Es Manny Ramírez el gran atractivo de Dodgers de Los Angeles

Es Manny Ramírez, el guardabosques derecho de la escuadra californiana, quien cada vez que se para en la caja de bateo de los Dodgers de Los Angeles, despierta un sinnúmero de emociones en los...
Es Manny Ramírez, el guardabosques derecho de la escuadra californiana, quien cada vez que se para en la caja de bateo de los Dodgers de Los Angeles, despierta un sinnúmero de emociones en los aficionados de la novena angelina.
 Es Manny Ramírez, el guardabosques derecho de la escuadra californiana, quien cada vez que se para en la caja de bateo de los Dodgers de Los Angeles, despierta un sinnúmero de emociones en los aficionados de la novena angelina.
Los Ángeles, Estados Unidos (Notimex) -
  • Cada vez que se para en la caja de bateo de los Dodgers, despierta un sinnúmero de emociones

Sus largas guedejas, representan en gran manera la tolerancia para lograr esa largura de cabello; una analogía de la paciencia que se debe poseer para lograr la sobriedad y cargar a un equipo. Es Manny Ramírez, el guardabosques derecho de la escuadra californiana, quien cada vez que se para en la caja de bateo de los Dodgers de Los Angeles, despierta un sinnúmero de emociones en los aficionados de la novena angelina. Manny Ramírez, por primera vez cumple una pretemporada completa con los Dodgers y en especial en Glendale, Arizona, suburbio del área metropolitana de Phoenix, donde los californianos establecieron su campamento desde hace tres años. Si bien la temporada 2009, fue la bujía que empujó a los californianos a la conquista de la División Oeste de la Liga Nacional, en una temporada corta obligada para él, los aficionados angelinos esperan que 2010, les tenga más beneficios. Nadie descarta una confrontación en la Serie Mundial y por el contrario todos la desean, contra sus acérrimos rivales de los Yanquis de Nueva York, desde que ambas escuadras compartían territorio entre Brooklyn y Manhatan, suburbios neoyorquinos. El viernes, los aficionados que asistieron al complejo deportivo de Camelback Ranch, guarida de los Dodgers en esta ciudad, pudieron disfrutar el poderío de Ramírez, quien descargó un tablazo que se llevó las bardas del jardín izquierdo-central. La temporada 2009, fue para Manny Ramírez muy pobre, si se consideran sus 11 nominaciones al Juego de Estrellas y su designación como Jugador Más Valioso de la Serie Mundial de 2007, cuando jugaba para los Medias Rojas de Boston. En 2009, el pelotero dominicano vistió la franela de los Dodgers en apenas 104 partidos y disparó sólo 19 cuadrangulares, la segunda cifra más baja de su carrera que fue de 17 en 1994, sin contar su debut en 1993, cuando sólo se voló la barda en dos ocasiones. Al margen de las altas y las bajas de su carrera, la afición angelina espera que Ramírez ayude a la escuadra a mejorar lo hecho el año pasado, cuando bajo su liderazgo, los Dodgers terminaron con marca de 95-67, el mejor de la Nacional. Más que el liderato de la Liga Nacional, los fanáticos de los Dodgers desean que su escuadra acuda al clásico de otoño y si es en contra de los Mulos de Manhatan, nada les daría una mayor satisfacción.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×