Yanquis ganaron título divisional

Empapado con champán, Mark Teixeira se paró sobre el logotipo gigante de "NY" en la sede del club de los Yanquis y gritó como loco.
Empapado con champán, Mark Teixeira se paró sobre el logotipo gigante de "NY" en la sede del club de los Yanquis y gritó como loco.
 Empapado con champán, Mark Teixeira se paró sobre el logotipo gigante de "NY" en la sede del club de los Yanquis y gritó como loco.
  • Yanquis logró su triunfo 100 de la campaña

Empapado con champán, Mark Teixeira se paró sobre el logotipo gigante de "NY" en la sede del club de los Yanquis y gritó como loco. "¡Sabe bien!", gritaba. Considerados favoritos para ganar la Serie Mundial desde el inicio de la temporada, los Yanquis de Nueva York celebraron el domingo como si fuera la primera ocasión que llegan a la postemporada después de derrotar a los Medias Rojas de Boston por 4-2 y asegurar el título de la División Este de la Liga Americana y la ventaja de jugar en casa durante el playoff. Ausentes de la postemporada el año pasado, los Yanquis obtuvieron el gallardete divisional con su triunfo 100 en la campaña regular, con lo cual son líderes de Grandes Ligas en este rubro. "Todo está cuadrando en este momento", comentó el lanzador ganador Andy Pettitte. "Cuando uno se lo pierde, hace que uno tenga un poco más de hambre para regresar", señaló. Quizá por eso Derek Jeter, el cerrador panameño Mariano Rivera y un salón lleno de multimillonarios enloqueció, cantando brincando y rociándose unos a otros con champán. Teixeira y otros usaron gafas para protegerse los ojos durante la celebración. "Trabajo duro, determinación y un montón de actitudes enormes; cuando se pone junto todo eso se logran muchas cosas", dijo Rivera. "Pienso que la forma como terminó el año pasado dejó un mal sabor en la boca de todos", dijo el manager Joe Girardi. "Hay mucha emoción. Este ha sido un grupo divertido, y ellos lo gozan", agregó. Hideki Matsui pegó en la sexta entrada el sencillo de la ventaja que reanimó a los empapados aficionados y les avisó que se acercaba una fiesta. La primera verdadera celebración en el nuevo Yankee Stadium comenzó con una escena ya muy conocida: Rivera en la lomita cerrando bien con otra victoria importante. El receptor boricua José Molina saltó de alegría atrás del plato incluso antes de que Rivera atrapara un elevadito de Jacoby Ellsbury para el último out. Los Yanquis se arremolinaron con Rivera en el montículo mientras los jugadores del bullpen corrían hacia el terreno de juego. Nick Swisher no perdió tiempo para colocarse el sombrero con el lema de Campeones del Este en la Liga Americana. Los espectadores respondieron con una ovación de pie mientras los Yanquis salían del terreno, con el capitán Derek Jeter al frente y varios compañeros con camisetas que también celebraban el título. Los Yanquis ganaron su primer banderín divisional desde el 2006 y, después de perderse la postemporada del año pasado, festejaron con chorros de champaña en el vestuario. Varios jugadores se pusieron lentes de nadar para disfrutar a gusto. "Para lo que vine es para ganar un campeonato", señaló el lanzador CC Sabathia. "Definitivamente se siente bien; el primero en uniforme rayado, primero en el estadio nuevo, primera celebración", agregó. Con hojas de plástico fue cubierta la sede del equipo, dotada con elementos de alta tecnología, incluyendo pantallas de computadoras y televisores de pantalla plana. Antes del partido se le preguntó al manager Joe Girardi cómo celebraría el equipo y dijo: "Creo que nuestros muchachos serán respetuosos de su casa". Solitario en el primer lugar desde el 21 de julio, el club con la mejor foja en las mayores puede ahora descansar a sus jugadores en toda la última semana de la campaña regular y armar la rotación para los playoffs. Cauto, el receptor puertorriqueño Jorge Posada señaló: "No nos adelantemos. En este momento estamos muy felices con lo que hemos hecho; quizá podamos hacer un poco más después". Aún está por definirse quién será el rival de Nueva York en la ronda inicial al mejor de cinco, y cuándo. El candidato más probable es el ganador de la División Central en la Liga Americana, que puede ser Detroit o Minnesota. Una vez que queden determinados todos los equipos de los playoffs, los Yanquis tendrán una hora para decidir cuál programación prefieren. Pueden elegir entre comenzar el 7 o el 8 de octubre. La primera fecha incluye un día libre entre los dos encuentros iniciales. Los Medias Rojas, a pesar de la derrota, tienen un control firme en la contienda por el comodín. Su número mágico sigue siendo tres para vencer a Texas en la lucha por el último puesto para la postemporada. Pettitte (14-7) superó en el duelo de lanzadores a Paul Byrd (1-3) y Rivera terminó con su 44 salvamento en 46 intentos. Boston puso dos corredores en base en la novena entrada. El emergente venezolano Víctor Martínez no pudo llegar a 26 partidos seguidos pegando de hit cuando su rodado fue declarado error del segunda base dominicano Robinson Canó. En otros resultados de la jornada, en la Liga Americana: Cleveland 9, Baltimore 0; Toronto 5, Seattle 4; Chicago (Medias Blancas) 8, Detroit 4; Kansas City 4, Minnesota 1; Tampa Bay 7, Texas 6; y L.A. (Angelinos) 7, Oakland 4. En la Lia Nacional: N.Y. (Mets) 4, Florida 0; Atlanta 6, Washington 3, en entradas; Pittsburgh 6, L.A. (Dodgers) 5; Houston 3, Cincinnati 2; Filadelfia 6, Milwaukee 5; Colorado 4, San Luis 3; San Francisco 5, Chicago (Cachorros) 1; y Arizona 7, San Diego 4.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×