Lo repito para los que aún no lo entendemos…¡el negocio va primero!

Antes que cualquier cosa tenemos que entender que la Fórmula 1 (al igual que cualquier otro deporte profesional) es un negocio…y tenemos una única alternativa; aceptarlo.

Antes que cualquier cosa tenemos que entender que la Fórmula 1 (al igual que cualquier otro deporte profesional) es un negocio…y tenemos una única alternativa; aceptarlo.   Hace dos semanas hablamos acerca de la suerte, para algunos existe para otros no…pero hubo un factor que me faltó considerar y lo haré el día de hoy: el negocio.   Se corrió el que quizá es el más conocido de todos los grandes premios, al que todos queremos ir al menos una vez en la vida…el Gran Premio de Mónaco. La majestuosidad del Principado, aunado a los cientos de celebridades que se dan cita año con año para esta carrera, lo han convertido en un ícono de la Fórmula 1. Desde el punto de vista deportivo, un circuito callejero con una gran complejidad, que exige a los pilotos la mayor de las concentraciones en cada segundo de cada vuelta, y para los que crean que exagero basta ver la cantidad de pilotos que lograron terminar la carrera este año…sólo 12 de 22 que arrancaron.   Una de las peculiaridades de este circuito y que hacen que la carrera en ocasiones pueda tornarse algo aburrida es la complejidad para los rebases…existe sólo un punto en donde los más osados pueden intentarlo, de forma tal que la carrera generalmente se define el día de la calificación cuando sabemos quién arrancará desde la posición de privilegio. Este año no fue la excepción…Mark Webber arrancó primero y pudo lograr una victoria sin complicaciones. Su co-equipero Vettel arrancó en segundo después de Kubica y logró arrebatar la posición para terminar en segundo, seguido por Robert Kubica.   Me tomé el tiempo de hacer este pequeño análisis para llegar a lo que realmente nos ocupa; Fernando Alonso arranca desde pits y logra terminar en sexta posición, alcanzando suficientes puntos para meterse de lleno en la pelea por el campeonato. Gracias al nuevo sistema de puntuación Alonso con sólo un triunfo, un segundo lugar y una temporada que hasta hoy ha sido francamente mediocre (considerando el nivel de Alonso y Ferrari), se encuentra en tercer lugar, solamente 3 puntos atrás de los líderes Webber y Vettel que han sido por mucho los mejores en todos los aspectos en lo que va del 2010.   Alonso se mete de lleno cuando a Schumacher lo penalizan por rebasarlo y cruzar la línea imaginaria del safety car...esto es lo más rigorista y absurdo que he visto en muchos años!! Para empezar, nunca cruzo la supuesta línea imaginaria, simple y sencillamente fue más rápido que Alonso para reaccionar y le robó legalmente el sexto sitio, pero los marshalls encontraron la forma de devolverle un lugar que le urgía para entrar a la competencia, misma que está necesitada de alguien que le pueda hacer sombrar a los líderes que están arrasando y quién mejor para hacer sombra que el dos veces campeón del mundo Alonso y el Campeón del 2008 Jenson Button en cuarto lugar.   No quiero quitar mérito a la carrera de Alonso; arrancar desde pits y terminar en séptimo lugar en Mónaco es una gran hazaña…pero ¿era necesario mancharlo una carrera tan brillante con un robo como este?   Schumacher no debe estar sorprendido…hoy pagó por toda la ayuda que recibió muchas veces y que en más de una ocasión le sirvió para mantener su hegemonía en la categoría. Hamilton, no te preocupes…seguro te ayudarán a que te metas a la pelea, la temporada lo necesita urgentemente. En cuanto a nosotros los aficionados, siempre hay otra alternativa…el deporte amateur, en donde sigue existiendo la verdadera competencia por el simple placer de ganar.   Hablamos…

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas