Partido sin hit fue como un sueño maravilloso: Ubaldo Jiménez

Nadie le avisó al dominicano Ubaldo Jiménez que iba a tener problemas para dormir la noche que lanzara un partido sin hits en Grandes Ligas. En los Rockies de Colorado no había nadie que le...
Nadie le avisó al dominicano Ubaldo Jiménez que iba a tener problemas para dormir la noche que lanzara un partido sin hits en Grandes Ligas. En los Rockies de Colorado no había nadie que le advirtiera lo que pasaría tras no permitir imparables.
 Nadie le avisó al dominicano Ubaldo Jiménez que iba a tener problemas para dormir la noche que lanzara un partido sin hits en Grandes Ligas. En los Rockies de Colorado no había nadie que le advirtiera lo que pasaría tras no permitir imparables.
Atlanta, Estados Unidos -
  • El as dominicano Ubaldo Jiménez terminó el juego ante los Bravos sin permitir imparables
  •  Ningún otro lanzador en la historia de los Rockies de Colorado, había logrado algo así

Nadie le avisó al dominicano Ubaldo Jiménez que iba a tener problemas para dormir la noche que lanzara un partido sin hits en Grandes Ligas. Es que en los Rockies de Colorado no había nadie que le pudiera advertir, nadie que pudiera preparar al joven serpentinero para lo que pasaría tras no permitir imparables en una victoria dominante por 4-0 ante los Bravos en Atlanta.

"Fue como que estaba teniendo un sueño maravilloso"

Ningún otro lanzador en los 18 años de historia de los Rockies había logrado algo así. Jiménez contó el domingo que durmió apenas unas dos horas y, adormilado, se preguntaba si su hazaña había sido real. "Fue como que estaba teniendo un sueño maravilloso", dijo el dominicano en inglés. "Fuera de verdad o fuera un sueño, era maravilloso". Al final, cerca de las 6:30 de la mañana del domingo, Jiménez salió a trotar por las calles de Atlanta. Corrió unos 9,6 kilómetros (seis millas), dos o tres kilómetros (una o dos millas) más de los que suele recorrer al día siguiente de sus aperturas. Eso le aclaró la mente, pero cuando llegó al estadio Turner Field unas horas después, aún no había vuelto a dormir. Aún se relamía, disfrutando su logro. El lanzador dijo que vio el resumen de su partido en la televisión y que lo que más disfrutó fue ver la reacción de sus compañeros. "Fue muy bueno ver a nuestro equipo ahí y que todos los compañeros saltaban y se divertían", dijo. "Nunca sabes cuándo volverá a suceder, tienes que disfrutar el momento". Jiménez, que ya era considerado uno de los lanzadores más potentes de las mayores, logró bolas rápidas de 157 kph (98 mph) en la novena entrada y el promedio de velocidad de sus lanzamientos rápidos fue de 155,78 kph (96,8 mph). El paracorto de los Rockies Troy Tulowitzki dijo que Jiménez es el as que el equipo necesita para poder enfrentar a los mejores abridores de Grandes Ligas. "Es un gran paso para cualquier equipo tener un tipo que es un as, un tipo que frena las rachas de derrotas y extiende las rachas de victorias", dijo Tulowitzki. "Es alguien de quien podemos depender cuando lleguen los playoffs. Para vencer a los Filis o a otros de los principales equipos, quieres un tipo que pueda competir con el as del otro equipo. Eso es lo que tenemos con él".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×