Yanquis trastocan gloria en deshonra al estrenar costoso estadio

Babe Ruth, Lou Gehrig y otras leyendas del rancio pasado de los Yanquis de Nueva York habrían quedado abochornados.
Babe Ruth, Lou Gehrig y otras leyendas del rancio pasado de los Yanquis de Nueva York habrían quedado abochornados.
 Babe Ruth, Lou Gehrig y otras leyendas del rancio pasado de los Yanquis de Nueva York habrían quedado abochornados.
Nueva York, NY -
  • "No es como se quisiera abrir un nuevo estadio, pero un sólo juego no va a marcar la historia de esta temporada"

Babe Ruth, Lou Gehrig y otras leyendas del rancio pasado de los Yanquis de Nueva York habrían quedado abochornados. Después de una trayectoria de 85 años en un terreno de juego que fue la casa de 26 campeones de la Serie Mundial, los Yanquis inauguraron el jueves el más fabuloso y costoso estadio de las mayores con una derrota humillante por 10-2 a manos de los Indios de Cleveland. "Parece que decepcionamos a mucha gente hoy", dijo Johnny Damon. Los 48.271 espectadores que abarrotaron el estadio y los jugadores disfrutaron antes del partido de una tarde soleada de película. Después, los bateadores de Nueva York se esfumaron y el bullpen no pudo figurar en el estreno formal del nuevo Yankee Stadium, un monumento de 1.500 millones de dólares a la riqueza y la gloria de los Yanquis. El dominicano Jhonny Peralta quebró el empate 1-1 en la séptima entrada con un doblete de dos carreras contra su compatriota José Veras, y Grady Sizemore conectó un grand slam hacia las gradas del jardín derecho contra el también quisqueyano Dámaso Marte. Además, el venezolano Víctor Martínez coronó con un jonrón solitario el racimo de nueve entradas en la fatídica séptima. Fue entonces que los aficionados, algunos de los cuales pagaron hasta 2.625 dólares por boleto, empezaron a mofarse de los Yanquis con la exclamación de "queremos a Swisher". La sorna era evidente, pues el jardinero derecho Nick Swisher de los Yanquis lanzó una entrada sin anotación el lunes cuando fueron apaleados por Tampa Bay. "No es como se quisiera abrir un nuevo estadio, pero un sólo juego no va a marcar la historia de esta temporada y de este estadio", dijo el manager de los Yanquis, Joe Girardi. Cleveland, cuyos únicos títulos de Serie Mundial datan de 1920 y 1948, gozó su triunfo sobre una potencia con una nómina de 201 millones de dólares que empequeñece el gasto de 82 millones de los Indios. "Venir aquí y hacer lo que hicimos es algo que siempre recordaremos", señaló Sizemore. El desenlace fue muy diferente al del 18 de abril de 1923, cuando la franquicia inauguró el primer Yankee Stadium. Babe Ruth conectó un jonrón en la victoria 4-1 sobre los Medias Rojas de Boston. El estadio de inmediato fue bautizado como "La casa que Ruth construyó". En forma simbólica, el bate usado por Ruth fue mostrado previo al inicio del partido, en el que Yogi Berra hizo el primer lanzamiento. Cleveland, después de todo, venía de ganar la noche anterior su primer juego como visitante en seis intentos esta temporada. Pero simplemente se aprovecharon una vez que CC Sabathia, el abridor de los Yanquis, salió tras lanzar cinco innings y dos tercios. Para un equipo que viene de una campaña en la que por primera vez desde 1993 no pasó a los playoffs, los Yanquis dejaron mucho que desear, al dejar a 10 corredores esperando remolque en los cinco innings iniciales. La excepción fue el catcher puertorriqueño Jorge Posada, quien tuvo el honor de disparar el primer jonrón en la historia del parque. Fue un batazo solitario por el jardín central ante Cliff Lee. "Es un jonrón que siempre recordaré, pero ahora mismo estamos un poco decepcionados", dijo Posada. El mal día de los Yanquis reflejó de alguna manera al situación de Manny Ramírez, sobre todo ahora que sus Dodgers de Los Angeles están convirtiendo carreras con un ritmo febril. Y todo sin jonrones del toletero dominicano. Ramírez se fue de 4-0 con un boleto intencional, pero sus compañeros consiguieron derrotar 7-2 a los Gigantes de San Francisco. Rafael Furcal abrió el partido con un cuadrangular, Casey Blake y el bateador emergente Doug Mientkiewicz impulsaron cada uno dos carreras, mientras que Matt Kemp pegó un triple productor. "Siempre he considerado riesgoso depender de una persona, porque ¿qué pasa si no está esa persona? ¿Eso quiere decir automáticamente que no podemos ganar? Ese no es el caso. Hay que buscar soluciones", dijo el manager Joe Torre, cuya alineación ha producido 46 carreras en los últimos seis partidos. Ramírez, que comenzó esta temporada necesitando 10 vuelacercas para desbancar a Mickey Mantle del 15to lugar entre los mayores jonroneros de la liga, no ha pegado de cuadrangular en sus primeros 31 turnos en 10 encuentros. La ausencia de jonrones es la más prolongada de toletero con una veteranía de 17 años. En el 2007 su mal momento duró 13 partidos y en el 2005 se alargó por 10 encuentros. "Manny está todavía conociendo a muchos jugadores. Ha estado poco tiempo en la Liga Nacional y no conoce a muchos", dijo Torre. En el resto de la jornada en la Liga Nacional, los Marlins ganaron 6-2 a los Bravos, los Astros 6-3 a los Piratas, los Cardenales 7-4 a los Cachorros, los Nacionales 8-2 a los Filis y los Padres 6-5 a los Mets. En la Liga Americana, los Medias Blancas derrotaron 3-2 a los Rays, los Azulejos 9-2 a los Mellizos y los Angelinos 5-1 a los Marineros.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×