¿Héroe o verdugo?

Mucho se habla de que los actuales peloteros de Grandes Ligas le deben mucho a Donald Fehr, por ahí se llega a la exageración de decir que le deben medio sueldo actual.

Mucho se habla de que los actuales peloteros de Grandes Ligas le deben mucho a Donald Fehr, por ahí se llega a la exageración de decir que le deben medio sueldo actual.

Vamos a los hechos: sí son 15 años sin huelgas bajo su comando en el sindicato de peloteros (MLBPA), pero son los años donde abundaron sustancias jolgoriosas que suscitaron al comienzo una etapa de pirotecnia ofensiva desmedida con jonrones del 1º al 9º bate y luego todo devino en la cacería de brujas actual, sin que se pudiera meter mucho ya la mano por parte de Fehr.

Quizás lo que hemos visto este año de persecución –no hay otra manera de decirle- sobre A-Rod, Tejada, Manny, y varios latinos más, denotan que ya el abogado que entró al sindicato en 1977, ya no las podía como antes. Hay que mencionar que en ese lapso en el cual tomó las riendas del poderoso organismo de los peloteros de las Grandes Ligas, los salarios se incrementaron en más del 100%, algo que muchos honestos trabajadores allende el Bravo no pueden presumir, algo que con la salida de Fehr también se ve amenazado. Su cercanía con el no muy carismático Bud Selig y el problema de la negociación del contrato colectivo que le deja a su sucesor Michael Weiner, en medio de la crisis, son circunstancias que no le llenan el ojo a este autor. Sí tuvo cosas acertadas, pero tanto coro de aprobación como que no convence, con todo el respeto que merece Fehr. El que es un privilegiado cerebro y dirige a los gloriosos Cardenales es un Tony La Russa que llegó ya a 2,500 victorias como manejador de por vida. 31 temporadas y 2,177 derrotas, por cierto. Connie Mack, con 3,831 éxitos, es la meta del también abogado LaRussa, un hombre que ha pasado por todas las historias en su etapa como pájaro rojo: desde la muerte de un lanzador, un resbalón con cáscara de whiskey, hasta la demanda a Twitter que se quedó en amago. Al que es muy probable que alcance si dirige al menos un par de años más es a John McGraw, que dejó 2,763 victorias como timonel. Aprovechamos para mencionar que los Cardenales suben 6 lugares en el Power Ranking de Fox Sports, sólo debajo de unos Medias Rojas que ya se vieron sorprendidos por esa máquina azul de la mejor marca que están siendo los Dodgers este año, aún sin el Manny. Ah, el legado italiano al beisbol: no sólo DiMaggio, ahí están Joe Torre y Tony LaRussa. Más de dos mil juegos son también lo que significa ser el receptor con más juegos en Las Mayores. La careta y peto puestos, el “Pudge” Iván Rodríguez y sus 2,230 juegos en esa demandante posición, lo definen como todo un hombre de hierro, aunque se le mira mucho más delgado este año. A ver quién lo alcanza con esa tremenda marca al boricua que hizo explotar el júbilo con los Marlines de la Florida alguna ocasión. Habíamos mencionado que la Liga Mexicana no actualiza su grupo en Facebook y que no tiene perfil de Twitter. Bueno, pues no se sabe si recuerdan que tienen un MLBlog (http://ligamexicana.mlblogs.com/), porque lo tienen con la noticia del agradecimiento por la participación en el juego de estrellas. Caramba, en el año duro de la economía, cuando quieren y siempre claman difusión, ese es el despliegue propio de la LMB.

Si tomamos en cuenta las cuentas colectivas del pitcheo de la misma competencia, donde sólo un equipo (Veracruz) está abajo del número –venido a ser mágico- cuatro en limpias admitidas, nos daremos cuenta que estamos con esa complicación que viene a impactar el espectáculo (por tiempo de juego, cuando no domina el lanzador), para olvidar esos tiempos en que el serpentinero era la carta fuerte de los mexicanos que podrían ir a Grandes Ligas. La Liga Mexicana no está sirviendo de trampolín a Las Mayores si no manda al menos un pelotero por equipo al año hacia el mejor beisbol del mundo.

Podemos asegurar que esa meta ni se ha planteado, ni se está evaluando la necesidad de pertenecer al beisbol organizado (National Association) si esta competencia tiene todas las características de beisbol independiente, no por nada baseball america pocos apuntes hace respecto de la misma. En fin, ahora que mencionábamos a Fehr, estamos hablando del único país del Caribe –México, claro- que no tiene sindicato.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas