Alumnos sin maestro

Amigos aficionados al deporte, regreso a este espacio tras unas inmerecidas vacaciones veraniegas que, indudablemente, purifican alma y espíritu.

Amigos aficionados al deporte, regreso a este espacio tras unas inmerecidas vacaciones veraniegas que, indudablemente, purifican alma y espíritu.

A tan pocos días de Beijing 2008, los dirigentes del deporte mexicano ya cumplieron a medias con una exigencia: dar pronósticos de resultados. Pero en esos vaticinios, omitieron cualquier referencia de medallas. Como lo habían anunciado con anterioridad, sólo especularon sobre las finales que pueden disputar los atletas nacionales. Pero el análisis de este tema será para mejor ocasión.

Lo que nos ocupa es la ausencia de dos entrenadores en la justa olímpica para tres atletas mexicanos. Está bien que la mayoría de los atletas en ciernes son autodidactas, ya que sus entrenadores no están calificados para la enseñanza del deporte o de plano no hay instructores de diversas disciplinas. Pero es risible que en la más grande competición de alto rendimiento deportivo no puedan resolver nuestras enclenques federaciones, la ausencia de dos entrenadores.

El diario Cancha consigna en su edición del domingo 27 de julio la ausencia en los Juegos Olímpicos de Rafael Martínez, tutor de los corredores Juan Luis Barrios y David Galván. El mismo Barrios argumenta mala gestión del nuevo, pero no renovado titular de la Federación Mexicana de Atletismo, Eduardo Jiménez. Con esos pasos, deberá correr la misma suerte que su malogrado antecesor, Mariano Lara Tijerina.

Pero el otro caso no es del dominio público, ya que casi nadie se atreve a cubrir el bádminton. Pues la jugadora Deyanira Angulo, apenas calificada a Juegos Olímpicos según el ranking de la IBF (Federación Internacional de Bádminton) contra viento, marea y el mandato de la Federación, no superó el último escollo: el boleto de su entrenador.

Angulo Chiñas ha entrenado por más de siete años con el mexiquense Luis Suárez, un entrenador joven que encabezó a la Selección del Estado de México en algunas Olimpiadas Nacionales; siempre preocupado por aprender metodologías de entrenamiento. Entendió que no bastaba ser un buen jugador si no tenía las herramientas necesarias para enseñar.

Suárez se enfrentó junto a Deyanira Angulo a los vientos huracanados que representó el Presidente de la Federación Mexicana de Bádminton, el oriundo de Venezuela, José Ramón Noria. Cansado de las objeciones federativas y con una oferta de entrenar a las selecciones juveniles de Nueva Zelanda, el entrenador Luis Suárez se fue a vivir y a trabajar a Oceanía. Como nadie en México conoce tan a fondo a Deyanira Angulo, la atleta siguió a su entrenador a las lejanas tierras con el compromiso de lo que representan unos Juegos Olímpicos.

Pero la Federación Mexicana de Bádminton, dolida en su orgullo por la calificación de una deportista que se contrapuso a sus disposiciones, decidió asignar como entrenador de Angulo Chiñas al chino Zhao.

Zhao es un entrenador chino de dudosa capacidad para entrenar en unos Juegos Olímpicos a una atleta mexicana. Porque no habla ni pío de español, nunca la ha entrenado, no conoce su estilo de juego ni la táctica que utiliza en los enfrentamientos. Perfectamente inútil para ser un guía en la competición olímpica.

¿Qué hace Zhao, un entrenador chino, en nuestro país? Es parte del convenio que realizó la CONADE con el deporte de aquel país para traer entrenadores chinos a México. La que ha dado mejores resultados en este convenio es Ma Jin, entrenadora de Paola Espinoza, Rommel Pacheco y Tatiana Ortiz.

Pero hay otros como Zhao que no han aportado nada al deporte mexicano, en su caso específico, al bádminton. Y como premio lo llevan a unos Juegos Olímpicos sin haber aportado un minuto de su estancia en México a la preparación olímpica de la deportista Deyanira Angulo.

Un entrenador personal, como en los  deportes individuales, va más allá de ser un estratega. Es un acompañante amigo, una voz que te conoce y te reconoce, es el bastón que soporta la presión o el pañuelo sobre el que derramas lágrimas.

¿Alguna vez dimensionarán la importancia de un entrenador?

LO QUE NO PODÍA DEJAR PASAR:

Falleció un decano del periodismo, el Director del ESTO, Carlos Trápaga. Lo relata en una columna en este portal el compañero Antonio Moreno http://www.mediotiempo.com/editorial.php?id_columna=3846&id_autor=75, de la cual rescato algunos conceptos interesantes respecto al trabajo periodístico en el área deportiva.

Hoy tan alejado de su esencia y tan cercano a la fama, el poder y el glamour.

A partir del 4 de agosto, amurállate con Ibero 90.9 Radio o en www.ibero909.fm. De lunes a viernes de 15:30 a 16:00 hrs. Y los sábados a las 13:00 hrs. Escucha la construcción del sexto aro olímpico.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas