Las expectativas están por el suelo para los Mets

Sus dueños están metidos hasta el cuello en una demanda multimillonaria que procura recuperar parte del dinero de las víctimas en la pirámide de Bernard Madoff. La situación es tan grave que...
Sus dueños están metidos hasta el cuello en una demanda multimillonaria que procura recuperar parte del dinero de las víctimas en la pirámide de Bernard Madoff. La situación es tan grave que quieren vender entre 20 y 25% de su control en el club.
 Sus dueños están metidos hasta el cuello en una demanda multimillonaria que procura recuperar parte del dinero de las víctimas en la pirámide de Bernard Madoff. La situación es tan grave que quieren vender entre 20 y 25% de su control en el club.
Nueva York, Nueva York -
  • Tienen la sexta mejor nómina de las Grandes Ligas
  • Terry Collins será el nuevo headcoach del equipo 
  • Las lesiones no dejan de aquejar a los neoyorquinos

Sus dueños están metidos hasta el cuello en una demanda multimillonaria que procura recuperar parte del dinero de las víctimas en la pirámide de Bernard Madoff. La situación es tan grave que quieren vender entre 20 y 25% de su control en el club. Y acaba de trascender que recibieron préstamos de auxilio por parte de las Grandes Ligas para cubrir sus gastos. Los Mets de Nueva York generan más titulares por los problemas financieros de la familia Wilpon —sus propietarios, que quizás se van forzados a vender la franquicia por las ramificaciones del caso Madoff— y esto sólo ha servido para acentuar el estado de depresión que aflige desde hace cuatro años. ¿Optimismo? Esa palabra no existe en Queens. Pese a que tienen una nómina que ronda los 145 millones de dólares, la sexta más abultada de las mayores, Nueva York es un equipo cargado de dudas. No se hicieron grandes contrataciones durante un receso frugal, algo que su nuevo gerente general Sandy Alderson atribuyó a las obligaciones dejadas por pactos aún vigentes.

"Quien nos hará falta será Johan Santana y lo vamos a tener después."

La impresión es que este será un año de transición mientras esperan la expiración de contratos que oscilan entre los 45 y 60 millones. Los cambios más importantes fueron en los salones ejecutivos. Tras sufrir una segunda temporada consecutiva con saldo negativo de victorias y derrotas, que se suman a dos años previos de colapsos en septiembre, los Mets despidieron al manager Jerry Manuel y al gerente Omar Minaya. Alderson, dueño de una reputación impecable como arquitecto del equipo de los Atléticos de Oakland que ganó la Serie Mundial de 1989, reemplaza a Minaya y se trajo consigo a Paul DePodesta y J.P. Ricciardi, un par de ex gerentes, para armar una gerencia que aglutina mentes brillantes que se han abocado a reforzar las tareas de búsqueda de nuevo talento. El nuevo piloto es Terry Collins, quien recibe su tercera oportunidad para dirigir en las mayores tras ganar 444 juegos al mando de los Astros y Angelinos en la década de los 90. Su lista de deberes por resolver es voluminosa, aunque uno menos se despejó cuando Carlos Beltrán pidió pasar al jardín derecho para proteger sus maltrechas rodillas y despejó el camino para que otro puertorriqueño, Angel Pagán, tome Pero hay otras más. —El as venezolano Johan Santana se operó el hombro izquierdo y se estima que recién entre junio y julio estará en condiciones de volver, los cual deja a Mike Pelfrey, R.A. Dickey, Jon Niese, Chris Young y Chris Capuano como los brazos de la rotación. Obviamente es un grupo que no está en la misma dimensión que los cuatro muchachos de sus archirrivales Filis: Roy Halladay, Cliff Lee, Cole Hamels y Roy Oswalt. —Otro venezolano, el cerrador Francisco Rodríguez, trata de rehabilitar su imagen tras el incidente que provocó su detención y suspensión en agosto, cuando le pegó al padre de su novia en el estadio. Los Mets estarán atentos a la cantidad de juegos que cierre, ya que activará una opción de 17,5 millones para 2012 en forma automática si cierra 55 juegos. —José Reyes luce sano para jugar en el campocorto, pero su situación es similar a la de Beltrán: el dominicano puede declararse agente libre al final de la temporada. Si los Mets están lejos en la tabla de posiciones, no sorprendería que tanto Beltrán como Reyes sean transferidos. —Jason Bay incidió muy poco en su primera campaña en el jardín izquierdo, quedando fuera de acción en julio tras sufrir una conmoción al chocar contra un muro. —El pitcher mexicano Oliver Pérez (12 millones) y el intermedista Luis Castillo (6 millones) completarán el último año de contratos que han sido vilipendiados debido a los pobres dividendos que han ofrecido ambos. Pero propios y extraños no dan por perdidos a los Mets. Después de todo mantienen un núcleo que, si se mantiene sano, es sólido, con Reyes, Beltrán, Bay y el tercera base David Wright. También tienen a dos prometedores figuras en el inicialista Ike Davis y el catcher Josh Thole. "Seguimos teniendo una buena alineación", declaró José Reyes. "Quien nos hará falta será Johan Santana y lo vamos a tener después. Si nos cuidamos de las lesiones, creo que podemos ser contendores". "Los Mets tienen talento", destacó Chipper Jones, el tercera base de los Bravos de Atlanta, sus rivales en el Este de la Liga Nacional. "Si logran aguantar mientras dure la ausencia de Johan, pues quién sabe".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×