Ligas en carreras, antes de que los Tigres le cayeran a palos a Kris Benson (0-1) en su regreso a las Mayores.

Benson recibió siete carreras limpias y 10 imparables en cinco innings, lanzando en las Mayores por primera vez desde el 27 de septiembre del 2006.

Galarraga (1-0) ponchó a ocho rivales, su mayor número de por vida, contra el equipo que lo cedió a Detroit en febrero del 2008. Toleró una carrera y cinco hits en siete episodios.

"Esta es una de las mejores ofensivas del béisbol, así que eso lo hace aún más impresionante", dijo Leyland. "No se puede lanzar mucho mejor de lo que hizo hoy".

Galarraga tuvo un promedio de carreras limpias admitidas de 6.23 en tres partidos para los Rangers en el 2007, pero supo que tenía que trabajar mucho más duro para llegar a las Mayores.

"De hecho me hicieron un mejor lanzador", dijo Galarraga.

Cabrera y Galarraga fueron prácticamente los únicos motivos de orgullo para los Tigres en el 2008, cuando comenzaron la Temporada como favoritos para ganar la Serie Mundial y finalizaron como la decepción del año.

En otros partidos del viernes los Azulejos derrotaron por 13-7 a los Indios, los Yanquis por 4-1 a los Reales, los Orioles por 5-4 a los Rays, los Mellizos por 12- 5 a los Medias Blancas y los Marineros por 5-4 a los Atléticos.

También los Cerveceros vencieron por 4-3 a los Cachorros, los Rockies por 10-3 a los Filis, los Marlins por 5-4 a los Mets, los Bravos por 6-5 a los nacionales en 10 innings, Cardenales por 5-3 a los Astros, los Diamondbacks por 9-4 a los Dodgers y los Padres por 7-3 a los Gigantes.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×