Evitó 'Tormenta', Pacquiao arrebató cetro Welter a Bradley

El filipino Manny Pacquiao demostró que a sus 35 años todavía tiene la pólvora suficiente para aplacar cualquier "Tormenta", tras una soberbia demostración, el filipino arrebató el cetro Welter...
El filipino Manny Pacquiao demostró que a sus 35 años todavía tiene la pólvora suficiente para aplacar cualquier "Tormenta", tras una soberbia demostración, el filipino arrebató el cetro Welter versión OMB a Tim Bradley por decisión unánime...
 El filipino Manny Pacquiao demostró que a sus 35 años todavía tiene la pólvora suficiente para aplacar cualquier "Tormenta", tras una soberbia demostración, el filipino arrebató el cetro Welter versión OMB a Tim Bradley por decisión unánime...  (Foto: Getty)
Ciudad de México -
  • Pacquiao enfrentará a J.M. Márquez o Mike Alvarado en su próximo combate

El filipino Manny Pacquiao demostró que a sus 35 años todavía tiene la pólvora suficiente para aplacar cualquier “Tormenta”, tras una soberbia demostración, el filipino arrebató el cetro Welter versión OMB a Tim Bradley por decisión unánime en el MGM Grand de Las Vegas, Nevada. Con el triunfo, el “Pacman” regresó a las Grandes Ligas del boxeo y ahora esperará al ganador de la pelea entre Juan Manuel Márquez y Mike Alvarado para saber quién es su próximo rival.

Además, Pacquiao arrebató la marca perfecta que ostentaba Bradley en su carrera; es el séptimo invicto que vence Pacquiao en su trayectoria en el ring.

Manny supo contener los embates tempranos de Bradley, quien lució animado en un principio; “Desert Storm” conectó par de jabs en el rostro del filipinio quien estuvo desconcertado. Sin embargo, poco le duró el gusto a Bradley, el entrenador Freddie Roach detectó las fallas del norteamericano y señaló a Pacquiao que las zonas blandas eran el punto débil. El “Pacman” le conectó tremendo zurdazo y casi mandó a la lona temprano a “Desert Storm”. En el tercero, Bradley conectó par de poderosos derechazos; Desert Storm soltó un volado y Pacquiao fue sacudido y casi besó la lona. Para el quinto Pacquiao corrigió y conectó tremendo jab que hizo tambalear al norteamericano, Bradley se abrazó de Manny porque sentió que pisaba la lona nuevamente. Bradley lucía ya fatigado para el octavo, el norteamericano ya sólo recibía castigo del “pacman” quien no cedía en aplicar velocidad y contundencia en cada jab y gancho aplicado. En los últimos rounds Pacquiao no dejaba de brincar, Bradley corrió por todo el cuadrilátero y aún así sólo encontraba los puños de su rival en e l rostro. Al final, Bradley levantó los puños y Manny se fue a su esquina a rezar; los jueces marcaron 116-112, 116-112 y 118-110 a favor del filipino.

No te pierdas