Sucedió en Turquía...

Se corrió el Gran Premio de Turquía, por fin después de muchos años volvimos...

El día de hoy se corrió el Gran Premio de Turquía, por fin después de muchos años volvimos a ver una rivalidad sin preferencias en los dos equipos punteros. Uno de los grandes desaciertos de Ferrari en la era Schumacher fue la descarada preferencia que siempre hubo entre él y los pilotos que fueron sus co-equiperos. Empezando por Eddie Irvine que solo aguantó una temporada, el eterno segundón Barrichello, que soportó seis años ser la sombra del Campeón y un Felipe Massa que tuvo la suerte de ver el retiro de Schumacher a tan solo un año de su ingreso al equipo. Por años las órdenes del equipo fueron a favor de Schumacher, en ocasiones decisiones tan absurdas y marcadas que obligaban a Rubens Barrichello a detenerse antes de cruzar la meta en primer lugar para que el ganador fuera Michael. Este tipo de órdenes y planes de equipo no siempre han existido, fue cuando el negocio empezó a cobrar una mayor importancia cuando se empezó a poner de moda, sin embargo, fue Ferrari de la mano de Jean Todt quienes se olvidaron siquiera de fingir un poco o disimular dichas órdenes. Esta práctica causó un daño enorme a la Fórmula 1, se perdió mucho interés por parte del público y orilló a los pilotos a no querer correr nunca al lado de una estrella. Años más tarde McLaren, Renault, Williams y Toyota adoptaron las mismas prácticas, favoreciendo siempre al piloto que consideraban tenía mejores probabilidades. Al menos por hoy, esa historia quedó en el pasado. Los días de práctica, el día de la clasificación y durante 43 de 58 vueltas el equipo Red Bull dominó de forma contundente el Gran Premio de Turquía. Únicamente McLaren pudo seguirle el paso y la carrera pronto fue un espectáculo de 4 autos, seguidos de lejos por un Michael Schumacher que hizo una buena carrera pero que dejó una vez más evidencia que el resto de los autos del pelotón (Mercedes, Renault, Ferrari) no están a la altura para competir por el Campeonato. Durante 43 vueltas Sebastian Vettel persiguió a su co-equipero Mark Webber, solo para medirlo, ponerse a punto e intentar un rebase y arrebatarle la primera posición. La maniobra terminó en desastre para el equipo, Vettel y Webber se rozaron perdiendo ambos el control, Vettel quedó fuera de carrera y Webber tuvo que conformarse con el tercer lugar después de haber dominado todo el fin de semana. Minutos más tarde la historia se repite, Button persigue a Hamilton durante toda la carrera y lo trata de rebasar a tres o cuatro vueltas del final, un pique de 3 curvas que finalmente gana Hamilton en el que los autos se tocaron peligrosamente y en donde ninguno de los dos aflojó un ápice ante su co-equipero. Este pique terminó cuando ordenaron a Button mantenerse al margen y conformarse con un segundo lugar, mismo que seguro le supo a derrota. Seguramente Red Bull y McLaren vieron esto como maniobras del alto riesgo y completamente innecesarias, yo por el contrario, extrañaba ver esto en la Fórmula 1 y honestamente, se los agradezco. Hablamos…

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas