Pacquiao fue objetivo de secuestro extremista

El presidente de Filipinas dio a conocer que Abu Sayyaf tenía planeado secuestrar a Manny Pacquiao para recabar fondos para el Estado Islámico
 El boxeador filipino Manny Pacquiao sufrió un susto luego de ser "agredido" a la salida de un restaurante en Los Ángeles la madrugada de ayer, según reportó el diario Philippines Star.  (Foto: Getty)
Manila, Filipinas (Notimex) -
  • Fue el presidente de Filipnias, Benigno Aquino III quien dio a conocer que el boxeador está en la mira

Manny Pacquiao expresó hoy su conmoción ante las revelaciones de los militantes del grupo terrorista Abu Sayyaf que tenía planes de secuestrarlo a él o a uno de sus hijos con el fin de recabar fondos terrorista para el Estado Islámico.

"Estoy en shock. Saber que Abu Sayyaf me quería secuestrar me sorprende porque todos los filipinos son mis amigos", indicó la leyenda del boxeo filipino sobre las revelaciones hechas la víspera por el presidente de Filipinas, Benigno Aquino III.

El mandatario destacó que en un intento por ganar votos ante los yihadistas del EI, Abu Sayyaf había planeado secuestrar al icono del boxeo filipino, a su hijo, a miembros de su familia, como su hermana, la actriz Kriss Aquino, e incluso atentar contra su propia vida.

"Me alarmé cuando conocí este anunció”, dijo el boxeador y miembro del Congreso de Filipinas.

Pac-Man, como es conocido en Filipinas el campeón mundial de boxeo de ocho divisiones, expresó su preocupación y confusión por las revelaciones del mandatario.

"Si (el complot) procede de un informe de inteligencia, lo que debería haber sido era mantenerse en secreto y no necesitaba ser anunciado", aseguró Pacquiao.

A su vez, reveló que tras conocer la declaración del presidente filipino decidió aumentar la seguridad a su mujer y sus cinco hijos, quienes residen en General Santos City, a mil kilómetros al sur de Manila.

"Pedimos seguridad, protección para mis hijos, mi familia para asegurarse de estarán seguros, sobre todo porque ahora no estoy allí", dijo Pacquiao, sin dar detalles sobre las medidas adoptadas.

Pese a la amenaza de que pueda ser blanco del grupo extremista Abu Sayyaf, el boxeador de 37 años de edad afirmó que no estaba asustado por su seguridad y que continuará su campaña para lograr un asiento en el Senado en las elecciones de mayo reuniéndose con grandes multitudes.

"Yo vivo mi vida todos los días como si fuera el último, así que no tengo miedo. Dios está conmigo", subrayó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×