José 'Zacatillo' Guerrero; incansable pelotero que no olvidará el tiempo

Este es nuestro adiós a un grande, a un legado del béisbol mexicano, a Don José “Zacatillo” Guerrero; incansable talento lagunero que nunca olvidará el tiempo.
Este es nuestro adiós a un grande, a un legado del béisbol mexicano, a Don José “Zacatillo” Guerrero; incansable talento lagunero que nunca olvidará el tiempo.
 Este es nuestro adiós a un grande, a un legado del béisbol mexicano, a Don José “Zacatillo” Guerrero; incansable talento lagunero que nunca olvidará el tiempo.
México, D.F -
  • Una semblanza de Don José 'Zacatillo' Guerrero,  la historia y trayectoria de un héroe y leyenda del béisbol mexicano

El pasado 7 de diciembre, uno de los mejores peloteros que ha dado nuestro país, falleció. El eterno guerrero que se cargó de méritos, títulos, hazañas e inevitables dotes de leyenda, se despedía dejando su nombre en lo alto de la historia del béisbol mexicano. Este es nuestro adiós a un grande, a un legado, una vida dedicada al deporte, a Don José “Zacatillo” Guerrero; incansable talento lagunero que nunca olvidará el tiempo. Su historia José 'Zacatillo' Guerrero nació el 12 de julio de 1926 en Torreón, Coahuila. De familia beisbolera, se dice que Guerrero creció siempre con una pelota y un guante cerca, la adrenalina por el 'Rey de los Deportes' ya la llevaba muy adentro. El primer uniforme que vistió fue el los Altos Hornos de México de Monclova, en 1948, aunque su debut como profesional en la Liga Mexicana de béisbol llegó un año después, cuando alineó con el Unión Laguna,  equipo con el cual se coronó por primera vez Campeón en 1950. Posteriormente, jugó con equipos de la Liga Central y de la Liga Arizona-Texas, pero su época dorada iniciaría en las temporadas 1957, 58' y 59', años en los que “Zacatillo” jugó para los Sultanes de Monterrey, donde se proyectaría en la escena pelotera nacional. Con grandes actuaciones, arrebató los reflectores y el interés que lo llevaron al equipo y a la posición donde se consolidaría como figura mexicana: antesalista con los Pericos de Puebla. Ahí dejó un grato testimonio de cinco temporadas, en las que se ganó el respeto y cariño de la afición poblana. En 1965 jugaría una temporada con el Club Águila de Veracruz, para luego regresar a su tierra y defender los colores de Torreón en la Liga del Norte. Dos años después, concluiría una valiosa carrera como profesional de la pelota, para iniciar la aventura que lo catapultaría como uno de los más grandes del béisbol mexicano: convertirse en un manager entrañable, exitoso y miembro del Salón de la Fama Mexicano. Como manager, dirigió a los Diablos Rojos del México en las temporadas 70' y 71', al Unión Laguna de del 72' al 75' , y por las siguientes nueve temporadas a los Indios de Cd. Juárez. Para estos años, el gran 'Zacatillo' Guerrero ya era un hombre de experiencia y consolidado en nuestro béisbol, un nombre que significaba talento, ingenio, liderazgo y grandeza. En 1985 estuvo al frente de los Sultanes de Monterrey, para luego dirigir por seis temporadas a los Tecolotes de los Dos Laredos. Su legado Sus números no mienten y su legado es inobjetable. Tras más de dos décadas como jugador, 'Zacatillo' Guerrero mantuvo un envidiable porcentaje de bateo de .300. Y por si eso fuera poco, fue el manager con más triunfos en la historia de la Liga Mexicana de Verano, por encima de entrenadores tan notables como Benjamín "Cananea" Reyes, Lázaro Salazar, Francisco "Paquín" Estrada y Guillermo Garibay Fernández. De manera increíble, se quedó a tan sólo 12 victorias de romper el récord de 2000 triunfos como manager, marca que pertenece al norteamericano Sparky Anderson, de los Rojos de Cincinnati y Tigres de Detroit de las Grandes Ligas de Estados Unidos. Una verdadera hazaña para el 'Zacatillo. De igual forma, en 1989 José Guerrero inmortalizaba su nombre al ingresar como miebro del Salón de la Fama del béisbol mexicano. Un verdadero héroe, en toda la extensión de la palabra. Sin duda representa la historia dorada del béisbol lagunero, siendo base y fundamento del desarrollo y crecimiento de este deporte no sólo en su natal Comarca, sino en muchas latitudes de nuestro país donde su nombre siempre dejó un buen recuerdo. En el 2007 la afición lagunera le dio el máximo reconocimiento cuando el número 49, mismo que utilizó José "Zacatillo" Guerrero a lo largo de su carrera, fue retirado por Vaqueros Laguna y luce, desde entonces, estampado en la barda principal del Estadio de la Revolución, en Torreón, Coahuila.

Su reconocimiento alcanzó el panorama internacional, como muestra, el minuto de silencio que guardó el Congreso Mundial de Ligas Menores en Indianápolis al enterarse de su fallecimiento. Así, se va un verdadero grande de nuestro béisbol. Un valiente que brilló por sus logros pero sobretodo por su calidad humana. Un ídolo de varias generaciones cuyo nombre trascenderá por siempre en su interminable pasión pelotera. Descanse en paz Don José 'Zacatillo' Guerrero, descanse en paz.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×