Rockies saborean racha ganadora con nuevo piloto

Cuando Jim Tracy reemplazó a Clint Hurdle como el piloto de los Rockies de Colorado, el gerente general del equipo Dan O&#039Dowd señaló que no esperaba milagros.
Cuando Jim Tracy reemplazó a Clint Hurdle como el piloto de los Rockies de Colorado, el gerente general del equipo Dan O&#039Dowd señaló que no esperaba milagros.
 Cuando Jim Tracy reemplazó a Clint Hurdle como el piloto de los Rockies de Colorado, el gerente general del equipo Dan O&#039Dowd señaló que no esperaba milagros.
Denver, EU -
  • Los Rockies ganaron 18 de sus primeros 23 partidos bajo las órdenes de su nuevo entrenador

Cuando Jim Tracy reemplazó a Clint Hurdle como el piloto de los Rockies de Colorado, el gerente general del equipo Dan O'Dowd señaló que no esperaba milagros. Los Rockies tenían 10 juegos por debajo de los .500 de porcentaje y se perfilaban como un equipo irrelevante incluso antes de que comenzara junio. Sin embargo, todo estaba listo para la sorpresa. Los Rockies ganaron 18 de sus primeros 23 partidos bajo las órdenes de su nuevo entrenador, incluyendo una racha formidable de 16-1 que mantienen hasta el comienzo de una gira por la Costa Oeste de Estados Unidos, que arrancará el lunes por la noche en Anaheim A Tracy le gusta desviar el crédito de la marcha del equipo, pero para nadie es un secreto que para ganar 18 partidos le llevó la mitad del tiempo que a Hurdle, quien fue despedido cuando los Rockies languidecían en el sótano de su División Oeste de la Liga Nacional y con foja de 18-28. "Sólo les pedí que jugaran al béisbol correctamente. También les he pedido que jueguen sin egoísmo, además de que les he pedido que sean un poquito más agresivos en lo ofensivo, y ellos han hecho un gran trabajo", dijo Tracy. Colorado ganó ocho partidos en fila como visitantes antes tener foja de 8-1 como locales, cuyo momento más memorable fue cuando Todd Helton bateó el sábado el cuadrangular del triunfo en la novena entrada ante los Piratas de Pittsburgh, y evocó un cuadrangular similar ante los Dodgers de Los Angeles que les ayudó a ganar el campeonato de la Liga Nacional y los llevó hasta la Serie Mundial del 2007. Después de que Tampa Bay les quebró su racha de victorias en fila en 11 la semana pasada, el campocorto Troy Tulowitzki se encogió de hombros y dijo: "Podemos comenzar otra racha de victorias mañana". Es una frase familiar, pero es casi tan verosímil como la idea de que hace un mes los Rockies eran realmente un gran equipo que simplemente estaba jugando mal al béisbol. Y tal como Tulowitzki lo vaticinó, los Rockies sumaron cinco victorias al hilo. "Es maravilloso llegar al campo, salir y tener la expectativa de ganar todos los días", indicó el segunda base Clint Barmes. Los Rockies consideran que este cambio notable en su desempeño se debe a la atmósfera diferente que se vive en el equipo tras el cambio de piloto el 29 de mayo. Los peloteros ya no se sienten tan presionados ni en el campo ni en la caseta. Se presentan al estadio con la esperanza de ganar en vez de preguntarse si estarán en la alineación titular. Es un cambio muy favorable en comparación a los días que vivieron bajo las órdenes de Hurdle, quien constantemente cambiaba la alineación en lo que parecía una frenética búsqueda del equipo que recuperara la magia de ese mes memorable que tuvieron hace dos años, cuando ganaron el primer gallardete de la Liga Nacional en su historia. Tracy envió a la banca al estancado tercera base Garrett Atkins y lo reemplazó con Ian Stewart, quien ha bateado de manera consistente. Tracy convirtió a Barmes su segunda base titular y le dio más turnos al bate al jardinero venezolano Carlos González, quien llegó de Oakland en el canje por Matt Holliday, además de que también le dio más confianza al taponero Huston Street.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×