Tim Bradley, ascenso meteórico a la élite del boxeo

Timothy Bradley tardó ocho años en llegar a los grandes escenarios del boxeo, pero una vez que tuvo la oportunidad de pelear frente a los púgiles más destacados del mundo, su ascenso a la cima fue...
Timothy Bradley tardó ocho años en llegar a los grandes escenarios del boxeo, pero una vez que tuvo la oportunidad de pelear frente a los púgiles más destacados del mundo, su ascenso a la cima fue súbito
 Timothy Bradley tardó ocho años en llegar a los grandes escenarios del boxeo, pero una vez que tuvo la oportunidad de pelear frente a los púgiles más destacados del mundo, su ascenso a la cima fue súbito  (Foto: Getty, )
Ciudad de México -
  • Derrotó de manera poléimica a Manny Pacquiao y a Juan Manuel Márquez

Timothy Bradley tardó ocho años en llegar a los grandes escenarios del boxeo, pero una vez que tuvo la oportunidad de pelear frente a los púgiles más destacados del mundo, su ascenso a la cima fue súbito, aunque no exento de polémica. En poco menos de un año, pasó de pelear contra un acabado Joel Casamayor a enfrentar al mejor libra por libra del momento: Manny Pacquiao. Hasta septiembre de 2012, ya había sido campeón mundial en peso Superligero, mas nunca se había medido frente a talento con nivel del Salón de la Fama. Bradley,  contra todos los pronósticos y pese a la controversia, se impuso a “Pacman” en una decisión dividida que fue cuestionada por los aficionados y todo el mundo del boxeo. Más allá de las críticas, el triunfo le sirvió para embolsarse cinco millones de dólares y ganarse la atención de los promotores para acceder a la élite del pugilismo, aunque fuera por “la puerta de atrás”, como lo describió el californiano en las semanas previas a la revancha frente al filipino. Sólo cuatro años antes de vencer a Pacquiao, Bradley batallaba para pagar sus cuentas hasta que le llegó la oportunidad de enfrentar al británico Junior Witter por el cetro Superligero del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). "Estaba en quiebra antes de la pelea frente a Witter. Tenía que ganar, porque había puesto todo lo que tenía en esto y estaba casi sin dinero”, dijo previo a su primer combate ante el asiático. Con su victoria sobre “The Hitter”, Bradley ganó su primer título mundial en forma y se enfiló a enfrentar a rivales como Lamont Peterson, Luis Abregu y Devon Alexander. Pero la recompensa mayor le llegó después de vencer a Casamayor: firmó con Top Rank y fue elegido para respaldar la tercera pelea entre Pacquiao y Juan Manuel Márquez. Pacquiao venció a Márquez y retuvo  su corona Welter de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), mientras que Bradley aprovechó su momento para retar al filipino. A la postre, el estadounidense desbancaría a Pacquiao y se encaminaría a un duelo frente a la otra leyenda de la que fue telonero dos años atrás: “Dinamita” Márquez, no sin antes hacer una escala. Su primer defensa se dio contra el ruso Ruslan Provodnikov en 2013. El oriundo de Cathedral City sobrevivió al castigo de su rival, quien estuvo cerca de noquearlo, para retener el título con algunas complicaciones de por medio, incluida una conmoción. Márquez tampoco pudo arrebatarle el título a Bradley. La potencia y la veteranía del mexicano sucumbieron frente a la juventud y velocidad de “Desert Storm” en octubre de 2013. Gracias a la victoria, el californiano recobró un poco de crédito, si bien “Dinamita” llegó lejos de su mejor momento. Bradley subió a la cima en un par de años, pero aún le falta consolidarse. Este sábado afrontará la revancha frente a Pacquiao con la oportunidad lavar la imagen mostrada en el pleito de 2012 y evitar un descenso tan repentino como lo fue su ascenso.

No te pierdas