Los 'juegos del hambre' en televisión

Acerca de la transmisión de los Juegos Olímpicos en México, que no será por las televisoras de siempre.

A escasas horas de que el expresidente Lula da Silva, de la República Federal de Brasil, fuera detenido por la policía federal de ese país para que realizara un interrogatorio sobre acusaciones de corrupción, e inmediatamente puesto en libertad, se da la recordación de que el exmandatario impulsó la obtención de la sede de los Juegos Olímpicos de Rio 2016 con dos estandartes. Primero, el programa para la superación de la pobreza denominado "hambre cero", y segundo, la presencia del siempre icónico Pelé.

Hoy, ante los escándalos de corrupción y petición de juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff, los infortunios económicos de Brasil y la caída del real ante el dólar, a la distancia ubicamos que los primeros Juegos Olímpicos en Sudamérica y los segundos en Latinoamérica son un episodio nebuloso y problemático, y en ese entorno la promoción de los mismos, en México, carecen de la promoción y publicidad que otrora serían de un nivel masificado a través de las televisoras más importantes de nuestro país.

Hay que recordar que Carlos Slim, propietario de AméricaMóvil, compró los derechos de transmisión de los Juegos Olímpicos de Rio 2016, con lo que se constituyó como propietaria para los derechos de transmisión en México y América Latina, exceptuando Brasil, para que este evento sea transmitido en sus espacios informativos y noticiosos.

Por tal motivo, los Juegos Olímpicos de Río serán transmitidos por el Canal 22, ya que es uno de los requisitos del Comité Olímpico Internacional, que el comprador de los derechos cuente con un permiso para emitir los Juegos en televisión abierta.

Será la primera vez en muchos años que los Juegos Olímpicos de verano no sean transmitidos por las dos principales televisoras de nuestro país, en lo que constituye al menos para estos juegos, el fin de una tradición en México, cuya ceremonias de apertura y clausura paralizan a medio país para poder presenciar un espectáculo artístico, cultural y deportivo sin igual, pero sobre todo, para poder presenciar el desempeño de una delegación que uno a uno, y a pulso, han ganado un lugar en el máximo evento de la humanidad.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas