¡¡Del infierno a la gloria!!Yahel Castillo y Julián Sánchez

Nos referimos a Yahel Castillo y Julián Sánchez, ambos clavadistas estuvieron hace dos años en el averno durante el Campeonato Mundial de Roma 2009. Hoy, están en la gloria, en el Mundial de Shanghai.

¡¡Del infierno a la gloria!!

Nos referimos a Yahel Castillo y Julián Sánchez, ambos clavadistas estuvieron hace dos años en el averno durante el Campeonato Mundial de Roma 2009. Hoy, están en la gloria, en el Mundial de Shanghai, China, luego de la medalla de bronce que alcanzaron en trampolín 3 metros sincronizados, con tan sólo unas horas de entrenamiento juntos.

La historia se remonta a julio de 2009. Yahel Castillo, unas semanas antes del Mundial de Roma, participó en la Universiada Mundial en Belgrado. El día que le tocó competir en trampolín un metro, el clavadista de Jalisco no estaba durante el entrenamiento previo al evento, fueron por él al hotel y  se encontraba dormido.

De ahí vinieron todo tipo de especulaciones: morbo, amarillismo, condena, exhibición pública como un alcohólico, etc. La Federación Mexicana de Natación, sin hacer una investigación a fondo, decidió regresar a Yahel a México y dejarlo fuera del Mundial de Roma.

Era la nota de ocho columnas.

A los que condenaron a Yahel, no les importó investigar si era o no culpable. El caso salió del ámbito de la Federación Mexicana de Natación y lo tomó el Director General de CONADE, Bernardo de la Garza,  quien reunió a las partes y todo terminó con la salida de  Yahel durante algunos meses del Fideicomiso CIMA, o en otras palabras le suspendía todo apoyo económico, pero no le truncaban la carrera deportiva.

Yahel  tomó el avión rumbo a Roma, donde ya se concentraba el equipo mexicano para el Mundial, quien escribe le tocó recibirlo en la “Ciudad Eterna” , y encontramos a uno de los grandes deportistas de México, totalmente abatido, nos comentó: “Sólo veía como me señalaban en el aeropuerto como si fuera de lo peor. De verdad, si cometí una indisciplina al quedarme dormido, pero no estuve en ningún momento alcoholizado”, nos dijo con toda la confianza.

Castillo no quería ir en un principio dónde se encontraba el equipo mexicano, cenando en el restaurante del hotel, “No sé cómo me recibirán”, luego reflexionó y dijo “En realidad no debo nada, acepto el castigo económico, pero lo que pusieron muchos medios con respecto a mi persona eso sí no lo acepto”. Al bajar con el equipo se topó con una agradable sorpresa, una a una de las nadadoras de sincronizado lo recibió con un abrazó, al igual que algunos del equipo de clavados. El cubano José Guerra se quedó un buen rato con él, en lo que más que un regaño recibía el consejo de uno de los grandes de los saltos.

Yahel estaba nuevamente integrado. Y su amigo inseparable en esos momentos fue Julián Sánchez, todo el tiempo se les veía juntos.

Y es que Julián estuvo a punto del retiro, y todo ese proceso lo inició también en Roma. Venía a competir en una sola prueba, trampolín un metro, misma que fue la primera del calendario de competencia. No calificó a la final. Y pasó todo el Mundial como espectador soportando las bromas de sus compañeros en el sentido de que sólo vino de vacaciones.

Julián entonces entrenaba con la china Majin, se esperaba que fuera el compañero de Rommel Pacheco en los clavados sincronizados de trampolín y plataforma. Nunca encajó con el sistema de la china, estuvo a punto del retiro, pero se dio otra oportunidad y se fue a Guadalajara a entrenarse con Iván Bautista, el ganador del Premio Nacional de Deportes 2010, y el entrenador de “moda” de los clavados nacionales, gracias a sus pupilos  Iván García y Germán Sánchez.

Majin recibía, sino a cambió estrictamente dicho, a Jonathan Ruvalcaba, quien igualmente se había apagado entrenándose con Bautista, pero ascendió con la china al grado de ser uno de los representantes de la plataforma 10 metros individual en este Mundial de Shanghai, pero esa es otra historia.

Bautista logró sacarle todo el talento a Julián. Empezó a aparecer en las primeras posiciones nacionales e internacionales, hasta llegar a este gran resultado de la medalla mundial.

La pareja registrada para el trampolín 3 metros sincronizado era Yahel Castillo y Daniel Islas, llevaban un gran paso en esta temporada de 2011, dobles medallistas en la Serie Mundial de Clavados en Inglaterra y México. Se tenía la confianza de que consiguieran  la presea mundial.  Sin embargo, Daniel se lesionó el tobillo durante su prueba individual de trampolín un metro y quedó fuera para competir en 3 metros con Yahel.

Al quite entró Julián. Cómo explicar que con sólo unas horas de entrenamiento llegarían a la presea mundial.

La respuesta, aunque parece complicada es sencilla y hasta obvia. El entrenador Iván Bautista nunca ha negado que él es alumno de Jorge Rueda,  uno de los grandes instructores del mundo, quien dirige el trabajo de Yahel.  

La técnica en saltos y giros es muy similar, bajos de estatura, sin quitar la afinidad de amistad que existe entre ellos, hizo posible la medalla mundial. Diríamos el trillado término de histórica, porque sí que lo es, en esas condiciones de conjuntar una pareja en tan sólo unas horas y subirse al podio en un Campeonato Mundial.

Te invito a seguirme Twitter: @Carlos8a8a Correo: cochoa@mediotiempo.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas